FYI.

This story is over 5 years old.

arte

¿Qué pasaría si los humanos tuviéramos cabeza de pez?

No sabemos si alguna vez te habías imaginado esto, pero creemos que puede ser bastante divertido...
30.11.16

Ilustración x Regina Desentis

Cabeza de Pez

¿Te sientes bien? Desde hace rato tienes cabeza de pez. ¿Y por qué me lo dices hasta ahora? Perdona, es que pensé que te molestarías. Pues claro que me molesto, aún más cuando no me avisas. Ya decía yo que la gente estaba viéndome raro, qué vergüenza, espero que a ti también te dé pena. No, no te enojes. ¿Y desde hace cuánto la tengo así? Como una media hora; te cambió un poco después de terminar el postre. Maldición, ¿qué habrá sido? ¿Crees que sea buena idea ir al baño para verme en un espejo? No, no es necesario, nadie lo notará. ¿Que nadie lo notará?, ¿cómo puedes decir eso? Maldita sea. No me hables así. ¿Pues cómo quieres que te hable? Pues no sé, pero no seas grosero. ¿Grosero yo? Mejor no te hubiera dicho nada. Discúlpame, mejor dime qué tipo de pez parezco. Yo no sé de esas cosas, pero creo que es como esos que tienen las personas en sus oficinas; ya sabes, los de color naranja que parecen trofeítos ejecutivos. ¡Demonios!, me hubiera gustado que fuera uno con rayas de cebra, algo más elegante. Oye, es que también quería decirte otra cosa. Sí, lo que quieras, pero espera un momento, solo voy al sanitario a verme al espejo y tomar una aspirina o algo así. No, es importante. Está bien, ¿de qué se trata? Es que me gustaría que termináramos. ¿Nosotros?, ¿tú y yo? Sí, tú y yo. Pero, ¿por qué?, ¿es por mi cabeza de pez? No, no es eso. Dímelo, es que no lo entiendo. Lo que pasa es que desde hace algunos meses… ¿Meses? ¡¿Meses?! No puedo creerlo. No te pongas así, contigo no se puede hablar. ¿Hablar? Maldita sea. Por favor no te pongas grosero. Terminar, terminar. ¿Es por alguien más?, ¿alguien más que no tiene cara de pez? No, no empieces con eso. Ya sé, es el tipo ese, el idiota que te llama para los pendientes del “trabajo”. No, no digas estupideces.

Publicidad

Seguramente él, si tuviera cabeza de pez, sería un maldito pulpo. Los pulpos no son peces. Me importa un carajo si son peces o no. Pues debería de importarte, y fíjate que no sería un pulpo. ¿Ves? Estás defendiéndolo. Pues es mi amigo. ¿Amigo? Sí, claro, “amigo”. A otro con esas pendejadas. Pues fíjate que ya no quiero volver a verte, pez de estanque barato. Pues yo tampoco a ti, estúpida ballena. La ballena es un mamífero, y a esta ballena le vas a llorar mares, idiota. Espera, no te vayas… maldita ballena.

¡Mesero, la cuenta y un vaso con agua, por favor! ¿No prefiere una tina para sumergir la cabeza?

¿Quieres leer más de José Jaridnero y otros autores contemporáneos? Visita Novelistik.

Relacionados:

Los hábitos para escribir del hedonista Jack Kerouac

El excéntrico recetario erótico de Salvador Dalí será reimpreso

¡H.P. Lovecraft llega al mundo del animé!