Adiós al dinero. AMLO bate récord de austeridad en campañas
Ilustración por VICE.
VICE NOTICIAS

Adiós al dinero. AMLO bate récord de austeridad en campañas

Había una vez un tiempo en que los candidatos gastaban millonadas para ser presidentes, hasta que López Obrador bajó el costo por voto a 5 pesos, igual que un boleto del Metro.
22.8.18

Artículo publicado por VICE México.

Voto por voto, Andrés Manuel López Obrador nos salió más económico que Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Vicente Fox, lo que posiciona al tabasqueño como el candidato ganador más austero desde que comenzó la alternancia en el poder presidencial. O al menos eso muestran los gastos partidistas registrados ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

Al dividir los gastos de campaña entre los votos obtenidos por cada candidato ganador, tenemos que el izquierdista López Obrador tuvo en estas elecciones un costo por voto de 5 pesos, igual que un boleto del Metro. El oficialista Peña Nieto habría sido el segundo aspirante menos oneroso, con un desembolso por voto de 17 pesos en 2012. Le siguen los derechistas: Fox con 28 pesos por sufragio en 2000 y Calderón con 39 pesos por voto en 2006.

Publicidad

Pero si consideramos que una comisión especial de la Cámara de Diputados determinó que la campaña presidencial de Peña Nieto costó en realidad 4 mil 500 millones de pesos (mdp), cada voto por el mexiquense se estaría cotizado en 239 pesos. Ese comité legislativo concluyó lo anterior luego de investigar los gastos no reportados y la triangulación de fondos a cargo de Grupo Financiero Monex, en la campaña de 2012.

Andrés Manuel López Obrador es el candidato presidencial ganador que tiene el costo por voto más bajo desde 2000. Fuente: Elaboración propia con información del INE.

La histórica victoria de la izquierda en las urnas se logró con un gasto de 156 mdp, de los cuales la mitad se invirtió en operar una campaña a ras de tierra que abarcó los 32 estados del país. El exgobernador de Guanajuato por el Partido Acción Nacional (PAN), Vicente Fox, llegó a la silla presidencial con la bandera del cambio y 450 millones que respaldaron su candidatura, casi el triple de lo gastado por AMLO, uno de sus archirrivales políticos.

De acuerdo con la Unidad de Fiscalización de la autoridad electoral, el triunfo del mexiquense Enrique Peña Nieto –y la consecuente vuelta del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder–, se fincó en una campaña de 327 millones, aunque en 2014 la comisión legislativa resolvió que en realidad había gastado mucho más.

En tanto, Felipe Calderón es el candidato que oficialmente más ha gastado para colgarse la banda presidencial. En 2006, el político originario de Michoacán mantuvo a los blanquiazules en el poder tras ejercer 580 millones, en medio de unas elecciones que todavía conservan la estela del fraude.


Basura electoral. Los candidatos derrocharon millones en propaganda que contamina.


Bajó el costo de las elecciones

Si bien las pasadas campañas presidenciales realizadas entre marzo y junio representaron una inversión de 816 millones por los tres candidatos partidistas, son las más baratas en los últimos 18 años, de acuerdo con los resultados de fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE). Antes de estos comicios, los costos de las campañas superaron los mil millones de pesos.

Si en el 2000 los tres candidatos punteros gastaron mil 350 millones, para el 2006 el costo aumentó a mil 850 mdp. Las de 2012 fueron campañas atípicas por la controversia con el gasto de Peña Nieto, pero tomando en cuenta los datos de la autoridad electoral, el gasto fue de mil 65 mdp.

Publicidad

Especialistas consultados por VICE comentaron que esta reducción en gastos de campaña a partir del 2006, se deben a las reformas electorales que tuvieron lugar en 2007 y 2014, con las cuales se redujo el financiamiento de los partidos. Entre los principales cambios, dejaron de invertir en propaganda de radio y televisión ya que sus mensajes comenzaron a transmitirse en tiempos del Estado, además de que disminuyó la propaganda en las calles.


La televisión ya no vota como antes. AMLO encabeza tiempo de cobertura.


Para el exconsejero electoral del INE, Arturo Sánchez Gutiérrez, uno de los objetivos de las reformas era precisamente que las campañas disminuyeran su costo. “Seguramente la mayor parte de la gente seguirá pensando que es mucho dinero el que se le da a los partidos, lo importante es que si este es el esquema de campaña y cuestan menos, tendrán que recurrir menos al financiamiento ilegal”, explicó el experto, quien se desempeñó como director ejecutivo de prerrogativas y partidos políticos entre 1996 y 2003.

El gasto reportado por López Obrador entre el 30 de marzo y el 27 de junio pasados, es paradigmático por ser el menor entre los últimos cuatro políticos que conquistaron la presidencia, y también porque representó una disminución con respecto a sus dos primeros intentos por llegar a Palacio Nacional. Entre 2006 y 2018, AMLO pasó de gastar 610 mdp a sólo 156 mdp.

Los gastos de la alternancia

En el año 2000, Vicente Fox hizo historia al romper la hegemonía del PRI. Con el auspicio del PAN y el Partido Verde, Fox ejerció 464 millones de pesos en campaña para finalizar 70 años de poder tricolor.

Sin embargo, el candidato de la alternancia no fue el que más gastó en aquella ocasión. El mayor despilfarro de campaña estuvo en la cancha del abanderado priísta, Francisco Labastida Ochoa, quien, a pesar de los 473 millones que utilizó, no pudo mantener el control de Los Pinos.

Publicidad

Por su parte, el candidato de la coalición izquierdista Alianza por México, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hizo lo propio con 422 millones invertidos principalmente por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), y terminó tercero en unas elecciones donde cada campaña presidencial costó en promedio 450 millones por candidato.


Locos por AMLO. Una mirada a los rincones donde obtuvo 100% de los votos.


Seis años más tarde, con uno de los procesos electorales más polémicos de fondo, fue nuevamente el candidato del PRI quien más gastó durante la campaña. En 2006, Roberto Madrazo Pintado lideró la lista de gastos con 648 millones, los cuales tampoco le alcanzaron para retomar el control del tricolor.

En su primera irrupción a nivel nacional, Andrés Manuel, quien venía de ser jefe de gobierno de la Ciudad de México, fue segundo en gastos y reportó 616 millones ejercidos. Mientras que Felipe Calderón mantuvo la alternancia panista con 580 millones invertidos. En lo que fue el segundo proceso electoral del milenio, cada aspirante presidencial gastó 616 millones en promedio.

Derroche tricolor

Para los comicios de 2012, el regreso del PRI se produjo en medio de un escenario poco claro, donde el candidato que más gastó no fue el vencedor. La victoria de Enrique Peña Nieto, con gastos de campaña por 320 millones de pesos, fue motivo de controversia legislativa en su momento, con acusaciones de financiamiento indebido, triangulación de fondos y los diputados obligados a crear una comisión especial que investigara sus gastos.

En su segundo intento por llegar a la presidencia de la república, López Obrador aseguró haber gastado 302 millones. A pesar de que el PRD respaldó los gastos reportados por su candidato, las autoridades electorales lo acusaron de haber rebasado el tope de gastos en campaña y sumar 408 millones.

Publicidad

La candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, experta en perder elecciones, fue tercera en votos y gastos de campaña con 220 millones. En suma, la elecciones presidenciales que marcaron el retorno del tricolor tras doce años de exilio federal, tuvieron gastos de campaña por más de mil millones de pesos y cada candidato promedió un gasto de 260 millones.


Adiós a Los Pinos. Los manteles largos de Peña Nieto.


El especialista en temas electorales, Eduardo Huachim, considera que los gastos de campaña de los candidatos presidenciales son mucho mayores a los que reportan oficialmente y recuerda el caso de Peña Nieto como el más importante, con un despliegue de publicidad por todas partes, regalos, lonches y un reporte de gastos inverosímil.

“El gran talón de aquiles de la autoridad electoral es la fiscalización, porque no han logrado siquiera acercarse al gasto real de los partidos en sus campañas políticas, ya que guían su fiscalización en los reportes de los partidos y ellos no se van a autogolear, informan lo que quieren”, indicó Huachim, exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF).

El voto más caro

La diferencia de inversiones para llegar a la presidencia es notable entre López Obrador y los otros ganadores de las presidenciales en los últimos 18 años, ya que tuvo el menor costo por voto con el mayor número de votantes desde el año 2000.

Mientras que el oriundo de Macuspana, Tabasco únicamente utilizó cinco pesos por cada voto de los 30 millones que le dieron una victoria sin precedentes, Peña Nieto tuvo que gastar 17 pesos por cada uno de los 19 millones de sufragios que lo volvieron el presidente más joven de la historia.

Con Fox la inversión por voto fue de 28 pesos, considerando los 15 millones de ciudadanos que lo marcaron en la boleta. Felipe Calderón fue quien tuvo que invertir más dinero, a pesar de contar con 14 millones de votos, menos de la mitad de lo que obtuvo AMLO. A fin de mantener el reinado panista, el abogado michoacano gastó 39 pesos por cada voto electoral.

Enrique Alvarado en Twitter: @kikin_agz

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs