Nadie puede callar a Mourn
Foto: Noemí Elías

Nadie puede callar a Mourn

El joven cuarteto de Barcelona, con influencias como Helium y Fugazi y la disquera Dischord de los años noventa, estrenó su tercer disco 'Sorpresa Familia'.
18 Julio 2018, 5:07pm

El sueño adolescente de formar una banda y ver el mundo debería estar al alcance de todos los que se empeñan en llevarlo a cabo. Como derecho. Tocar música desde el alma, plasmarla en grabaciones y que estas lleguen a oídos de todos aquellos con predilección por los mismos sonidos, debería ser una realidad universal. Así no habría tantos sueños frustrados en la población adulta. Pero nuestro escenario es otro y hasta los más idealistas sucumben antes los filos venenosos del capitalismo.

Esta es la historia de Mourn, una banda que comenzó a principios de esta década con dos amigas catalanas de entonces 15 años llamadas Jazz Rodríguez y Carla Pérez Vas, cuando se sentaron a componer canciones juntas y decidieron compartir los resultados. Su proyecto alude a sonidos de hace 20 años, con claras influencias de grupos como Sonic Youth, Sleater-Kinney, Jawbox, Unwound o Helium, sin sonar a alguna de estas bandas en particular. Es decir, toman sentimientos de alienación y frustración y lo unen a su predilección por las guitarras con fuzz y los acordes disonantes.

Su primer disco llamó atención suficiente, y comenzaron a tocar en vivo con un lineup que se expandió para incluir a la hermana de Rodríguez, Leia, y al baterista Antonio Postias. Sus grabaciones llegaron a las manos de la disquera de Brooklyn Captured Tracks (DIIV, Wild Nothing, Mac DeMarco). Pronto hicieron un segundo álbum, Ha Ha He, y giraron por Europa y EEUU. Todo parecía un sueño.

El sueño terminó pronto. En 2015, dieron a conocer a través de un comunicado, que la disquera Sones —encargados de editar sus álbumes en España y fungir como sus managers— estaba impidiendo que su segundo disco viera la luz. Pronto entraron a un pleito legal para liberarlos de su contrato. Aunque el disco no tardó en salir al mercado internacional (excepto en España), la banda pasó un largo proceso durante el cual tenían prohibido tocar o lanzar grabaciones, esencialmente quitándoles todo su aliento. Un juicio largo es lo último que necesita una banda que quiere conocer el mundo.

Perseveraron y el juez falló a favor de Mourn, lo que los liberó y no tardaron en entregar un nuevo material. Sorpresa Familia es el disco donde desquitan todas sus frustraciones, mencionando directamente sobre algunas de sus situaciones, como en “Fun At The Geysers” sobre tocar en un festival en Islandia momentos antes de percatarse que su equipo salió de turista a visitar unos geisers, dejando a la banda sin dinero en el hotel. También está “Doing It Right” cuya letra se conforma totalmente con frases de los emails que su disquera les enviaba. Este enojo se traduce en algunas de las mejores canciones que el rock ha visto y verá este 2018, un documento con sonidos familiares pero moldeados a su imagen, rebosando en melodía y pasión.

Platicamos con Jazz Rodríguez via Skype desde su casa antes de su gira por EEUU.

NOISEY: Quería platicar un poco de Sorpresa Familia. ¿Cómo empezó el proceso? Entiendo que fue mientras estaban en medio del proceso legal con su antigua disquera.
Jazz Rodríguez: Empezamos a escribir el disco justo en medio de estos problemas. La primera canción que escribimos fue “Divorce” en 2015 justo antes de todo el rollo este. [Estuvimos] escribiendo desde entonces y básicamente el disco ha sido la culminación de todo, que hemos acabado ya de solucionarlo en un juicio.

El proceso ha sido muy raro porque después de dos años yo estaba un poco asustada porque no sabía qué respuesta tendríamos con este disco, ¿sabes? Sin poder hacer lo único que me gustaba hacer, como que surgieron muchas inseguridades y me afectó el autoestima un montón, entonces no estaba muy segura de cómo se recibiría el disco, pero aún así sabiendo que era lo mejor que podíamos sacar. Pusimos todas nuestras frustraciones y toda nuestra personalidad en el disco, entonces por una parte tenía la seguridad que las canciones eran buenas al menos para nosotros; pero por otro lado, no sabía si al sacar este disco podríamos volver a estar donde estábamos al principio o tendríamos que volver a picar piedra un poco y empezar desde cero.

