FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo el búho encontró sus alas

11.12.15

*Este artículo se publicó originalmente en Noisey.

Robin Perkins es del norte de Inglaterra, pero su corazón pertenece a América Latina. Cuando Perkins se mudó en el 2009 a Buenos Aires, su vida cambió, al descubrir la cumbia, la música andina, y las legendarias fiestas de ZZK. Perkins viajó a Bolivia y Perú, y fue ahí que dejó atrás la música que hasta entonces estaba haciendo —"dubstep y minimal techno malísimo", según dice— y se enfocó a crear un nuevo sonido, influenciado justo por sus nuevos descubrimientos, y que va en la misma onda de la cumbia digital de otros como Chancha Vía Circuito, Dengue Dengue Dengue, Frikstailers y Nicolá Cruz.

Publicidad

Perkins pasó a vivir a Amsterdam, donde empezó a trabajar para Greenpeace, pero para entonces su espíritu ya era latinoamericano —tanto así que tituló su nuevo proyecto musical El Búho.

Pese a que ya lleva cinco años con el proyecto, El Búho apenas está a punto de publicar su primer larga duración, el cual aún no tiene nombre. Pero en lo que eso sucede, Perkins publicó Cenotes, un nuevo EP de música original por el cual deja entrever por dónde irá su LP debut (y el cual estará presentando este miércoles en la Ciudad de México). Platicamos con Perkins sobre ese EP, sus inicios, qué cree que se necesita para cambiar al mundo, y qué viene próximamente para él.

*Este artículo se publicó originalmente en Noisey.

Robin Perkins es del norte de Inglaterra, pero su corazón pertenece a América Latina. Cuando Perkins se mudó en el 2009 a Buenos Aires, su vida cambió, al descubrir la cumbia, la música andina, y las legendarias fiestas de ZZK. Perkins viajó a Bolivia y Perú, y fue ahí que dejó atrás la música que hasta entonces estaba haciendo —"dubstep y minimal techno malísimo", según dice— y se enfocó a crear un nuevo sonido, influenciado justo por sus nuevos descubrimientos, y que va en la misma onda de la cumbia digital de otros como Chancha Vía Circuito, Dengue Dengue Dengue, Frikstailers y Nicolá Cruz.

Perkins pasó a vivir a Amsterdam, donde empezó a trabajar para Greenpeace, pero para entonces su espíritu ya era latinoamericano —tanto así que tituló su nuevo proyecto musical El Búho.

Pese a que ya lleva cinco años con el proyecto, El Búho apenas está a punto de publicar su primer larga duración, el cual aún no tiene nombre. Pero en lo que eso sucede, Perkins publicó Cenotes, un nuevo EP de música original por el cual deja entrever por dónde irá su LP debut (y el cual estará presentando este miércoles en la Ciudad de México). Platicamos con Perkins sobre ese EP, sus inicios, qué cree que se necesita para cambiar al mundo, y qué viene próximamente para él.

NOISEY: ¿Por qué decidiste utilizar las corrientes latinoamericanas como la base en tu sonido?

Siempre me ha fascinado América Latina desde que me enamoré de la selva amazónica cuando era niño. Pasé un año viviendo en Buenos Aires en el 2009 estudiando y ahí descubrí ZZK, descubrí la cumbia, la música andina y me abrió la mente. Estaba produciendo dubstep y minimal techno malísimo en este momento y después empece a experimentar con sonidos latinoamericanos, mezclado con sonidos naturales (found sounds) y electrónica y encontré mi sonido, lo que quería, me emocionaba...Tiene tanta diversidad de sonidos, de ritmos, de historia, así que me inspiró y sigue inspirándome.

¿Cuál fue tu primer acercamiento con los sonidos latinoamericanos? ¿Qué fue lo primero que escuchaste, y qué pensaste de ello?

Pues, la primera vez fue Buena Vista Social Club jaja, muy tipico... pero en realidad fue mi viaje a Buenos Aires y las fiestas de ZZK lo que me abrió la mente a lo que estaba pasando allá —algo muy novedoso, la mezcla entre el folklore, la cumbia y sonidos de antro. Me captó y ya, empece a buscar, a escuchar y encontrar las raíces de está música. Regresé con miles de temas de discos piratas, puras inspiraciones.

