Salud

Por qué correr te hace más inteligente

Y otras técnicas de bajo impacto para mejorar tu cerebro.
12.1.17
Baona/Getty Images.

Si tan sólo volverse más inteligente funcionara de la misma manera para nosotros que para los robots en Westworld: unos cuantos ajustes en una tableta, y de pronto tienes puntos adicionales en tu coeficiente intelectual al instante. Hasta entonces, todavía tenemos que hackear nuestros cerebros usando tácticas más tradicionales. Y mientras que los resultados son menos dramáticos —no podrás hablar mandarín de la noche a la mañana—, siguen siendo bastante útiles. Nuevas investigaciones están ayudando a esclarecer cómo formamos nuevos recuerdos, pensamos de manera creativa y procesamos la información. Como resultado, ahora sabemos que si pruebas algunos de estas técnicas de bajo impacto podrías mejorar tu concentración, pensar más claramente y tener una mayor facilidad para recordar dónde escondiste tus drogas la última vez que tus padres te visitaron.

Publicidad

Sal a correr (Sólo una vez)
Sabemos que has escuchado esto antes: El cardio regular es bueno para ti. Ok, eso es obvio, pero curiosamente, incluso correr una sola vez puede ayudarte a recordar cosas que acabas de aprender. En un reciente estudio austriaco, los investigadores tomaron a un grupo de estudiantes y los pusieron a correr durante una hora o a jugar el first person shooter Counter-Strike durante el mismo tiempo. Puede parecer obvio considerar que el ejercicio es más saludable, pero los científicos estaban comparando el estrés fisiológico de correr con el estrés psicológico de ser derrotado en línea por un niño de 10 años. Ambos tipos de estrés aumentan potencialmente los niveles de la hormona cortisol, que se asocia con la formación de la memoria. En este caso, sin embargo, sólo correr produjo una cantidad suficiente de hormonas para ayudar a retener la nueva información. (Los investigadores también creen que el estado elevado de conciencia cuando juegas videojuegos hace que tu cerebro se enfoque principalmente en ganar el juego, y no en recordar algo que no esté relacionado con el mundo virtual).

Abre más tu mente
Un tipo de meditación llamada "monitoreo abierto" es una buena técnica para mejorar tu capacidad de crear nuevas ideas, de acuerdo con un estudio hecho en Países Bajos. El monitoreo abierto es cuando experimentas los pensamientos y sentimientos que pasan por tu cabeza, en lugar de concentrarte en algo específico. Eso significa que no estás usando el tiempo de meditación para pensar en tus próximas vacaciones: sólo te fijas en los pensamientos y luego los dejas ir. Cuando los psicólogos hicieron que un grupo de meditadores regulares participaran en tres sesiones de monitoreo abierto a intervalos de diez días de diferencia, concluyeron que el grupo se desempeñó mucho mejor en una prueba de creatividad estándar, en la cual se les pedía inventar nuevos usos para algunos artículos del hogar, como una pluma o un ladrillo. Los investigadores creen que este estilo de meditación entrena a tu cerebro para mantener pensamientos contrarios al mismo tiempo, lo que te permite crear nuevas conexiones y, con suerte, pensar en ideas novedosas.

Toma apuntes
Puede parecer más conveniente hacer apuntes de una reunión directamente en tu computadora portátil, pero tendrás una mejor comprensión del material si toma notas en papel, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Princeton. Cuando los psicólogos le pidieron a 79 estudiantes observar una serie de conferencias TED, las notas de quienes usaron dispositivos lograron capturar la conferencia casi textualmente, pero las personas que escribieron sus notas se desempeñaron mejor en las pruebas que evaluaban la comprensión profunda del material. Una explicación es que debido a que no se puede anotar cada palabra mientras se escribe en papel, el cerebro tiene que decidir qué es lo más importante en tiempo real. Un estudio británico descubrió que cuando exhortaban a las personas a hacer apuntes en papel mientras escuchaban un tedioso mensaje de correo de voz, recordaron correctamente un 29 por ciento más de información que las personas que nunca usaron una pluma.

Prueba una caminata
Cuando estás atorado en un problema, levántate de tu escritorio y da un paseo. Un estudio de la Universidad de Stanford, que examinó a 176 personas, descubrió que el 81 por ciento mejoró su rendimiento en una prueba de creatividad al tomarla mientras usaban una caminadora. En una parte del estudio, los puntajes subieron un promedio de 60 por ciento. Los investigadores también encontraron que los participantes eran más creativos durante un breve período después de que se sentaron otra vez. Eso significa que no es sólo la actividad física lo que ayuda, ni la distracción de ver un ambiente diferente a tu cubículo, ya que los participantes tenían una pared blanca frente a la caminadora. En cambio, los científicos creen que caminar ayuda a activar viejos recuerdos (no están seguros de cómo exactamente), que tu cerebro utiliza para inspirarse.

Bebe café
Además de mantenerte en posición vertical por la mañana, la cafeína puede ayudarte a formar nuevos recuerdos. En un experimento, los investigadores de la Universidad Johns Hopkins determinaron que las personas que tomaron un suplemento de cafeína antes de aprender información nueva tuvieron un mejor desempeño en una prueba de memoria al día siguiente que las personas que tomaron un placebo. El punto adecuado de la cafeína parece estar en la zona de los 200 a los 300 miligramos, que es aproximadamente lo que contiene un café de 473 mililitros o una bebida energética de 355 mililitros. Otros estudios han encontrado que cantidades más pequeñas de cafeína no producen un efecto mesurable.