Del caos al éxtasis: Así estuvo el primer día de Estéreo Picnic

Del caos al éxtasis: Así estuvo el primer día de Estéreo Picnic

Una jornada entre lo nostálgico, lo carnal y lo apoteósico que nos dejó sin palabras.
24.3.17

Fotos por Julián Gallo y César Cesilio

Lo que pasó ayer en el Estéreo Picnic fue, como se dice en el fútbol, una verdadera remontada. A la jornada, que aparte arrancó casi dos horas después de lo programado, le precedió un aguacero monumental que por poco acaba volando las carpas del hippie market. El Parque 222 fue el ojo del huracán. Luego de eso, cuando finalmente se abrieron las puertas, todo volvió a su lugar. No importaron los charcos en el piso, ni la ropa mojada, importó la descarga de música y adrenalina en nuestros cuerpos, de ahí en adelante solo eso importó.

Publicidad

Antes de la música estuvo el partido -fino detalle de la organización- y apenas se dio el pitazo final en la cancha, arrancó el ruido en el Escenario Budweiser donde Nanook El Último Esquimal, con buena hinchada de frente, soltó su rocanrol caótico con un saborcito bogotano crudo. Y lo amamos. Luego de eso vendrían actos tan hipnóticos como la nueva alineación de Ságan, tan carnales como AJ Dávila, tan brutales como Rancid, tan necesarios para muchos como Cage The Elephant, tan sublimes como The XX y tan apoteósico como Justice; quienes por supuesto fueron los reyes absolutos de la jornada con un show redentor. Recibimos de ellos algo más que su música, sentimos su espíritu ceremonioso, increíble, inefable.

Concluída la primera noche de festival, que sin duda nos dejó más que satisfechos, aquí les dejamos algunos de los momentos más relevantes de lo que vivimos: