FYI.

This story is over 5 years old.

La alimentación en el Pacífico 'es una bomba de relojería'

El Pacífico se enfrenta a una epidemia de obesidad y diabetes, en gran parte gracias a un sistema de comercio mundial establecido por los países occidentales ricos.
11.12.14
Imagen vía Wikimedia Commons

Los problemas alimenticios en los países en vías de desarrollo están relacionados, por lo general, con la escasez, pero en la zona del Pacífico en particular, los países en desarrollo se enfrentan a la mayor epidemia mundial de obesidad y diabetes del mundo, en gran medida gracias al tipo de comida proveniente de las naciones ricas.

"Es una bomba de relojería", dijo el especialista en salud del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Fernando Strobel, a VICE News desde Suva, Fiji. "Han pasado de tener un estilo de vida rural, consumiendo pescado y verduras a adoptar el peor de los hábitos occidentales en solo una o dos generaciones, y están pagando su precio".

Publicidad

El índice de obesidad en las naciones de las islas del Pacífico alcanza actualmente del 75 por ciento en países como Nauru, Samoa, Samoa Americana, Tonga y la Polinesia Francesa. Según expertos regionales en el campo de la salud, los 10 países más 'obesos' del mundo están todos en el Pacífico, aunque los países no hacen rankings anuales sobre las "naciones más obesas" porque la información se compila desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que sólo incluye a países desarrollados. Las encuestas sobre el Pacífico se realizan con mucha menos frecuencia.

El Asesinato de una Mujer Transexual Desata Tensiones en Filipinas frente a la Presencia Militar de EE.UU.  Leer más aquí.

Los países de la región han informado además que hasta un 47 por ciento de su población sufre de diabetes. En comparación, el índice de EE.UU. es aproximadamente del 9 por ciento.

En Fiji, la diabetes causa una amputación cada 12 horas, de acuerdo con un informe del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia. El país tiene una población de poco menos de 900.000 habitantes y la diabetes constituye una crisis de salud pública de proporciones epidémicas.

"Es un gran problema, pero a la vez está silenciado", dijo Strobel. "La mitad de las personas que sufren diabetes no reciben el tratamiento, porque se les diagnostica la enfermedad muy tarde, cuando ya presentan los peores síntomas".

Publicidad

Muchos pacientes sólo vienen al hospital para amputaciones o después de sufrir la pérdida de la vista — un síntoma muy tardío de la diabetes — que "provoca grandes problemas en términos de discapacidad para el país".

Strobel añadió que el 80 por ciento de las camas de hospital en Fiji están ocupadas por diabéticos o por gente que presenta síntomas debilitantes de otras enfermedades no contagiosas — una serie de enfermedades atribuidas a la dieta y a los hábitos de vida, entre ellas la diabetes y la obesidad, que representan el 75 por ciento de las muertes en el Pacífico.

Un informe publicado esta semana por el PNUD, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Comisionado de Derechos Humanos de la ONU examinó los "vínculos entre la liberalización del comercio, la nutrición y la salud pública en determinados países insulares del Pacífico".

Un caso citado por el informe relata el intento de Samoa de prohibir la importación de las colas de pavo, una carne importada al país por empresas de Estados Unidos, que contiene entre un 40 y un 45 por ciento de grasa.

Durante 2007 se importaron un total de cuatro mil toneladas, o 20 kilos por persona, de este tipo de pavo, momento en el que el país intentó prohibir el producto por sus derivados problemas de salud. Representantes comerciales de Estados Unidos se quejaron de la prohibición, y cuando Samoa se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2011, este país del Pacífico se vio obligada a suprimir la prohibición.

Publicidad

"Vivimos en un mercado abierto", dijo Strobel. "Hay productos derivados de la industria de la carne en el mundo desarrollado que nadie quiere consumir en las naciones ricas, pero hay personas en esta región del Pacífico que sí están dispuestos a consumirlos. Estos productos encuentran una salida en la configuración del libre comercio, a través del mercado, a los países más pobres y la gente los compra".

Esto ha provocado que los países del Pacífico acaben dependiendo mucho más de la comida importada que cualquier otra región. Las importaciones representan la mitad del consumo. En ese mercado, no ha habido necesidad de desarrollar agricultura local para abastecer a los locales de comida autóctona desde la descolonización. Pero los problemas con las importaciones baratas no terminan aquí.

"Otro problema son los estándares alimentarios", dijo Strobel. "Estamos hablando de países que no cuentan con la infraestructura apropiada en esta área".

"Productos como colas de pavo y chuletas de cordero que probablemente no serían etiquetados como carne en nuestros países — que dirían 'tener cuidado' con ellos — aquí se los etiqueta como carne y la gente los consuma en su porque son baratos", dijo.

Los gobiernos de la región están maniatados por las regulaciones del comercio internacional y la falta de experiencia en la gestión de la sanidad pública, han sido incapaces de resolver el problema, dijo Strobel. La situación en el Pacífico, llega al mismo núcleo del desarrollo en el siglo XXI, añadió.

"En cierto sentido, es un síntoma de un tipo de desarrollo que se ha ido prolongando durante los últimos cien años", dijo. "Para corregir este error tenemos que fijarnos en la grave transformación social que está teniendo lugar en todas las áreas de desarrollo, no sólo en el tema sanitario".

El "Smog" Causó 670.000 Muertes en China en 2012.  Leer más aquí.

Sigue a Scott Mitchell en Twitter: @s_mitchell

Imagen vía Wikimedia Commons