Publicidad
Noticias

Estos jóvenes griegos piensan que el referéndum no va a cambiar nada

"No creo que cambie nada, pero ya está bien. Creo que votar "No" es una cuestión de dignidad. Es una manera de devolver el golpe".

por Demosthenis Christopoulos. Fotos: Dimitris Michalakis
05 Julio 2015, 12:59pm

Un manifestante en una acción a favor del "no" de esta semana en Atenas (Foto de Panagiotis Maidis)

Si hicieras una encuesta sobre cuáles son las dos palabras más usadas en la sociedad griega en las últimas 24 horas, puedes estar seguro de que iban a salir "sí" y "no".

Todo el mundo habla de la utilidad de las dos opciones en el referéndum del domingo, pero de una manera contradictoria, y mientras tanto hay una percepción de que, independientemente del resultado, los tiempos seguirán siendo duros, y no habrá cambios inmediatos en el día a día.

Nos reunimos y hablamos con dos chicas que no tienen nada que perder y cuya vida el lunes se mantendrá más o menos igual.

Elina, 22 años, estudiante de lingüística

Me encuentro con Elina en el área de la Acrópolis, cerca de su casa. Elina vive con su padre y aunque el barrio en el que residen es uno de los más bellos de Atenas, ella me asegura que esto es simplemente una cuestión de suerte. "La mayoría de la gente piensa que los que viven aquí no tienen problemas, pero no es así, simplemente vivimos en una zona muy buena. Y yo, como la mayoría de los chicos de mi edad pertenezco a una generación de desempleados", dice Elina mientras nos dirigimos hacia su casa.

VICE: ¿Entonces, cómo ves las cosas a partir del lunes? ¿Qué pasará después del referéndum?

Elina: Creo que, de inmediato, al menos, no va a cambiar nada. No creo que el lunes veamos enormes diferencias. Pero sin embargo, tengo cierto optimismo para el futuro. No se basa en nada, pero tengo que ser optimista. No me voy a sentar aquí y a amargarnos debido a esta situación, trato de ser optimista

¿Crees que alguna de las dos opciones del referéndum es mejor que la otra?

Creo que las dos opciones son como Escila y Caribdis. No sé cuál es la opción correcta. No sé si hay siquiera una decisión correcta.

¿Vas a abstenerte entonces? ¿No vas a votar?

Por un lado, no debería votar si no creo que nada va a cambiar. Pero me inclino hacia un No. Con los conocimientos que tengo no puedo decirte por qué lo voy a hacer. Incluso las personas que saben mucho más que yo no pueden. Pero por alguna razón, creo que es la mejor opción.

Pero si tenemos en cuenta que nada va a cambiar, ¿por qué dices eso?

Porque estoy aburrida de doblegarme y aceptar todo lo que nos dicen desde Europa. Y las personas con más responsabilidades que yo no pueden seguir haciendo una reverencia y ya está. Si las cosas que están diciendo en la televisión realmente ocurren, estamos en un mal momento, pero estamos en un lío con cualquiera de las opciones.

Tu elección entonces ¿es más una cuestión de egoísmo?

Sí, es el egoísmo. Sigo creyendo que ninguna de las opciones tiene un beneficio práctico. No creo que Europa vaya a decirnos: "Oh, muchachos, vale, estábamos poniéndooslo demasiado difícil, pero ya que nos lo decís, os vamos a dejar en paz". Pero esto no puede seguir así. Cuando entramos en nuestra primer memorándum nos dijeron que era para evitar todo lo que finalmente ocurrió. En ambos casos, sin embargo, las cosas van a ser malas, ya lo sé.

Entonces, ¿cuál es la solución? Si "sí" y "no" son Escila y Caribdis debemos rechazar las dos opciones. Pero ¿hay una tercera vía en tu opinión?

No lo sé. No sé hablar sobre economía y política, pero creo que nadie sabe en realidad. Todo el mundo tiene su opinión, pero en realidad nadie tiene ni idea. No sé si existe una tercera vía. La solución ideal sería que perdonaran nuestras deudas. Lo mejor sería si pudiera aparecer en las casas de los políticos europeos y convencerlos de cancelar nuestras deudas. Pero esto es tan realista como obtener un resultado positivo del referéndum.

Anastasia, 22 años, empleada en una tienda de ropa

Anastasia regresó a Grecia hace más de un año después de terminar sus estudios en Inglaterra y trabaja a tiempo parcial en una tienda de ropa. El anuncio del referéndum vino cuando ella se estaba mudando, ya que ella y su novio de Inglaterra acaban de alquilar un apartamento en el barrio de Pangrati. Junto con Anastasia y su novio, Lucy, su perra también vive allí.

Vice: ¿Cómo ves las cosas a partir del lunes?

Anastasia: Intento que no me asusten. Creo que en cualquier caso, las cosas estarán mal durante mucho tiempo. Un futuro en el sentido convencional no existe. Y para encontrar un trabajo que se considere bueno, tienes que trabajar sin cobrar. Así eran las cosas antes del referéndum y así van a ser después también.

¿Así que no vas a votar hoy domingo?

Voy a votar. Ya he decidido que voy a votar No.

¿Por qué? Si no va a cambiar nada...

Sí, no va a cambiar nada, por un lado, pero por otro, ya está bien. Creo que votar "No" es una cuestión de dignidad. Es una manera de devolver el golpe.

Con todo lo que sucede en Grecia, ¿echas de menos vivir en el extranjero?

No, no lo hecho de menos. La economía está mejor fuera, por supuesto, pero yo no lo hecho de menos. He vivido en Inglaterra donde están aplicando, y se han de aplicar durante algún tiempo, la política de Thatcher y por esta razón es por la que quería irme y volver a Grecia, donde esto no sucede (risas). De acuerdo, económicamente parece lo mismo para mí, pero aquí la vida es diferente a nivel social. Hay una solidaridad entre nosotros, no ese individualismo de otros países.

¿Piensas irte de nuevo si no puedes salir adelante aquí?

Pienso en ello, pero quiero evitarlo. Me parece extraño irme simplemente por razones económicas. Obviamente, me afecta mucho esta situación, pero me resulta difícil irme de nuevo y dejar tantas cosas atrás. Yo prefiero quedarme y luchar.

Si crees que ni "sí" ni "no" van a jinfluir en tu vida, ¿qué crees que podría cambiar las cosas? ¿Cuál es la solución ideal?

En general, yo digo que deberíamos salir de la Unión Europea. Pero yo creo eso en general. Ahora mismo no sé si sería bueno. Creo que primero tenemos que cambiar algunas cosas en el país y luego salir. Pero la Unión Europea representa un estilo de vida que no encaja con los griegos.

Gracias, Anastasia.