FYI.

This story is over 5 years old.

Fotos

Fotos de gente tomándose selfies en el museo del 9/11

Los espejos de agua conmemorativos que existen ahora en el terreno sagrado donde cerca de 3.000 personas perdieron la vida el 11 de septiembre de 2001 no son exactamente el ambiente ideal para la indecencia.
21.7.14

Una señal que indica las "reglas de conducta" para la asistencia te da la bienvenida al entrar en el museo conmemorativo del 9/11. "Por favor recuerden que el museo 9/11 es un lugar para el recuerdo y la reflexión tranquila", dice. "Los visitantes deben tener el decoro apropiado y mantener el buen comportamiento y conducta en todo momento".

Mientras que el decoro puede que no sea una palabra del vocabulario promedio de los estadounidenses, no hace falta decir que los espejos de agua conmemorativos que existen ahora en el terreno sagrado donde cerca de 3.000 personas perdieron la vida el 11 de septiembre de 2001 no son exactamente el ambiente ideal para la indecencia. Para la mayoría, la sola idea de actuar impúdicamente sobre estos terrenos consagrados sería absurda.

Estos espejos de agua, situados donde alguna vez estuvieron las Torres Gemelas, son enormes agujeros en la tierra rodeados de los nombres de los que perecieron. Visitarlos es una experiencia abrumadora y solemne.

La magnitud de los espejos de agua y las cascadas más grandes hechas por el hombre en los Estados Unidos, tienen la intención de imponer la insensatez de la pérdida de la vida que tuvo lugar en los edificios que han sustituido. El intenso sonido del agua que fluye, bajando constantemente hasta las piscinas infinitamente profundas ahoga el sonido de la ciudad que lo rodea, lo que facilita la reflexión tranquila.

Es un lugar para reflexionar sobre la fragilidad de la vida humana y la temporalidad del ser. Es un lugar para honrar a los valientes hombres y mujeres de los departamentos de policía y bomberos de Nueva York que hicieron el sacrificio máximo, dando su vida para ayudar a los residentes de su ciudad en su momento de necesidad.

Es también un lugar para honrar a la gente promedio que prestó una mano a sus semejantes, y al hacerlo, ya sea arriesgaron o perdieron sus vidas también. Es un lugar para pensar en la fuerza inefable del espíritu humano y nuestra capacidad como pueblo para unir fuerzas cuando se presenta la tragedia sin sentido.

Mientras que los nombres de los miles de soldados que murieron luchando contra la "guerra contra el terror" que siguió al 9/11 no se enumeran, el conocimiento de su sacrificio, así como la muerte de miles de civiles iraquíes y afganos inocentes, añade aún más severidad al Memorial.

La comprensión de los acontecimientos de ese día fatídico, y el miedo que indujeron, promovió que Estados Unidos aprobara la ley Patriota que se instauró, y la reelección de George W. Bush. Todo lo que estos acontecimientos trajeron consigo añade aún más severidad. No sólo perdimos vidas ese día. Perdimos la libertad también.

Se trata de un lugar, de hecho, acerca de la memoria y la reflexión tranquila. Un lugar sagrado, donde uno puede, y debe, meditar sobre asuntos de vida o muerte.

Lo que totalmente voy a hacer, como en un segundo. Mmm… ¿Pero primero? Déjame tomarme una selfie.

Siga a Megan Koester en Twitter.