Mark Zuckerberg tiene un plan para erradicar todas las enfermedades, pero tiene un gran problema

El fundador de Facebook se ha propuesto "curar todas las enfermedades", o al menos que seamos capaces de diagnosticarlas y tratarlas para evitar que dejen de perjudicarnos.

|
29 Septiembre 2016, 4:00am

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard, nuestra plataforma dedicada a la ciencia y a la tecnología.

El pasado miércoles, Mark Zuckerberg anunció su objetivo más ambicioso hasta la fecha, que ya es decir. El fundador de Facebook se ha propuesto "curar todas las enfermedades", o al menos que seamos capaces de diagnosticarlas y tratarlas para evitar que dejen de perjudicarnos. Imaginaos entrar en el siglo XXII sin tener que hablar de enfermedades y con una esperanza de vida superior a los cien años.

Para lograr su meta, Zuckerberg y su esposa, la pediatra Priscilla Chan, se han comprometido a donar tres mil millones de dólares en el plazo de un decenio a través de la iniciativa Chan Zuckerberg, su sociedad limitada de carácter filantrópico. "Invertiremos en investigación científica básica con el fin de encontrar curas para las enfermedades", anunció Chan en una aparición pública en San Francisco.

Sin duda es un noble propósito. Cualquier ayuda económica a la investigación científica es más que bienvenida. Y no solo eso: Zuckerberg también ha exigido más compromiso por parte de gobiernos, empresas y ONG. El problema es que el lenguaje que encierra el mensaje de "curar todas las enfermedades" y hacerlo en un plazo tan breve puede llevar a confusión.

La causa, en parte, puede ser la desvinculación que parece existir entre el "lenguaje de Silicon Valley", como lo denomina Jim Woodgett, director de investigación del Lunenfeld-Tanenbaum Research Institute, en Toronto, y la realidad que impera en el campo de la investigación en materia de salud.

"Está muy bien que reconozcan la importancia de la investigación básica", señaló Woodgett, aunque puntualizó respecto al tema de la aportación económica. "Estamos hablando de tres mil millones en un plazo de diez años, cuando el presupuesto anual en investigación de los Institutos Nacionales de Salud es de 32.000 millones", añadió. Está claro que el organismo gubernamental de salud no han conseguido erradicar las enfermedades, ni tampoco se vanagloria de ello.

La Bill and Melinda Gates Foundation ha logrado importantes avances para frenar las infecciones por VIH (entre otras enfermedades) en países desarrollados con medidas efectivas como la distribución de condones gratuitos. Asimismo, la mejora de los fármacos ha aumentado en gran medida la esperanza de vida de los pacientes con VIH.

Es posible curar, prevenir o controlar todas las enfermedades antes del fin de este siglo

Sin embargo, por muy bienintencionado y ambicioso que sea, el anuncio de Zuckerberg y Chan de erradicar todas las enfermedades no hace sino simplificar el asunto.

"Durante varios años, Priscilla y yo hemos estado hablando con decenas de científicos y expertos de prestigio que están convencidos de que es posible curar, prevenir o controlar todas las enfermedades antes del fin de este siglo", afirmó Zuckerberg."Eso no significa que nadie volverá a enfermar, sino que ocurrirá con mucha menos frecuencia" y que las enfermedades dejarán de ser mortales.

Con la seguridad de un ingeniero manejando un software defectuoso, Zuckerberg reduce su proyecto a los cuatro grupos principales de dolencias que causan la mayoría de muertes, tal como las enumera en Facebook: las cardiopatías, el cáncer, las enfermedades infecciosas y las neurológicas. "No quiero pecar de simplista", añade, y afirma ser consciente de las grandes diferencias existentes entre todas esas enfermedades. Pese a ello, está convencido de que existen estrategias comunes para combatirlas.

Si en algo estamos de acuerdo, es que efectivamente, las cosas no son tan sencillas, mal que pese a científicos, médicos y, sobre todo, pacientes. Tomemos el ejemplo del cáncer, del que no solo existen numerosos tipos, todos ellos distintos entre sí de pecho, de colon, cerebral, etc., sino que la forma de tratarlos también depende en gran medida de cada paciente.

Si seguimos alargando la esperanza de vida de la gente, habrá más personas de edad avanzada y, por tanto, más casos de cáncer

Por esa razón, cuando Obama anunció este año que se había puesto en marcha una iniciativa para la cura del cáncer y la comparó con el proyecto que llevó al primer hombre a la luna, fueron muchos los que criticaron la metáfora y se mostraron escépticos.

"La ciencia médica no está a punto de solucionar el problema de la creciente epidemia de cáncer. De hecho, estamos a punto de empeorar la situación", afirmó el profesor de Medicina Jarle Breivik en un artículo en el New York Times. "Si seguimos alargando la esperanza de vida de la gente, habrá más personas de edad avanzada y, por tanto, más casos de cáncer".

Muchas de estas enfermedades se desarrollan durante la vejez, y cada vez somos más longevos. El alzhéimer es otro ejemplo. "Es una enfermedad que no tenemos ni idea de cómo tratar y para la que no disponemos de terapias efectivas", señaló Woodgett.

Es importante tener en cuenta que luchar contra las enfermedades no es un problema exclusiva o inherentemente tecnológico. Y obviamente, no es como viajar a la luna

Tampoco podemos olvidar los desafíos que representan las bacterias resistentes a los fármacos o las pandemias que parecen surgir de forma repentina (como la del virus del Zika), aunque quizá la mayor traba proceda precisamente de nuestra actitud. Zuckerberg señaló que estamos muy cerca de erradicar la polio, lo que supone un gran logro. Sin embargo, una de las razones por las que no lo hemos conseguido ya es por la férrea oposición a las vacunas por parte de muchos colectivos, que en algunos países incluso han llegado a matar a los sanitarios que intentaban suministrarlas.

Chan y Zuckerberg han empezado bien: tienen pensado establecer un "Biohub" en California, un centro en el que trabajarán científicos de distintas disciplinas y que estará equipado con laboratorios e instrumentos de última generación.

El anuncio de Zuckerberg, a fin de cuentas, pretende lanzar a la humanidad el mensaje de que es posible curar las enfermedades que nos aquejan y de este modo fomentar la inversión en investigación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que luchar contra las enfermedades no es un problema exclusiva o inherentemente tecnológico. Y obviamente, no es como viajar a la luna.

"Sería como viajar a la luna si la luna pudiera resistirse", afirmó Woodgett, "y evitar que aterrizáramos en ella".

Contacta con la autora por email o Twitter.

Traducción por Mario Abad.