Bipartidismo, Podemos, Partido X y gobiernos de coalición

Nos fuimos de cañas con los intelectuales de Politikon

|
may. 30 2014, 9:41am

En plena resaca por las elecciones europeas del domingo y con todos los medios de comunicación anunciando el fin del bipartidismo en primera plana, el lunes era un buen momento para presentar La urna rota, un libro que desmonta el sistema institucional español.

Los responsables de esta autocrítica nacional son los autores de Politikon, uno de los blogs sobre política y pensamiento social más notables en España. Constituido por un grupo de jóvenes procedentes del mundo académico profundamente conscientes del problema de la paridad (según reconocieron durante la presentación en Barcelona) diseccionan desde un punto de vista crítico y apartidista la actualidad de la agenda política. Dada la excepcionalidad de verles juntos en la misma sala (viven en distintas partes del globo) fuimos hasta la librería donde estaban montando el evento para poder escucharles debatir sobre política. Hacia el final nos pusimos a charlar con ellos sobre el resultado de las elecciones pero como estaban cerrando la tienda nos invitaron a acompañarles al bar de la esquina a tomar unas cañas.

Intentamos que Roger Senserrich , Pablo Simón, Kiko Llaneras y Jorge Galindo nos dieran puntos de vista encontrados sobre las recientes elecciones, pero su sentido empírico les hizo ser muy cautos (como siempre) y todos coincidieron en que es muy pronto para sacar conclusiones hasta tener los datos postelectorales del CIS. Así que lo único que podíamos hacer era beber y charlar hasta conseguir que especularan un poco.

VICE: ¿Los resultados de las europeas de anoche son el fin del bipartidismo en España?

Roger: Lo que es evidente es que los dos grandes partidos han caído pero habrá que ver si es cosa de una abstención asimétrica, donde básicamente los votantes del PP y del PSOE se han quedado en casa el día de las elecciones. Podría ser que la cosa continúe hacia un sistema de cuatro partidos similar al de las elecciones del 77, en el que tendríamos los dos grandes partidos centrados y otros dos más, uno a cada lado. Aunque eso depende de dónde quieras ubicar a UPyD, claro.

Kiko: Como estas elecciones son de distrito único se facilita mucho que tengan más visibilidad opciones minoritarias. En unas elecciones al parlamento la cosa difiere. Supongo que veremos reaccionar a los partidos mayoritarios. No creo que necesariamente signifique el fin del bipartidismo. En realidad se trata un suceso relativamente normal en la dinámica de partidos.

Jorge: No lo podemos dar por muerto porque aún tenemos un 50% de los escaños repartidos entres los dos grandes partidos. Lo que está clarísimo es que si hay dos grandes perdedores, ésos son PP y PSOE. Está claro, ellos lo han reconocido y creo que la primera conclusión es que el PSOE ha perdido estrepitosamente, y lo saben. Como ciudadano y miembro de Politikon espero que hagan algo al respecto. Parece que ya ha caído una cabeza, pero de momento solo hay un congreso a la vista así que veremos hasta dónde cae.

El segundo titular es que Podemos ha triunfado. Esta mañana he bajado al quiosco y he visto a Pablo Iglesias en las portadas de todos lo periódicos y he dicho: Vale, lo han conseguido. Como dijo otro chico de Politikon en Twitter poco antes de la campaña: Todo son risas hasta que te das cuenta de que Podemos está haciendo la campaña adecuada y tú no.

Pablo: Claramente, el PSOE ha sido el más derrotado porque ha quedado muy por atrás del PP y ha perdido votos en todas las direcciones. También creo que otros grandes perdedores han sido tanto IU como UPyD. IU porque en el mejor de los contextos posibles podía haber sacado un resultado mucho mejor pero la emergencia de Podemos la ha cortocircuitado y UPyD porque tenía mayores opciones de crecimiento y Ciutadants le ha basculado también en ese sentido.

Otro que ha perdido mogollón en estas elecciones ha sido Convergència i Unió que ha quedado como la segunda fuerza, por primera vez en Cataluña, adelantada por Esquerra Republicana. Estas elecciones señalan lo que puede ser un inicio de cambio de ciclo dentro de la estructura tradicional de nuestro sistema de partidos, hacia un sistema mucho mas fragmentado en el que habrá que llegar a acuerdos más amplios en el Congreso para gobernar.

¿Y esto es positivo?

