FYI.

This story is over 5 years old.

Lo que aprendí sobre la estimulación anal masculina

Siempre creí que los hombres alcanzaban el nirvana sexual cuando les metían dedo por detrás. Convencida de esto, me dispuse a investigarlo.
26.9.14
Estimulación Anal Masculina

Gif de Paula Osorio. 

Falange proximal, falange media, yema, epidermis, dermis, uña… ano. Mi experiencia: un sexo de locos. Entregándome al instinto animal exploré el cuerpo del otro para aumentar el placer y eché mano por donde pude. Y ahí, en la calentura del momento, le metí un dedo por el ano.

¿Asco? Qué puedo decir, en esos momentos no existe la cochinada.

¿Gay, él? No, seguro no.

¿Que qué dolor? Hay que agarrarle la mañita.

¿Que eso está diseñado para que las cosas salgan y no para que entren? ¿Sí? ¿Según quién?

En fin. Ya entrados en el tema, su excitación fue divina. Y al final, todo terminó en un feliz elixir de orgasmo cósmico bestial. Desde entonces he creído que los hombres experimentan una especie de nirvana sexual cuando se les mete el dedo por detrás. Convencida de esto lancé la hipótesis en una conversación casual.

Sin embargo, descubrí que el tema levanta pasiones de todo tipo.

Resulta que la cosa tiene más matices de lo que pensé y por eso he pasado el últmo mes investigándola.

De extractos de comentarios anónimos en la web, de opiniones de mis amigos y amigas, y de libros expertos dedicados al tema, aquí lo que aprendí sobre la estimulación anal.

¡Pulgares arriba!

Aprendí que el tema, de primer momento, genera risa  

Una risa nerviosa

Que decir "meter el dedo por la cola” le resulta chistoso a más de uno

Descubrí que entre amigos es todo un tema de conversación

Que algunas personas creen que si se hace, el otro pierde el control de sus esfínteres

Que muchos tienen dudas al respecto y necesitan aclararlas con personas que no los juzguen (sobre todo por su ortografía)

Que el anonimato cibernético permite usar un lenguaje detallado

Me di cuenta que mis amigas de Serbia y Polonia no eran las expertas en sexo que yo pensaba

Descubrí que puede doler en un principio, como dice Jack Morin, doctor en sexualidad y maestro en masturbación anal, en su libro Anal Pleasure & Health, ¡pero que no debemos darnos por vencidos!

Escribe Morin: “la respuesta inicial de los músculos del ano quizá sea un espasmo como mecanismo de defensa. Es una respuesta natural. Debemos permanecer en ese lugar de un modo no violento. Esperemos a que esa respuesta se desvanezca”.

Como lo explican los autores de Los secretos de la sexualidad total, David y Ellen Ramsdale (que espero que sean esposos y no hermanos), aprendí que biológicamente, el ano es una zona erótica significativa

“En la que se encuentran concentradas muchas terminaciones nerviosas que pueden ser una fuente de dolor o de placer (…) que se vuelven todavía más sensibles y se excitan más si se les estimula directamente”.

¡Gracias David y Ellen!

Que, como siempre, el tema tiende a ponerse freudiano

Lo que quiere decir: “cuando el ano se libera de esta ira, la actividad sexual y el placer suelen aumentar la excitación, y la sensibilidad del clítoris y del pene aumentan”.

Y que comer fibra es importante…

“Los movimientos regulares del intestino son la principal función del ano y el recto. Entonces, debe haber suficiente fibra en la dieta de una persona para hacer su defecación blanda, voluminosa y bien formada. Esto permite que el movimiento del intestino se produzca sin mayor fuerza o esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos anales, causando malestar y añadiendo tensiones musculares. Las frutas frescas, verduras y granos integrales son importantes fuentes de fibra".

Me enteré de que existen ciertas reglas para que la estimulación anal lleve al hombre a un orgasmo brutal…

… con el paso a paso de esta gran guía llamada:

 “Masajea la parte interior de los muslos, los genitales y las nalgas. Esto hará que aumente el flujo sanguíneo y que toda la zona se excite más. Toca la abertura anal de tu pareja con un dedo bien lubricado. A medida que el ano se vaya relajando introduce el dedo sólo hasta el primer nudillo, descansando unos instantes para darle tiempo al ano a acostumbrarse a tener un objeto extraño dentro. Si tu pareja está muy tensa puedes empezar introduciendo el dedo meñique. Asegúrate que tu pareja respire profundo. Cuando los músculos del esfínter están relajados, aprovecha el momento en que tu pareja exhala el aire para introducir el dedo todavía más, suave y lentamente, manteniendo la misma presión contra la pared frontal del recto. Cuando la pareja se encuentre cómoda comienza a meter y sacar el dedo del ano en un movimiento de empuje comprobando siempre cómo se siente tu pareja respecto a la profundidad, velocidad y fuerza de la acción del dedo”.

¡Inténtalo en casa!

Algunas amigas me sorprenderieron con tips clave 

Y algunos amigos, con una experiencia digna del doctorado en sexualidad que citamos algunas líneas arriba

Descubrí que, aunque muchos lo niegan, otros, tranquilamente, aceptan que les gusta

Que no falta el que aprovecha la oportunidad para hacer ofertas

O el que, con muy poco tacto, se echa flores

Aprendí que, para ganar seguridad, hay quienes fantasean con que tienen las mejores nalgas del planeta

Y, finalmente, que en la cama nunca sobra una lima y cortauñas

¿Y ustedes practican la estimulación anal? ¡Compartamos experiencias aquí abajito!

Natalia se limpia y se corta las uñas para coger. Síguela en Twitter

@natalia9177