El sonido latinoamericano es cálido, a diferencia del dubstep o el techno (un sonido más industrial) que se maneja en Europa. ¿Te costó trabajo dejar a un lado las influencias de tu país natal?

No tanto. Como dije, yo hacía esta música pero no era mi música, no representaba lo que quería, era más una copia de lo que estaban haciendo los demás. Es dificil explicar por qué, pero cuando encuentras tu sonido, lo sabes. Lo que me fascina de la música de América Latina es la diversidad y el alma que tiene; por ejemplo, temas de protesta, temas celebrando la naturaleza o temas puramente para bailar. Creo que la cumbia es uno de los estilos de música más ricos del mundo. Soy fanático de la cumbia y de las muchas formas e interpretaciones que existen de ella en el continente.

Armaste el proyecto A Guide to the Birdsong of South America. ¿Ce dónde surgió la idea para armar este proyecto?

El proyecto surgió de mi deseo de juntar mis pasiones: música, América Latina y conservación. Yo estaba usando muchos "samples" en mis temas de pájaros, grabaciones de bosques, hojas, etc. y pensé sería increíble ir más alla, armar un reto para otros artistas. Y después pensé, ¿por qué no lo hacemos con especies del país del artista, y que sean pájaros en extinción? Tenía sentido hacerlo en conjunto con organizaciones y todo fuera para una causa. Entonces hicimos un Kickstarter y ya hemos donado más de $8,000 USD a organizaciones como la Fundación Jocotoco, trabajando para conservar las aves y la naturaleza en América Latina.

De ese material, ¿cuál es el track y el pájaro que en conjunto te gustan más?

Es muy dificil elegir porque todos son diferentes y cada uno tiene su encanto, pero me encanta la interpretación de Lulacruza del tema "Cucarachero de Niceforo". Tiene toda una historia de la cantante de Lulacruza, Alejandra, porque el pájaro viene de su tierra natal en Colombia, entonces ella escribió las palabras pensando en su familia y como un homenaje al pájaro. Una historia muy linda.

¿Qué fue lo que te trajo a vivir a México?

Yo estaba viviendo en Amsterdam antes de México y trabajando para Greenpeace. Ahora me mudé de puesto y estoy en una nueva posición aquí en México también con Greenpeace. Hace mucho que quise regresar a América Latina y México es un país que no conocía mucho, entonces fue una oportunidad enorme y estoy aprovechando y disfrutando muchísimo de estar aquí.

Siendo un extranjero, qué has tomado de cada país latinoamericano en el que has estado y qué crees que se ha convertido en algo tuyo?

¡Buena pregunta! Tal vez me abrió más... y seguramente en la pista de baile, jaja. Pues, en Inglaterra no somos muy de tocar, mostrar afección, así que aquí me sorprendió bastante la calidez de la gente aquí y la manera en que todos se hablan, se abrazan. Me sentí super bienvenido aquí y creo que sí me ha cambiado pero sigo siendo inglés y, desafortunadamente, en la pista del baile también :( .

¿Qué identidad asumes hoy en día?

Uff, ¡otra buena pregunta! Que difícil... Pues me siento inglés, claro, y me siento búhotico a veces, pero siento que hoy en día la identidad fija de un país no tiene la misma fuerza que tenía antes. Con el avance del internet age, es mucho más facil buscar otras culturas, otras influencias... tal vez nací en el lugar equivocado, jaja. Tengo una amiga mexicana a la que le encanta el frío, la lluvia, etc, así que a veces el país ya no es tan importante como la persona o sus experiencias. Estoy entre identidades, podemos decir.

Tu más reciente EP se titula Cenotes, ¿puedes hablarnos un poco de su proceso creativo?

Cenotes es un EP que busca representar a la naturaleza, lugares, sonidos de afuera, todo dentro de la música electrónica. Toma como referencias el IDM, el dub, la cumbia y hasta el moombahton, pero siempre con un toque más suave, con más ritmo y sabor y más sonidos orgánicos. Siempre estoy en la búsqueda del encuentro entre lo orgánico y electrónico, entre la pista y la vista de un lugar o de un viaje en un tren o una caminata por un bosque. Cenotes es como un preview, un warm up para mi primer disco, que va a salir el año que viene y en el que estoy trabajando —algo que mezcla historias, lugares, sonidos y el estilo de música que estoy creando.