Pablo: Depende. La mayor fragmentación tiene como ventaja que probablemente obligará a mayor transacción y a mayor acuerdo entre los grupos.  Pero también es cierto que esto puede hacer la gobernabilidad mucho más difícil, sobretodo porque es muy complicado sumar partidos de tendencias distintas.  En mi opinión el equilibrio perfecto es la existencia de gobiernos de coalición de dos o tres partidos máximo que permita sumar un polo de izquierdas o de derechas. En el caso del Congreso de los Diputados esto es difícil porque tienes que integrar, por ejemplo, en un mismo gobierno de coalición a UPyD y a PNV que son incompatibles; Podemos puede ser incompatible con el PP, etc. Esto hace la política de alianzas más complicada. Lo ideal sería una mayor fragmentación pero tampoco tan excesiva como para hacer imposible formar un gobierno.

Nadie puede discutir que la política requiere de una estrategia.  En ese sentido no han tardado en tachar la de Podemos de populista. ¿Qué pensáis de este indicio de populismo?

Roger: El populismo tiene muy mala prensa pero no siempre es malo. Tiene la virtud de forzar a los políticos que están en el poder a confrontar los problemas  directos que tiene la sociedad en ese momento así que una estrategia populista puede ser una forma agresiva de forzar a ponerte más en la agenda. Vale que estás proponiendo soluciones que no son realistas pero puede ser una buena estrategia comunicativa.

Jorge: A mí me espanta mucho, pero me espanta menos cuando sé que la política monetaria está en manos del Banco Central Europeo. Está claro que algunos ideólogos de Podemos tienen influencia e interactúan con ciertos partidos que podrían ser calificados como populistas en Latinoamérica. Pero de ahí a decir que es un partido populista aún tenemos que darles un tiempo para que luchen y se breguen. Entonces veremos qué pasa.

Yo tengo muchas reservas con Podemos y las he escrito en Politikon, pero, desde un punto de vista de la estrategia de comunicación, lo han hecho muy bien y los resultados son la prueba.

Pablo: Los partidos cercanos al espectro populista pueden obligar a los otros partidos a reaccionar y a entender que tiene que modular su mensaje. Lo que será una incógnita es cómo es su vida en las instituciones. Cuando toquen unas municipales o unas autonómicas hay que ver quiénes van a ir de cada partido, qué políticas van a ampliar, qué van a hacer a nivel local, cómo se aplica el Fuck the Troika o cómo vamos a declarar la deuda ilegítima si tienes que asfaltar una calle. Otros partidos pequeños como UPyD ya han tenido problemas para expandirse territorialmente evitando que se le colaran gorrones.

Roger: Si tuviera que apostar yo diría que es probablemente un populismo más vacío de lo que parece. Que realmente no tiene una agenda reformista seria pero, bueno, es mi prejuicio más que otra cosa.

Pero su éxito no puede ser simplemente el resultado de un indicio de populismo en su discurso.

Pablo: Su estrategia ha sido magistral. No solo durante la campaña si no todo el desarrollo previo. Creo que tal como lo han enfocado con la idea de comprobar, siendo como es un partido de notables, es decir, una persona conocida que se articula en torno a una plataforma que surge y emerge tras el rechazo de IU a abrir un proceso mucho más amplio de primarias, o que permitiera una coalición más amplia de electores, yo creo que ha sido muy exitosa. No solo por que ha planteado la estrategia de los de abajo contra los de arriba. Ha transgredido el eje izquierda-derecha para decir: vamos contra la casta, los dos grandes partidos. Además ha sido muy buena a la hora de evitar asustar a los votantes.  No hemos escuchado nada sobre Venezuela, ni sobre subir los impuestos, simplemente se han centrado en la idea de que somos los de abajo contra los de arriba, nosotros vamos a obligarles a salir del sistema, y eso es un poco el móvil que ha tenido y que ha sido muy eficaz.

A nivel de comunicación es una paso adelante. Ellos saben que sus nichos de electores son básicamente tres: gente descontenta con IU o ex votantes del PSOE; nuevos votantes y gente joven, y movilización de la abstención, gente que tradicionalmente esta ligada con movimientos sociales y que nunca se ha mojado por ningún partido. Esa gente se mueve a través de canales alternativos de comunicación, redes sociales, etc. Será más complicado cuando quieran permear a gente de más edad, entonces tendrán que generar una campaña comunicativa más amplia, pero no olvidemos que un activo súper importante es que Pablo Iglesias es muy conocido gracias a los medios a la televisión. Es algo que ha ayudado y han sumado a la estrategia. Poner su cara en las papeletas no ha sido casual.  En mi opinión los demás partidos se han quedado muy atrás.

¿Qué pensáis del resultado del Partido X, una de las novedades más interesantes de estos comicios?

