MUTEK México 2017: un puente entre la electrónica de vanguardia y el arte

MUTEK México 2017: un puente entre la electrónica de vanguardia y el arte

Un espacio donde todos los gustos y perspectivas convergen.
29.11.17

MUTEK México es por mucho uno de los festivales mejor armados en cuanto a infraestructura, visión y curaduría. No por nada esta posicionado como un gran festival de música electrónica, no sólo en México, sino en el mundo. A pesar de que algunas veces nuestro gusto no concuerde con la curaduría que se emplea, no quiere decir que no haya cosas propositivas y buenas sucediendo en los escenarios. Los nocturnos, como bien sabemos los que ocasionalmente asistimos al festival, son fiestas diseñadas para permanecer en la memoria de los asistentes.

Publicidad

El Nocturno 1 nos dio una muestra de que el festival sigue innovando pero al mismo tiempo refuerza y sigue de cerca proyectos interesantes para la cultura digital y la música electrónica. La noche comenzó con un gran lugar, en donde, a pesar de la distancia que los asistentes recorrimos desde la ciudad hasta el Estado de México, fue una gran experiencia. El lugar es alucinante, una fabrica enorme que albergo un espacio muy confortable para la personalidad del festival.

Foto cortesía de MUTEK.

Foto cortesía de MUTEK.

Los primeros actos de la noche fueron sets que con vitalidad que dieron la patada inicial; el techno duro pero poco emotivo de Chloé, la vitalidad y gracia de Kelly Lee Owens y el gran acercamiento al sonido brindado por parte de Jadir Zarate, fueron los predecesores perfectos para dar paso a lo que seria una noche con grandes altas y abajas. Una noche que con un flujo moderado de gente, animo al baile y al disfrute a los asistentes que presenciamos este magno evento.

Para continuar siguió la explosión micro tonal de Emptyset, con un set que ahondaba entre percusiones peculiares y melodías agresivas, satisfacía a todos los presentes por su gran sonido y su interesante discurso. Leafar Legov dio una muestra de que el ambient y el dancefloor no están pelados y que el Nocturno no sólo se trata de hacer bailar a la gente, sino de hacerla disfrutar y reflexionar a través del sonido y la música.

Foto por Oscar Villanueva.

Foto cortesía de MUTEK México.

Ya para terminar Elektro Guzzi, fue una agasajo de texturas, ritmos y melodías que demostraron porque esta banda es tan interesante para los ojos del mundo, dieron una cátedra total de que la música electrónica no es un genero como tal, si no una metáfora. A la par de los últimos actos, Practice demostró que la avanzada nacional no esta en el escenario solo por amistades, conectes y dedazos, algunos productores electrónicos mexicanos tiene con que defenderse y algo que decir, muy a su manera y cada uno con sus medios pero el claro ejemplo es que siguen intentándolo.

Foto por Feli Guitiérres.

Foto por Oscar Villanueva.

El segundo día de MUTEK partió desde una perspectiva más enfocada, los actos comenzaron con mayor fluidez y con un enfoque mas profundo. Egorj, el proyecto mexicano favorito de muchos, demostró porque a pesar de mudar de piel, siguen haciendo las cosas bien. Constancia y educación los diferencian de muchos productores nacionales y lo que mostró en el escenario fue una parte de un gran trabajo que hay detrás y que tiene mucho por venir.

Foto por Feli Guitiérres.

Después fueron empezando actos mas sólidos y con un enfoque distinto al día anterior, A. Burton y J. Roy, nos encaminaron con sus peculiares sonidos y su atrevida puesta en escena, con visuales en tiempo real y de manera análoga, a entrar en un mood más contemplativo, pero al mismo tiempo que fluyera con el ánimo de fiesta de la noche.

Sin duda Telefon Telaviv fue un o personaje importante de la noche, para empezar no solo por su actuación, si no también porque es la mitad de Second Woman, y en su show en solitario dio una vista a lo que es la música bailable, inteligente, de manera emotiva pero al mismo tiempo con bases muy solidas. Nos demostró que no se parece a la música hecha por personas sin mucho que decir, y que el hecho de poner la etiqueta de idm a la música, no la vuelve mas interesante, si no más irónica.

Foto por Oscar Villanueva.

Foto por Feli Gutiérres.

La noche siguió con Thomas Fehlmann, un viejo lobo de mar que nos adentró en paisajes de ensueño, y nos dio un recorrido por historias y rincones que sólo existen en su imaginario mental. Uppgrayed Smurphy fue sin duda alguna, el acto más energético y sincero de la noche. Sin visuales pero con un performance bastante interesante, Jessica demostró que a un artista no lo hace la ropa, los medios o la forma de mostrarse como imagen pública. Por algo esta gran artista emigró una temporada del país y regresó parar poner orden en las ideas de lo que es la música club global.

Foto por Monica Garrido.

Foto por Feli Guitiérres.

Squarpusher, el acto más esperado por algunos, no dejó nada que desear para los fans, música polirítmica y espectáculo fueron los emblemas que le dieron el giro a la noche del escenario A. Una gran cátedra de calidad en sonido, pero un espectáculo más que una experiencia. Para los clavados y los más exigentes en la sala más apartada se presento Second Woman, una música sin muchos precedentes y con una actitud simplemente futurista, uno de los shows más interesantes en la música electrónica actual, que no por nada guarda misterio y es digno de respeto y admiración.

Foto por Monica Garrido.

Foto por Cacho.

Una larga jornada fue puesta en la mesa, gracias a todo el equipo que conforma el festival y a la gran propuesta por parte de la directiva de éste, que se ha mantenido en vigencia por muchos más años que muchos DJs y productores efímeros en nuestro país. MUTEK sin lugar a dudas tiene un espacio donde todos los gustos y perspectivas convergen, y que demuestran que todas las propuestas siguen siendo validas, si sé es abierto, y se está dispuesto a escuchar.

Foto por Monica Garrido.