Rock al Parque día uno: Masacre tu papá
Foto por: Pablo David G |Noisey en Español

Rock al Parque día uno: Masacre tu papá

Este icónico grupo de Medellín dio una de las mejores presentaciones de la historia del festival.

En un día de grandes presentaciones es muy difícil elegir una banda que haya sobresalido sobre las demás. Cada grupo que tocó en el primer día de Rock al Parque 2018 llamó la atención por su música y su show. Desde el inicio el festival fue brutalidad, tras brutalidad y eso se notó en la energía con la que las más de 70 mil almas metaleras cubrieron el Parque Simón Bolívar. Pero solo una banda hizo que le literalmente el público izara la bandera y se emocionara hasta llegar al borde de las lágrimas. Solo una banda demostró la fuerza del sentir del metal colombiano e indudablemente esa banda fue Masacre.

Publicidad

“Todos sabemos el país que tenemos” dijo Alex Oquendo sobre el escenario y pocas bandas han sido capaces de sintetizar ese resquebrajado país en su música, como lo ha hecho este icónico grupo de Medellín, que este año celebra sus 30 años de carrera. Y este capítulo de la celebración, que los ha llevado por todo el país, por Brasil y prontamente por Estados Unidos, fue especial porque tocaron Reqviem, su disco debut de principio a fin. Este es un álbum esencial para la discografía nacional porque fue el primer LP de death colombiano; fue el primer trabajo lanzado con un sello extranjero, Osmose de Francia; y además contó con una formación histórica: Alex Oquendo en la voz, Juancho Gómez en la guitarra, Mauricio “Bull Metal” Montoya en la batería y Dilson Díaz en el bajo.

Ahora Masacre cuenta con Jorge Londoño en la Guitarra, Álvaro Álvarez en el bajo y Mauricio Londoño en la batería, quienes junto a Juancho Gómez y Alex Oquendo hicieron temblar al Simón Bolívar que se llenó para verlos.

A las 5:10 de la tarde empezaron a ondear las banderas de Colombia estampadas con el logo de Masacre y comenzaron los pogos que en su punto más álgido llegaron a ser nueve. Y en el Escenario Plaza la banda demostró porque es una de las más grandes de la historia. No solo por la potencia de su sonido sino por la humildad y el compromiso con el que siempre han tocado, que se demostró cuando la gente empezó a gritar: “Masacre, Masacre, Masacre” tan fuerte que a Alex Oquendo se le quebró la voz y mientras contenía las lágrimas emocionado se daba golpes en el pecho.

Publicidad

Y no era para más. “Justicia Ramera”, “Cortejo Fúnebre”, “Sepulcros en Ruinas” retumbaron como nunca frente a un enérgico público que llegó para demostrar por qué el metal colombiano es de los mejores del mundo. El único inconveniente fue que durante “Cáncer”, una canción que probablemente nadie había escuchado en vivo, hubo problemas de sonido. Algo que nunca falla y lo cual de alguna forma es una metáfora de la vida en Colombia, donde medio del jolgorio siempre hay algo inesperado un tropiezo que empaña las cosas, pero que a la larga no nos quita el ánimo, porque el show o mejor dicho la vida, continúa. El problema se arregló justo para “Blasfemias”, que terminó coreado por tres generaciones de metaleros que junto a la imponente presencia de Masacre demostraron la pasión del metal colombiano.

Sin duda y sin exagerar esta fue una presentación histórica. Un momento que quedará grabado en la memoria del metal y justo homenaje a una de la mejores bandas de metal que, me atrevería a decir, el mundo ha visto.

Foto: Pablo David G

Foto: Pablo David G

Foto: Pablo David G

Foto: Pablo David G

Foto: Pablo David G

Foto: Pablo David G

Foto: Mateo Rueda

Foto: Mateo Rueda

Foto: Mateo Rueda