Jorge: El Partido X parte de una premisa imposible de casar. Al mismo tiempo asume que hay una casta, una elite, que nos ha llevado a este punto y que no representa a la mayoría de las personas y que esta gente nos ha robado la democracia. Sin embargo a la hora de dar soluciones hablan de democracia directa, democracia participativa y de una asesoría técnica, gente que sepa lo que está haciendo. Están intentando mezclar al mismo tiempo la idea de que hay una casta, de la cual hay que liberarse, con la idea de  que necesitamos poner a técnicos en el gobierno pero seleccionados a través de canales participativos.

Si el Partido X dice al mismo tiempo que tenemos una casta que nos ha quitado el poder y que vamos a darle el poder a los técnicos, es reconocer a la casta pero renunciar a eliminarla.  Lo realmente apropiado sería ir a por ella, asumir que la casta es un conflicto.  Eso es lo que ha hecho Podemos.  Han asumido claramente la existencia de un conflicto redistributivo y que utilizarán todos los dispositivos a disposición para acabar con ella.  Claros, directos y jerárquicamente organizados.  El Partido X, sin embargo, no lo hizo así.

¿Entonces esto anula las premisas del Partido X, a saber, las asociaciones ciudadanas y de la comunicación en red?

Jorge: Las de la comunicación en red sí.  Desde que tenemos redes sociales y blogs hay mucha gente que piensa que al incrementar los nodos de la red, la jerarquía al nivel de difusión de información y la distribución van a dejar de existir. Y por supuesto eso es mentira, al fin y al cabo, informarse sigue siendo costoso.  Aunque han desparecido las barreras para hacerlo y han bajado los costes para generar información, el tiempo que tenemos cada uno de los individuos es el mismo.

También tuvo un resultado notable IU, que triplicó sus escaños en Europa, pero es obvio que Podemos les ha reventado el resultado ¿Cuáles son las diferencias entre Podemos e IU?

Jorge: Para Podemos usar el concepto de casta y la idea de que nadie está haciendo lo que hay que hacer tiene lógica desde un punto de vista estratégico. Lo que dicen es “somos los últimos en llegar y somos los más puros”.  Habrá que verlo porque tan sólo llevan cuatro meses.  Pero lo que sí sabemos es que han llevado adelante una estrategia que IU no ha sido capaz de desarrollar en todos los años que llevamos de crisis. Ellos han podido porque llevan poco tiempo. Se perciben como outsiders dentro del mundo político, así que es muy fácil desarrollar este discurso de “somos ajenos a la casta y venimos a poner aquí los puntos sobre las íes”.

Sin embargo en términos de programa económico, ellos lo admiten y ahora IU lo subraya, la cercanía es grande. Cosa que es cierta pero es que la diferenciación de Podemos con IU no está tanto en las propuestas económicas, no en vano gran parte del sustrato de IU es el Partido Comunista, si no en la organización y en la forma de comunicar.

Podemos ha hecho una campaña clásica en el sentido de que se patearon ciudad por ciudad, pusieron un tío en los medios de comunicación, pusieron su cara en las papeletas, etc.  Pero han sido también capaces de conectar con la juventud y la falta de expectativas y de oportunidades, que parece, a falta de tener datos de exactamente quién ha votado a Podemos, que ha resultado bastante efectivo.

¿Y ahora qué cabe esperar de la política española?

Roger: En las elecciones del domingo hay señales que puedes leer en dos sentidos. O finalmente el electorado está reaccionando y por lo tanto los políticos van a tener que reaccionar. O bien puedes interpretarlas como que ¡oh dios! el electorado está votando al peronismo y el populismo más cutre y no vamos a llegar a ninguna parte.

Yo diría que hay más motivos para el optimismo que para el pesimismo y que los dos grandes partidos han renunciado a renovarse. No han cambiado la agenda y ahora van a ver finalmente que los votantes están pidiendo cosas distintas.  En el PSOE, Rubalcaba ha saltado de un puente, pero aún falta ver qué van a hacer. En cuanto al PP, cuando estás en el poder es más difícil renovarse pero supongo que si no son estúpidos cambiarán el tono. Pero bueno, también me puedo imaginar un escenario catastrófico.

Pablo: Yo ya estoy un poco cansado de decir que las cosas van a ir mal y que la gobernabilidad siempre ha sido un problema. Llevamos con gobernabilidad perfecta en el Congreso los últimos 35 años y las cosas tampoco han mejorado mucho. Vamos a probar con no ser gobernables durante una legislatura a ver si, con nuevos temas sobre la agenda, se mueve un poco el asunto y empezamos a despolitizar determinadas instituciones, a hacer determinadas reformas en el sistema electoral, que pueden ser muy interesantes y que, de otra manera, no estarían sobre la mesa. Vamos a darle una oportunidad a un nuevo sistema de partidos.

Más VICE
Canales de VICE