Mencionaste que tuviste un poco de inseguridad. ¿Sientes que eso fue algo que se presentó a la hora de regresar a componer? ¿Hubo algo de nerviosismo después de dejar de tocar un rato al momento de componer por estar preocupados por sus situaciones legales?
A la hora de componer no hubo inseguridad, porque en ese momento las canciones hablaban de lo que vivimos, en ese momento las emociones salían tan fuerte que era la manera de descargar, de sacarlo todo. La inseguridad vino cuando estas canciones ya estaban hechas, ya estaban grabadas y había que presentarlas al mundo con esta temática que es básicamente nuestra vida pero muy centrada en esta frustración.

Al mismo tiempo veo que han refinado mucho su manera de componer y tocar, ¿a qué atribuyen esto?
Bueno, al final habíamos hecho tantos conciertos que habíamos mejorado un montón sin darnos ni siquiera cuenta, o sea, estábamos...yo que sé...en un concierto y queríamos tocar temas del primer disco y nos resultaba súper fácil tocarlos. Supongo que la práctica hace la...perfección...bueno, perfección no, pero tú me entiendes [ríe]. A mi me gusta pensar, “vamos a hacer esta canción, pero voy a buscar un acorde que no sepa y voy a hacer la canción [con] eso, ¿sabes?” Yo empecé a tocar la guitarra a los 15 años, ahora tengo 22 y considero que aún tengo mucho que aprender, entonces quiero seguir evolucionando y ver dónde me lleva.

Foto: Noemí Elías

Mencionaste que comenzaste a tocar la guitarra a los 15 y me parece que es en esa época cuando formaste Mourn. De alguna manera han crecido como músicos juntos, van aprendiendo su instrumento y también vas aprendiendo a tocar con los demás miembros de Mourn, vas aprendiendo a escribir canciones.
Totalmente. Al final, sin quererlo te amoldas a la otra persona en el sentido que conectas a la primera, que tú traes un riff al local y mientras lo estás tocando en plan de buscar el sonido o algo así, Antonio está haciendo la base de batería, Leía está poniendo un bajo y fluyen seguido. Entonces el hecho de haber aprendido juntos esto de escribir canciones lo facilita muchísimo ahora.

Creo que una de las comparaciones o de lo que mucha gente utiliza para describirlos es el sonido de los ‘90s. ¿Qué les llama la atención de esto? ¿Cómo es que este estilo o estas influencias alimentan la manera de expresarse para ustedes?
Bueno, es lo que hemos crecido escuchando porque en mi casa por ejemplo, mi padre tiene una colección de vinilos y CDs enorme. Claro, en los ‘90s mi padre tenía mi edad más o menos. Si me apetecía escuchar algo nuevo solo bajaba al cuarto, escogía algo que me llamase la atención y de ahí me ponía a escuchar, y cuando encontraba algo que me gustaba pues indagaba, iba con mi padre y le preguntaba, “oye, ¿estos quienes son que me gustan mucho?” y me daba toda la colección de discos que tenía de esa banda y yo me sumergía. No hemos querido emular nada, simplemente de manera natural lo que teníamos yo y mi hermana implementado en el cerebro pues ha salido por aquí.

Muchos de los problemas por los que pasaron son comunes en bandas de todo el mundo. Tal vez no todos hayan tenido que ir a juicio pero hay mucho de su vida en lo que las bandas independientes cruzan. Su canción “Barcelona City Tours” en particular resuena con muchas experiencias que han vivido bandas que conozco, sobre ser explotados. ¿Han llegado otras bandas con ustedes para platicarles su experiencia?
Sí, nos han escrito bandas españolas porque aquí la industria está fatal, sobre todo un montón de bandas que van empezando y han firmado con discográficas de aquí. Incluso discográficas pequeñas que no te esperarías que hicieran estas cosas, que actúan como si fueran multinacionales y es mucho más común de lo que nos pensamos. La gente piensa “las chicas estas pobres, que escándalo de lo que les han hecho;” pues la verdad, yo sé de un montón de bandas que les están haciendo lo mismo y que han pasado por cosas así, y lo peor es que les hacen creer que tienen que pasar por estas cosas para “triunfar” o para seguir tocando en el circuito de festivales y todas estas cosas, entonces es muy triste, la verdad.

Hablando de su experiencia tocando fuera, ¿se propusieron desde el principio que su proyección sería internacional? ¿Cómo ha sido su experiencia de salir como banda española a tocar en escenarios que tal vez o tengan tanta recepción a propuestas de mercados que no sean los grandes mercados de música?
Pues mira, al principio cuando grabamos el primer disco, como no teníamos idea de lo que queríamos hacer con eso, solo lo sacamos para hacer unos conciertos y ver que pasaba, no teníamos ninguna idea de lo que podría pasar o de la gente que lo podría escuchar, y cuando tuvimos la oportunidad de estar en Captured Tracks, nos metimos de cabeza sin pensarlo en plan de vamos a tope, y a partir de entonces sí hemos pensado un poco, “¿dónde queremos llegar con esto?” Y la verdad es que ahora no me veo solo tocando en España porque aquí, si no tocas en festivales es muy difícil. Queremos expandirnos lo más posible, queremos viajar y tocar donde sea.

