Califica tus discos: Kinky analiza sus discos bajo preceptos de producción y creación

Ulises Lozano toma la palabra en nombre del quinteto para clasificar sus álbumes.
22.3.18
Foto tomada del Facebook Oficial de Kinky.

El éxito de Kinky a nivel masivo arrancó una vez que los de Monterrey le enviaron un demo a Chris Allison, a quien admiraban por su labor al lado de The Beta Band. “Él fue el primero que creyó en nosotros. Nos escribió diciéndonos que le gustaba mucho lo que estábamos haciendo, que iba a abrir una disquera en Londres, que si queríamos entrarle”. Al habla Ulises Lozano, quien toma la palabra en nombre del quinteto para asegurar que, para entonces, el grupo ya se asomaba como un espécimen raro en México; “para nosotros era interesante la propuesta de Chris, porque en México también había sellos interesados en nosotros y, además, ya notábamos que a la gente que nos escuchaba sí, les gustaba lo que hacíamos, pero al mismo tiempo como que no nos entendía bien, como que no sabía dónde encasillarnos. Muchos nos preguntaban: bueno, ¿y ustedes qué son, rockeros o qué; tocan música regional o electrónica? En realidad, éramos todo eso”.

Publicidad

A 16 años de que los de "Mirando de lado" debutaran discográficamente, Lozano repasa la hilera de discos que él y sus colegas han ido formado. “Los iré enumerando bajo preceptos de producción y creación –avisa Ulises-, desde la perspectiva del “sufrimiento” que hacerlos nos trajo. Porque hablando de resultados finales, todos me gustan”. En el camino, el de gafas y gorra subraya que “Fly” es el sencillo más reciente del combo –un tema incluido en el álbum Nada vale más que tú- y aprovecha para contar que el respectivo video ya recibe clics en la red.

Atlas

Es el que menos me gusta de los que hasta ahora hemos hecho porque fue producto de un experimento. Veníamos de hacer nuestro primer disco, un álbum muy exitoso que nos puso en el mapa, que nos llevó a salir mucho de gira. Pero al regresar al estudio para hacer Atlas, notamos que había mucha gente opinando, queriendo decirnos qué hacer, indicándonos por dónde dar el siguiente paso. Opiniones externas que afectaron el proceso creativo. Fue un disco complicado. Mucha gente, desde el managment hasta la disquera, pretendía participar y eso nos afectó. Finalmente no cedimos del todo ante la presión de estas personas, pero sí tuvimos que campechanearle. Éramos una banda muy joven y creíamos que lo que nos decían era lo correcto.

Unplugged

Este también fue un disco complicado de hacer. Kinky es un grupo de música electrónica, y ponernos en un contexto unplugged, para todos, significó un reto. Mirando la lista de canciones parece como un grandes éxitos, pero se trata de éxitos reinterpretados en un panorama lejano a la esencia de Kinky. Desde que nos propusieron la idea de hacer un disco así nos pareció increíble el plan de tener que reinventarnos y, además, hacerlo con la ayuda que ofrecía la exposición de MTV. El resultado nos parece súper positivo. Pero, sí; llevarlo a cabo fue un poco complicado.

Sueño de la máquina

Sueño de la máquina… Este disco nos tomó mucho tiempo terminarlo. Lo produjimos con John King, alguien a quien admiramos muchísimo, pero éste se tardó bastante en concretar la obra. King trabaja bajo el esquema del wall of sound, entonces graba y graba todo el tiempo para después acomodar todo lo que registró. Desde este punto de vista, me parece que se trata de un álbum con un acabado artesanal. Lo escuchas y puedes notarlo, pero para mí gusto fue demasiado tardado el proceso creativo. Aquí viene “Después del after”, que a últimas fechas es una de las canciones más importantes del grupo; también trae “Negro día”, con la participación de La Mala Rodríguez.

Nada vale más que tú

Es nuestro disco más reciente, está muy fresco como darle un lugar justo, pero hoy lo pongo en esta posición. Me encanta de principio a fin porque tomamos todo el control, nosotros lo produjimos y está muy claro que así fue, que lo supervisamos completamente, que ni la disquera ni nadie orientó cosa alguna. Desde Atlas nos dimos cuenta de que teníamos que retomar la batuta de nuestras canciones. Nada vale más que tú es un álbum muy electrónico y muy divertido que en vivo funciona muy bien. Además, es rico en colaboraciones, desde Pepe Aguilar hasta Adrián Dárgelos y MLKMN. Ahorita ya vamos por el cuarto sencillo, “Fly”, del cual estamos presentando un video que rompe un poco con nuestro sello, pues es una canción tranquila, más hiphopera.

Barracuda

Es uno de mis favoritos, y creo que para el resto del grupo también. Aquí viene “Hasta quemarnos”, una de nuestras canciones más importantes. Para esta ocasión tuvimos la suerte de trabajar con Money Mark y aprovechamos esa oportunidad al máximo. Con él compartimos la visión experimental de encarar la música; es decir, para nosotros, hacer un disco no es un asunto serio, sino algo divertido que debe afrontarse, incluso, inocentemente. La música es un tema de energía, y la que en Kinky maneja es muy clara. Somos fans del cine, de las series de TV, así que lo que hacemos es muy visual. Solemos componer pensando en imágenes, en escenas y encuadres, y en este disco es posible notar eso.

Reina

Lo hicimos después de Atlas, cuando todos querían meter mano. Decidimos retomar la idea de trabajar a solas y salió este disco. Nos dijimos: el primer álbum lo hicimos nosotros solos, en un sótano en Monterrey, nadie nos dijo qué hacer; pero de pronto ya formábamos parte de una maquinaria inmensa donde todos querían meterle mano a nuestra música. Así que trabajamos solos otra vez. Regresamos, y regresamos fuerte. Fue como volver a la etapa del primer disco, totalmente. Por eso hicimos canciones tan memorables como “¿Adónde van los muertos?”, un tema extraño, porque tiene una temática oscura, pero genera en la gente una euforia inusitada. Lo que pretendíamos al hacerlo era celebrar a la muerte, hacerle fiesta. Ely Guerra nos ayudó con las voces y le dio un toque muy especial. Cuando tocamos esa canción en vivo, bueno, saltan las chelas, la tierra y todo.

Kinky

Éste es el disco que nos dio la oportunidad de viajar por todo el mundo. Está lleno de canciones divertidas y, con el paso del tiempo, sigue siendo el disco que mejor representa la esencia de Kinky, pues muestra a un grupo que experimenta con géneros, ritmos y sonidos. Contiene “Soun tha mi primer amor”, “Cornman”, “Más”, “Mirando de lado”, “Ejercicio No. 16”; las canciones que nos colocaron en el mapa mundial de la música. A la fecha, ninguno de esos temas nos aburre tocarlo, seguimos gozándolos en vivo. Recuerdo cuando salió el primer sencillo, “Soun tha mi primer amor. Era extraño escucharlo en la radio las primeras veces. Me refiero a que ahora hablar de fusiones entre cumbia y música electrónica, por ejemplo, es muy normal. De hecho, está de moda hacerlo. Pero entonces no era nada común. Como ya dije: entonces la gente no entendía bien lo que escuchaba, no sabía dónde encasillarnos.

Conéctate con Kinky en Facebook.