En tus materiales en conjunto, como Cenotes o A Guide to Birdsong of South America parece que usas la música como pretexto para resaltar partes de la naturaleza. ¿Esa es tu intención? ¿Recrear naturaleza por medio del sonido? Es decir, ¿cuando produces, buscas crear ese switch que logra transportarnos a diferentes ambientes naturales?

Exactamente. La música debe ser una representación de quién eres, de tu pasado, tus experiencias, tu visión del mundo. Parece profundo, pero si no lo piensas así sale. Hay que dejar de pensar y buscar inspiración más allá de la música y en las experiencias. Para mí la naturaleza fue un cruce perfecto y me dio mucha inspiración. Me encanta tomar sonidos de un lugar en específico o un momento o un feeling y usarlos como una base; por ejemplo en el tema "Mañana en Tepoztlán" que empecé una mañana en Tepotzlán, mirando las montañas. Creo que también la música siempre ha sido un vehículo para lo social, para el activismo y para mostrar algo, y yo busco hacer eso pero de una forma no tan obvia, y en eso me gustará dar dirección para mi próximo disco, tanto como en A Guide to the Birdsong of South America.

Se sabe que eres un gran activista, y tu cuenta de Twitter lo demuestra. Hay varios temas a los que le das soporte ahí. Ahora, sin restar importancia a ninguno, ¿cuál de esos problemas crees que es el que más está afectando a la humanidad? ¿Por qué?
Como te dije, yo trabajo para una organización ambiental y pienso realmente que en eso tenemos que trabajar: en cambiar la forma en que vivimos con el planeta y cómo tratamos los recursos, porque tiene un impacto sobre todo. Estoy muy seguro de que se pueden cambiar las cosas y que gente con habilidades muy distintas pueden ayudar a que sea diferente, desde la tecnología hasta los artes y la música.

¿Qué puede hacer una persona ordinaria para cambiar el planeta en ese aspecto?

Pues creo que se habla mucho de los granos de arena, ¿no? Cada uno dando el suyo para un cambio más amplio. Entonces yo digo que si cada uno tiene un papel, desde un empresario hasta un padre, de actuar y hacer cambios o comunicar cambios o dar algo para que la sociedad y la humanidad avanza respetando el planeta y todos los demás. Estamos más conectandos que nunca, compartimos más ideas que nunca y eso nos da muchísimas oportunidades de intercambiar ideas y cambiar cosas desde un nivel súper local hasta el internacional.

Recomiéndame nuevos proyectos que tal vez nos estamos perdiendo.

Acabo de lanzar una nueva plataforma, Shika Shika, con Agustín AKA Barrio Lindo, que busca ser un sello sin dueños para música sin fronteras; para compartir música, experiencias, hacer colaboraciones y acercar los mundos de arte, video, música y más con la línea de naturaleza, orgánico, electrónico, exploraciones y activismo. Estamos empezando así chiquito para ir evolucionando y creciendo.

¿Qué viene para El Búho? ¿Qué tienes preparado para el próximo año?

Mi prímer disco entero con muchas colaboraciones, y vamos a armar un showcase de A Guide to the Birdsong of South America. Pero para el futuro a corto plazo sería el showcase de Cenotes el miércoles 9 en el DF en el Foro Normandie.

NOISEY: ¿Por qué decidiste utilizar las corrientes latinoamericanas como la base en tu sonido?

Siempre me ha fascinado América Latina desde que me enamoré de la selva amazónica cuando era niño. Pasé un año viviendo en Buenos Aires en el 2009 estudiando y ahí descubrí ZZK, descubrí la cumbia, la música andina y me abrió la mente. Estaba produciendo dubstep y minimal techno malísimo en este momento y después empece a experimentar con sonidos latinoamericanos, mezclado con sonidos naturales (found sounds) y electrónica y encontré mi sonido, lo que quería, me emocionaba…Tiene tanta diversidad de sonidos, de ritmos, de historia, así que me inspiró y sigue inspirándome.

¿Cuál fue tu primer acercamiento con los sonidos latinoamericanos? ¿Qué fue lo primero que escuchaste, y qué pensaste de ello?

Publicidad

Pues, la primera vez fue Buena Vista Social Club jaja, muy tipico… pero en realidad fue mi viaje a Buenos Aires y las fiestas de ZZK lo que me abrió la mente a lo que estaba pasando allá —algo muy novedoso, la mezcla entre el folklore, la cumbia y sonidos de antro. Me captó y ya, empece a buscar, a escuchar y encontrar las raíces de está música. Regresé con miles de temas de discos piratas, puras inspiraciones.

El sonido latinoamericano es cálido, a diferencia del dubstep o el techno (un sonido más industrial) que se maneja en Europa. ¿Te costó trabajo dejar a un lado las influencias de tu país natal?

No tanto. Como dije, yo hacía esta música pero no era mi música, no representaba lo que quería, era más una copia de lo que estaban haciendo los demás. Es dificil explicar por qué, pero cuando encuentras tu sonido, lo sabes. Lo que me fascina de la música de América Latina es la diversidad y el alma que tiene; por ejemplo, temas de protesta, temas celebrando la naturaleza o temas puramente para bailar. Creo que la cumbia es uno de los estilos de música más ricos del mundo. Soy fanático de la cumbia y de las muchas formas e interpretaciones que existen de ella en el continente.

Armaste el proyecto A Guide to the Birdsong of South America. ¿Ce dónde surgió la idea para armar este proyecto?

El proyecto surgió de mi deseo de juntar mis pasiones: música, América Latina y conservación. Yo estaba usando muchos "samples" en mis temas de pájaros, grabaciones de bosques, hojas, etc. y pensé sería increíble ir más alla, armar un reto para otros artistas. Y después pensé, ¿por qué no lo hacemos con especies del país del artista, y que sean pájaros en extinción? Tenía sentido hacerlo en conjunto con organizaciones y todo fuera para una causa. Entonces hicimos un Kickstarter y ya hemos donado más de $8,000 USD a organizaciones como la Fundación Jocotoco, trabajando para conservar las aves y la naturaleza en América Latina.

De ese material, ¿cuál es el track y el pájaro que en conjunto te gustan más?

Es muy dificil elegir porque todos son diferentes y cada uno tiene su encanto, pero me encanta la interpretación de Lulacruza del tema "Cucarachero de Niceforo". Tiene toda una historia de la cantante de Lulacruza, Alejandra, porque el pájaro viene de su tierra natal en Colombia, entonces ella escribió las palabras pensando en su familia y como un homenaje al pájaro. Una historia muy linda.

Publicidad

¿Qué fue lo que te trajo a vivir a México?

Yo estaba viviendo en Amsterdam antes de México y trabajando para Greenpeace. Ahora me mudé de puesto y estoy en una nueva posición aquí en México también con Greenpeace. Hace mucho que quise regresar a América Latina y México es un país que no conocía mucho, entonces fue una oportunidad enorme y estoy aprovechando y disfrutando muchísimo de estar aquí.

Siendo un extranjero, qué has tomado de cada país latinoamericano en el que has estado y qué crees que se ha convertido en algo tuyo?

¡Buena pregunta! Tal vez me abrió más… y seguramente en la pista de baile, jaja. Pues, en Inglaterra no somos muy de tocar, mostrar afección, así que aquí me sorprendió bastante la calidez de la gente aquí y la manera en que todos se hablan, se abrazan. Me sentí super bienvenido aquí y creo que sí me ha cambiado pero sigo siendo inglés y, desafortunadamente, en la pista del baile también :( .

¿Qué identidad asumes hoy en día?

Uff, ¡otra buena pregunta! Que difícil… Pues me siento inglés, claro, y me siento búhotico a veces, pero siento que hoy en día la identidad fija de un país no tiene la misma fuerza que tenía antes. Con el avance del internet age, es mucho más facil buscar otras culturas, otras influencias… tal vez nací en el lugar equivocado, jaja. Tengo una amiga mexicana a la que le encanta el frío, la lluvia, etc, así que a veces el país ya no es tan importante como la persona o sus experiencias. Estoy entre identidades, podemos decir.