¿Cómo ven la escena española? Sé que ustedes son de la escena de Barcelona que está un poco alejada de lo que ocurre en Madrid pero a la vez pues veo que hay mucha música española que está saliendo, sobre todo mucha música de guitarra. ¿Cómo ven lo que sucede en Madrid con Hinds, The Parrots, los Nastys y estas bandas que también están muy activas?
Pues la verdad me gusta muchísimo porque cada vez voy conociendo más bandas y me doy cuenta que hay una oferta súper amplia y me emociona pensar que somos la siguiente generación, ¿sabes? Me gusta mucho pensar en ello. En Barcelona hay muchas bandas que están sacando discos y son muy guays. Por ejemplo hay unos chicos que se llaman Medalla, nos conocemos de vista pero están muy guays. En Madrid estamos más alejados pero sé que cuando vamos ahí nos encontramos con bandas como Baywaves, por ejemplo, o Alien Tango. Estos los tenemos un poco menos vistos pero son majos. No sé, me gusta mucho que hay bandas porque cuando empezamos, en mi entorno más directo que es en La Maresme, que es una comarca de Cataluña, ahí no hay escena musical, está vacía. Si hay bandas están encerradas en su garaje o en el local de ensayo y ya está. Si quieres tocar te tienes que ir a Barcelona, te tienes que ir fuera, porque en La Maresme no hay nada. Pasar de eso a un espectro más amplio del país entero y ver que en verdad hay muchísima gente haciendo cosas pues me encanta, me motiva muchísimo.

Foto: Noemí Elías

Hablando de sus entornos, ¿podrías platicar de lo que sucede en Cataluña actualmente? Han habido muchos cambios, el referéndum y situaciones de desempleo. ¿Cómo ven lo que está sucediendo por allá y como se refleja en su música?
Mira, el otro día, no sé quien me dijo que cuando hay situaciones de conflictos en un país, siempre surge buen arte. Creo que está influyendo en este sentido porque se está viviendo una frustración terrible porque se están recortando muchos derechos y hay muchas situaciones que están fuera del alcance que están pasando frente tu cara como poner a los políticos de Cataluña en la prisión y todas estas cosas. Es una decisión imperativa y sientes que no puedes hacer nada para arreglarlo y estamos un poco a la merced de lo que decida el Estado Español. Ahora mismo ha habido un cambio de presidente porque se hizo una moción de censura hacia Mariano Rajoy, entonces ahora estamos viendo a ver que pasa, porque están diciendo “hay que sentarnos a hablar” pero bueno, la verdad no sé cómo va a ir el asunto. Hay muchas injusticias y ahora hay mucho nazi suelto en la calle [ríe], eso jode bastante y afecta a nivel anímico, la verdad. Sobre todo en octubre cuando pasó lo del referéndum, las semanas y meses posteriores yo sentía nervios y todos mis conocidos también estaban nerviosos porque estaban pasando cosas bestias y lo notabas a tu día a día total. Pero ahora veremos qué pasa. Bueno, yo voy a huír, me voy de gira a Estados Unidos, luego me voy a Europa y ya cuando vuelva, ya veremos qué ha ocurrido. [ríe].

***

Si quieres estar al pendiente de Mourn, dale click a su Facebook. Abajo te ponemos las fechas de su gira:

18/07 - Brooklyn, NY - Baby's All Right **
19/07 - Washington, DC - DC9 **
20/07 - Durham, NC - The Pinhook **
21/07 - Atlanta, GA - The Masquerade Hell Stage **
07/23 - New Orleans, LA - Gasa Gasa **
24/07 - Austin, TX - Barracuda **
26/07 - Phoenix, AZ - Valley Bar **
27/07 - Santa Ana, CA - Constellation Room **
28/07 - Los Angeles, CA - Bootleg Theater **
29/07 - San Francisco, CA - Rickshaw Stop **
31/07 - Seattle, WA - Barboza **
01/08 - Portland, OR - Bunk Bar **
02/08 - Boise, ID - Neurolux **
03/08 - Salt Lake City, UT - Diabolical Records **
04/08 - Denver, CO - Larimer Lounge **
06/08 - Minneapolis, MN - 7th St. Entry **
07/08 - Chicago, IL - The Empty Bottle **
08/08 - Cleveland, OH - Beachland Tavern **
09/08 - Toronto, ON - The Monarch
10/08 - Montreal, QC - Bar Le Ritz P.D.B. **
11/08 - Allston, MA - Great Scott **
** con Chastity

Conéctate con Noisey a través de Facebook.