Este astronauta vivió en una cueva para preparar su viaje a Marte

"Esto es lo más cerca que puedes estar de explorar Marte sin moverte de la Tierra"

|
25 Octubre 2016, 3:29pm

Jeremy Hansen en el alto ártico el año 2013. Imagen: Agencia espacial de Canadá

Jeremy Hansen planea viajar al espacio exterior en algún momento de la próxima década. Mientras tanto se prepara para ese momento aquí en la Tierra gracias a expediciones a través del archipiélago Ártico canadiense, en lo más profundo del Océano, y con el cuerpo de astronautas de Houston, la ciudad en la que está radicado.

Hansen, un piloto de guerra que fue seleccionado como astronauta en 2009, ha hablado con Motherboard sobre la experiencia de vivir en una cueva durante varios días y sobre lo muy didáctica que resulta esta experiencia a la hora de aprender a explorar el espacio. Nos contó también hasta qué punto está apoyando la selección de nuevos astronautas y el porqué de sus deseos de caminar por la superficie de la Luna algún día.

Motherboard: La agencia espacial canadiense está en proceso de contratar a nuevos astronautas. ¿Estás implicado en el proceso de selección? ¿Cuál será tu papel una vez sean seleccionados?

Jeremy Hansen: Estoy muy implicado en el proceso de selección y la verdad es que tenemos a muchos canadienses capaces de hacer este trabajo. Ya anticipamos que vamos a contratar a dos el próximo verano, de manera que se trata de una tarea abrumadora. La NASA también me ha pedido que sea el supervisor de la nueva clase de astronautas, no solo de los canadienses, sino también de los estadounidenses, de manera que también seré responsable de todo eso.

No cabe duda que me lo tomo muy en serio. Tengo que ser parte del equipo que lidere su entrada en la familia y estar seguro que disponen de las oportunidades necesarias para prepararse en el espacio.

"Foto de clase" de David Saint-Jacques y Jeremy Hansen, junto con otros candidatos a astronautas seleccionados por la NASA y JAXA en 2009. Imagen: NASA

Hablemos de la preparación para viajar al espacio. ¿Cómo se preparan las misiones espaciales desde la Tierra?

Nosotros hablamos de ambientes análogos para referirnos a ellas. Nuestra intención es poner a los astronautas en situaciones lo más parecidas a lo que se encontrarán. Aquí, en la Tierra, pueden crearse grandes simulaciones que reproducen la experiencia de conducir una nave espacial, la de reparar algo o hasta la de aprender a caminar por el espacio. Claro que lo que tienen las simulaciones, es que una vez terminas sabes que volverás a casa con tu familia. No vas a morir en un simulador.

Creo que en la próxima década ya existirá el turismo espacial y eso es bueno para la humanidad

Así que buscamos reproducir lo que yo he bautizado como experiencias operacionales, donde llevamos a los astronautas a escenarios reales de exploración. Por mucho que no sea el espacio, se trata de operaciones cuya gestión de riesgos es exactamente como estar en el espacio exterior. Son experiencias en las que también acudimos a la aviación. Embarcamos a los astronautas en naves de alto rendimiento y les hacemos volar, puesto que sabemos que esta es una tarea operacional y que tus acciones tienen consecuencias severas cuando algo sale mal. O sea, la presión es real, no simulada.

Otra cosa en la que estamos invirtiendo muchas horas es el trabajo en equipo. Si pones a seis personas en una lata de sardinas durante seis meses, existe una dinámica a tiempo real que tiene que formarse. Queremos que la gente negocie esas situaciones estando ya en Tierra.

¿Cuál ha sido el escenario más peligroso en que has estado?

Sin lugar a dudas uno de ellos fue una expedición a una cueva en Cerdeña que organizamos con la agencia espacial europea. Había un montón de riesgos y tenías que estar alerta todo el tiempo. Cuando estás en una cueva, si tienes un accidente es muy complicado organizar el rescate. Nos contaron que cada hora en que nos adentrábamos en la cueva, equivalía a un día más de rescate en camilla. Y nos adentramos en la cueva durante horas. El único momento en que podías bajar la guardia era cuando estabas dentro de tu saco de dormir, en la tienda de campaña.

Es lo más parecido a explorar Marte desde la Tierra, un lugar completamente extranjero del que no se sabe nada, un lugar que estás mapeando mientras avanzas y que te arranca por completo de tu zona de confort.

Los astronautas canadienses David Sant-Jacques (izquierda) y Jeremy Hansen entrenan en el simulador Kibo en la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa. Imagen: JAXA

El otro astronauta canadiense, David Saint-Jacques, estará viajando al espacio el 2018. ¿Cuándo crees que completarás tu primera misión espacial?

Hay una misión prevista y negociada, el día de lanzamiento todavía no ha sido determinado, pero será en algún momento entre ahora y el año 2024. Viajaremos a la estación espacial. Lo que es más importante es que las cosas están cambiando en el espacio y que van a salir nuevas oportunidades. De ahí que estemos reclutando a astronautas.

¿Te refieres a viajes privados al espacio? ¿Qué rol crees que jugarán?

Me encanta, es un cambio en el futuro. Nos dice que en la próxima década vamos a ver un rápido crecimiento y las personas no se lo van a creer. La próxima década será completamente diferente. Habrá más industria espacial y más canadienses volando hacia el espacio exterior.

Así que se acercan grandes cambios...

Sí. Y grandes desafíos. Pero creo que todas estas aventuras serán posibles y que vamos a tener que adaptarnos rápidamente. Yo creo que en la próxima década empezará el turismo espacial y eso será algo muy bueno para la humanidad. Cuánta más gente deje la Tierra y la pueda ver desde el espacio exterior, mejor para nosotros.

Jeremy Hansen durante un ejercicio de actividad extravehicular en el laboratorio de flotabilidad de la NASA.
Imagen: NASA

Si pudieras ir a cualquier lugar del espacio exterior, incluso más allá del sistema solar ¿Dónde elegirías?

Nunca nadie me ha ofrecido la oportunidad de viajar más allá del sistema solar. ¿Sabes algo de tecnologías en desplazamiento por curvatura que yo no sepa?

¡Ojalá supiera!

A mí la idea de caminar por la Luna me sigue entusiasmando. Es algo que siempre he querido hacer, desde que era pequeño. Mi mujer y yo nos quedamos mirando la Luna el otro día y nos preguntamos cómo sería si yo estuviera allí arriba y la mirara a ella, que estaría aquí abajo. Sería una experiencia humana incomparable.

Yo creo que Marte terminará siendo explorado, siempre lo he pensado. Me he pasado la vida convencido que pasaría después de mi retiro, pero nunca se sabe. Me encantaría ser un explorador de Marte, quedan todavía muchos misterios por resolver allí arriba y es un planeta que tendría sentido visitar. Me gusta pensar en la idea que la Humanidad tenga un comodín en el bolsillo, una carta que le permita salvarse en caso que padezcamos algún desastre natural considerable. Colonizar otros planetas del sistema solar sería una hermosa solución.