ciencia

En el futuro cultivaremos partes del cuerpo a partir de las plantas

Científicos locos recientemente hicieron que células cardíacas humanas latieran en hojas de espinaca.
3.4.17

Este texto fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma dedicada a la salud.

Cultivar tejido humano es un gran reto para los investigadores, incluso a pequeña escala. Pero algunos científicos creativos encontraron una solución potencial la semana pasada cuando quitaron las células de una planta e inyectaron células humanas en su lugar. Así fue como hicieron que las células cardíacas latieran en una hoja de espinaca.

Publicidad

Un problema importante con la regeneración de tejidos es la creación de un sistema vascular que garantice que la sangre fluya al tejido y suministre oxígeno y nutrientes importantes para mantener el tejido vivo y en crecimiento. A pesar de las innovadoras técnicas actuales, incluyendo la impresión 3D, todavía no se han podido crear los vasos sanguíneos y capilares más pequeños necesarios en un sistema circulatorio. Pero adivinen qué es abundante y tiene un montón de venas: una planta.

Los investigadores del Instituto Politécnico de Worcester en Massachusetts, la Universidad Estatal de Arkansas en Jonesboro y la Universidad de Wisconsin-Madison pretenden usar las plantas como "andamios" para cultivar tejidos humanos. Para un experimento de prueba conceptual, que será publicado en la edición de mayo de Biomaterials, el estudiante de postgrado en ingeniería biomédica del IPW, Joshua Gerslak, retiró las células vegetales de las hojas de espinaca mediante una solución de detergente que hizo correr por el tallo.


Relacionados: Imagínense qué tan extraño será cuando todos se nieguen a envejecer


Lo que quedó después de unos días fue el marco vascular que mantuvo las células en su lugar: es decir, las venas. En su mayoría están hechas de celulosa, un material que es seguro de usar en las personas y que se ha utilizado en otros esfuerzos regenerativos, incluyendo ingeniería de cartílago y de tejido óseo. Así es como se ve una hoja de espinaca sin células. Sólo es una cáscara en forma de espinaca.

Instituto Politécnico de Worcester.

El equipo colocó las células que forran el interior de los vasos sanguíneos humanos en las venas de espinacas recién despejadas antes de sembrar las células cardíacas humanas en el exterior de la cáscara de espinaca. Asombrosamente, las células cardíacas comenzaron a latir por su cuenta. Los científicos fueron capaces de bombear fluidos y microesferas comparables en tamaño a los glóbulos sanguíneos humanos a través de las venas de la planta para confirmar que las hojas podían transportar sangre (en el video se ve un tinte rojo, no es sangre real).

A futuro, los investigadores podrían ser capaces de utilizar esta técnica en múltiples hojas de espinaca para crear tejido cardíaco, que podría ser injertado en el corazón de las personas que han sufrido infartos. (Algunas partes de los corazones de los supervivientes han muerto por falta de flujo sanguíneo y no se contraen adecuadamente; otros investigadores están estudiando el uso de células madre para reparar este tejido). Si bien todo esto es sorprendente y emocionante, estamos a muchos años de distancia de los parches de corazón creados a partir de ensaladas.


Relacionados: Este estudio encontró una pista para prevenir la adicción a la coca


El equipo pudo eliminar las células de otras plantas incluyendo perejil, raíces peludas de cacahuate y ajenjo dulce, y creen que la técnica podría adaptarse para que funcione con otras plantas que sean una buena opción para cultivar ciertos tipos de células humanas. Los científicos escribieron:

"La hoja de la espinaca podría ser más adecuada para un tejido altamente vascularizado, como el tejido cardíaco, mientras que la estructura cilíndrica hueca del tallo de la Impatiens capensis (balsamina) podría ser mejor para un injerto arterial. Por el contrario, las columnas vasculares de madera podrían ser útiles en la ingeniería ósea debido a su fuerza relativa y su geometría".

Este no es el único laboratorio que está acudiendo al mundo de las plantas para cultivar partes del cuerpo: un investigador canadiense está trabajando en hacer orejas a partir de manzanas. La frase "eres lo que comes" de repente adquirió un nuevo significado, ¿no es así?