Publicidad

Tu más reciente EP se titula Cenotes, ¿puedes hablarnos un poco de su proceso creativo?

Cenotes es un EP que busca representar a la naturaleza, lugares, sonidos de afuera, todo dentro de la música electrónica. Toma como referencias el IDM, el dub, la cumbia y hasta el moombahton, pero siempre con un toque más suave, con más ritmo y sabor y más sonidos orgánicos. Siempre estoy en la búsqueda del encuentro entre lo orgánico y electrónico, entre la pista y la vista de un lugar o de un viaje en un tren o una caminata por un bosque. Cenotes es como un preview, un warm up para mi primer disco, que va a salir el año que viene y en el que estoy trabajando —algo que mezcla historias, lugares, sonidos y el estilo de música que estoy creando.

En tus materiales en conjunto, como Cenotes o A Guide to Birdsong of South America parece que usas la música como pretexto para resaltar partes de la naturaleza. ¿Esa es tu intención? ¿Recrear naturaleza por medio del sonido? Es decir, ¿cuando produces, buscas crear ese switch que logra transportarnos a diferentes ambientes naturales?

Exactamente. La música debe ser una representación de quién eres, de tu pasado, tus experiencias, tu visión del mundo. Parece profundo, pero si no lo piensas así sale. Hay que dejar de pensar y buscar inspiración más allá de la música y en las experiencias. Para mí la naturaleza fue un cruce perfecto y me dio mucha inspiración. Me encanta tomar sonidos de un lugar en específico o un momento o un feeling y usarlos como una base; por ejemplo en el tema "Mañana en Tepoztlán" que empecé una mañana en Tepotzlán, mirando las montañas. Creo que también la música siempre ha sido un vehículo para lo social, para el activismo y para mostrar algo, y yo busco hacer eso pero de una forma no tan obvia, y en eso me gustará dar dirección para mi próximo disco, tanto como en A Guide to the Birdsong of South America.

Se sabe que eres un gran activista, y tu cuenta de Twitter lo demuestra. Hay varios temas a los que le das soporte ahí. Ahora, sin restar importancia a ninguno, ¿cuál de esos problemas crees que es el que más está afectando a la humanidad? ¿Por qué?
Como te dije, yo trabajo para una organización ambiental y pienso realmente que en eso tenemos que trabajar: en cambiar la forma en que vivimos con el planeta y cómo tratamos los recursos, porque tiene un impacto sobre todo. Estoy muy seguro de que se pueden cambiar las cosas y que gente con habilidades muy distintas pueden ayudar a que sea diferente, desde la tecnología hasta los artes y la música.

¿Qué puede hacer una persona ordinaria para cambiar el planeta en ese aspecto?

Publicidad

Pues creo que se habla mucho de los granos de arena, ¿no? Cada uno dando el suyo para un cambio más amplio. Entonces yo digo que si cada uno tiene un papel, desde un empresario hasta un padre, de actuar y hacer cambios o comunicar cambios o dar algo para que la sociedad y la humanidad avanza respetando el planeta y todos los demás. Estamos más conectandos que nunca, compartimos más ideas que nunca y eso nos da muchísimas oportunidades de intercambiar ideas y cambiar cosas desde un nivel súper local hasta el internacional.

Recomiéndame nuevos proyectos que tal vez nos estamos perdiendo.

Acabo de lanzar una nueva plataforma, Shika Shika, con Agustín AKA Barrio Lindo, que busca ser un sello sin dueños para música sin fronteras; para compartir música, experiencias, hacer colaboraciones y acercar los mundos de arte, video, música y más con la línea de naturaleza, orgánico, electrónico, exploraciones y activismo. Estamos empezando así chiquito para ir evolucionando y creciendo.

¿Qué viene para El Búho? ¿Qué tienes preparado para el próximo año?

Mi prímer disco entero con muchas colaboraciones, y vamos a armar un showcase de A Guide to the Birdsong of South America. Pero para el futuro a corto plazo sería el showcase de Cenotes el miércoles 9 en el DF en el Foro Normandie.