FYI.

This story is over 5 years old.

africa

Zimbabue está vendiendo a sus animales para librarles de la sequía

El país tiene 10 parques nacionales y una masiva población de elefantes, leones, leopardos y rinocerontes. La sequía que azota a la zona ha provocado que ya sean más de 4 millones de zimbabuenses quienes necesitan ayuda de manera desesperada.
5.5.16
Imagen por Philimon Bulawayo/Reuters
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Zimbabue ha puesto en venta a gran parte de su amplia reserva de animales salvajes este martes. El motivo no es otro, tal y como han informado sus autoridades, que necesita que los compradores den un paso al frente y salven a las bestias de una cada vez más devastadora sequía.

Todavía no han trascendido los detalles sobre cuándo se pondrían en venta los animales y cuál sería su precio de salida. Lo que sí que se sabe es que el estado del sur de África dispone de más de 10 parques nacionales que son muy conocidos por sus vastas poblaciones de elefantes, jirafas, leones, rinocerontes, leopardos y búfalos.

Publicidad

Todas aquellas personas "que estén en disposición de adquirir y de gestionar a animales salvajes — y que dispongan de la tierra suficiente para mantener a los animales — han sido informados de que es importante que contacten con los autoridades y dejen constancia de su interés en hacerse cargo de los animales, ha explicado la Autoridad para la Gestión de los Parques y la Vida Salvaje del país.

"A la vista de la sequía… la Autoridad para la Gestión de los Parques y la Vida Salvaje está intentando vaciar los parques y vender a sus animales", ha declarado la autoridad en un comunicado.

La sequía que ha arrasado la zona ha dejado a más de 4 millones de personas en Zimbabue en una situación de necesidad. Sus cosechas, que necesitan para su sustento y para exportar, desde el maíz al tabaco, están siendo duramente castigadas por la falta de agua. La situación, de hecho, ha exacerbado la crisis económica que ya de por sí castiga al país. La mayoría de la proverbial colonia de extranjeros occidentales de Zimbabue empezó a exiliarse del país a partir de 1999. Entonces la reforma agraria arrebató a los propietarios blancos sus posesiones. Las tierras fuero incautadas y redistribuidas entre nuevos propietarios, lo que provocó la deserción masiva de los descendientes de los colonos.

Vender los animales es una forma de intentar corregir ligeramente la presión financiera de la autoridad responsable de la gestión de los parques y de la vida salvaje. La Autoridad para la Gestión de los Parques y la Vida Salvaje cada vez recibe menos fondos públicos para ser financiada, y apenas logra subsistir con lo que tiene, gracias a las industrias de la caza y del turismo.

Así, se ha dirigido a los zimbabuenses interesados para que se pongan en contacto y no ha hecho mención alguna a los posibles compradores internacionales. La portavoz de la Autoridad de Parques y Vida Salvaje, Caroline Washaya-Moyo, no ha querido especificar si los animales podrían ser exportados, ni tampoco qué número de ellos esperaba vender

"No tenemos un objetivo. El número de animales que vendamos dependerá del número de ofertas que recibamos por ellos", ha contado a Reuters.

Los Emiratos Árabes planean construir una montaña artificial para que llueva de verdad. Leer más aquí.

Los grupos conservacionistas, los mismos que alzaron su voz para denunciar la exportación de 60 elefantes coordinada por el gobierno del país el año pasado — la mitad de los cuales partieron rumbo a China, donde los animales son enormemente valorados por sus colmillos — se han abstenido de hacer declaraciones. Se estima que alrededor de 54.000 de los 80.000 elefantes de Zimbabue viven en el parque nacional de Hwange. Se trata de una cifra cuatro veces mayor de la que el parque, en teoría, debería de acoger. El caso es que se espera que la sequía empeore las condiciones, ya de por sí desesperadas, y que los recortes del suministro de agua en Hwange, se recrudezcan. En realidad en Hwange no hay ríos y depende de los donantes para comprar combustible, para extraerlo de sus pozos subterráneos. El periódico de propiedad privada Zimbabwe Independent ya denunció en febrero que Bubye Conservancy, una reserva natural privada situada al sur de Zimbabue, podría verse obligada a sacrificar a 200 leones para reducir la superpoblación del poderoso felino. Muchos cazadores han querido distanciarse de Zimbabue en los últimos meses. El director general de Bubye, Blondie Leathem, ha contado en las páginas del rotativo Independent que tras la brutal cacería del famoso león Cecil el año pasado, las visitas al parque habrían disminuido. Cecil fue abatido brutalmente por un dentista estadounidense a mediados del año pasado y su muerte desató feroces reacciones en las redes sociales y entre los conservacionistas de todo el mundo. Walter Palmer, un cazador que llevaba todo la vida recorriendo grandes parques naturales de todo el mundo con su rifle, un tipo oriundo de Minnesota, fue vapuleado por propios y extraños después de cazar a Cecil a principios del verano pasado. Cecil no era solo una de las atracciones del parque, sino que, en el momento de su muerte, estaba siendo objeto de un estudio como parte de un proceso de investigación dedicado a los leones en peligro de extinción. Zimbabue ya había exigido extraditar a Palmer por el asesinato de Cecil. Sin embargo, en septiembre del año pasado el dentista ya advirtió que no podía ser imputado puesto que tenía en su poder los permisos necesarios para cazar. El dentista fue objeto de una auténtica caza de brujas en Estados Unidos una vez su identidad fue desvelada, especialmente después de que confesara su crimen. Palmer decidió interrumpir su trabajo durante 2 meses, a la vista del gran número de activistas y defensores de los derechos de los animales que se plantaron a la salida de su consulta poco después de que su identidad saliera a la luz. Palmer fue objeto de toda suerte de amenazas, unas amenazas de las que tampoco escapó su familia. Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs