La era Statcast

La guerra de monstruosidad en Grandes Ligas: Los batazos que están rompiendo récords

Se supone que la tecnología de punta del Statcast estaba preparada para medir todo tipo de distancias y velocidades de cuadrangulares, entre otros aspectos. Pero recientemente, el músculo humano de los peloteros de Las Mayores ha resultado apabullante.

Cuando en 2015 la MLB introdujo la herramienta Statcast en los 30 estadios de los equipos de Grandes Ligas, se dijo que el beisbol profesional no sería el mismo. Statcast -que no es más que una herramienta con tecnología de punta para medir cada aspecto del beisbol, ya sea la distancia de un cuadrangular, la velocidad de salida de la pelota al momento del impacto, el promedio de la velocidad de un hit, los lanzamientos más rápidos y la velocidad promedio de estos, entre otras cosas- ha sido de gran ayuda para saciar la sed de conocimiento inherente al carácter estadounidense que busca encasillar, controlar, y encontrar patrones en todo lo que le rodea. El deporte no es la excepción.

Publicidad

Sin embargo, por más pomposa que parezca la herramienta Statcast, ésta ha quedado un tanto en ridículo últimamente al intentar medir los batazos de Aaron Judge y Bryce Harper; subestimar el poder de algunos peloteros nunca es recomendable, ni siquiera cuando eres una máquina. Por el momento, la batalla entre la hojalata y el músculo parece tomar cierta inclinación hacia el bando de los humanos, al menos sí sobre el diamante.

El día de ayer, durante el partido entre los Nationals de Washington y los Diamondbacks de Arizona, Bryce Harper conectó un tremendo pelotazo en la primera entrada hacia lo profundo del Chase Field para poner a su equipo adelante por una carrera.

De no haber existido la aclamada herramienta de la MLB habríamos pasado por alto el cuadrangular de Harper; uno más en su brillante carrera con los Nats. Pero fue precisamente la ausencia del mismo en las estadísticas del Statcast lo que causó revuelo. Así lo destacó Kyle Melnick, reportero de la franquicia de Washington:

El registro del batazo de Harper no aparece por ningún lado, y lo único que podemos concluir es que fue tan salvaje que colapsó el Statcast. Ni siquiera en los registros actualizados podemos encontrar la salvajada más reciente del Bryce. ¿Quién aparece entonces en el primer lugar de la lista de líderes del Statcast? Nadie más que el campeón del reciente Festival de Cuadrangulares y fenómeno de los Yankees de Nueva York, Aaron Judge.

Publicidad

Judge, quien además de sobrepasar los cálculos de la NASA hace unas semanas, fue quien supuestamente hizo colapsar al Statcast un día antes que Harper. La hazaña se presentó la noche del viernes en el partido entre Yankees y Mariners. En la quinta entrada, Judge conectó la bola con tanto poder que casi termina saliéndose del Safeco Field, y Statcast tampoco pudo medir su distancia. Los Yankees se pavonearon de lo hecho por su jugador y titularon el video "El cuadrangular que rompió el Statcast":

En la lista oficial de Statcast tampoco aparece este último batazo de Judge, siendo el más reciente aquel que conectó hace un mes a Logan Verrett de los Orioles. De hecho, Aaron Judge ocupa los primeros cuatro lugares en la categoría de home runs más veloces.

Captura de pantalla mlb.com

Después de ver cómo el Statcast quedó en ridículo en cuestión de días, los ingenieros tendrán que trabajar horas extra para mejorar el alcance de las mediciones de la que se creía era su herramienta completamente infalible. Por su parte, Harper y Judge seguirán compitiendo indirectamente para ver quién logra colapsar el Statcast en más ocasiones. La era de los algoritmos en la MLB es también la era de los superhombres.