FYI.

This story is over 5 years old.

Olvídense de los jets privados, el Madison Square Garden es el nuevo símbolo de estatus entre los DJs

¿Qué significa que incluso para Skrillex y Diplo sea difícil llenar el Garden?
10.1.15

Si vives en Nueva York, y tienes el infortunio de encontrarte atorado en el centro cerca de la noche de año nuevo, probablemente hayas visto montones de "ellos", apiñados en cada esquina. Ellos: esa clase específica de turistas que llegan a pasar el año nuevo con Phish en el Madison Square Garden.

A primera vista, esta tribu de peludos nómadas podría ser confundida fácilmente con turistas amigables del Medio Oeste de los Estados Unidos; algunos de los más drogadictos están a una aguja de ser punks de alcantarilla. Pero gracias a la amada tradición hippie de las bandas de jams por tocar en el Garden cada noche de año nuevo, sus dedicados seguidores han realizado peregrinaciones masivas hasta acá cada mes de diciembre. Hasta el año de 2014.

Publicidad

Como se reportó el año pasado, Phish decidió trasladar a su "phamily" a un estadio incluso más grande para recibir el 2015 – el American Airlines Arena de Miami. Eso dejo al Madison Square Garden listo para ser tomado. Jack Ü, el leviatán de la música dance del mainstage conformado por Skrillex y Diplo, se abalanzó y lo tomó. Si alguien iba a tomar el codiciado trono de año nuevo en el Garden, sólo podría ser el bromance más grande en el mundo de la música dance.

Phish en el Madison Square Garden en 2011 (Foto por Dave Vann)

Algunos fans de Phish no estaban contentos. De hecho, uno de ellos, un columnista de la sección musical de PolicyMic, estaba tan agobiado por el cambio que escribió una publicación titulada: "Diplo y Skrillex no pueden hacer lo que Phish hace cada año nuevo".

Te ahorraremos la lectura. El chiste del artículo es algo así: Phish ha agotado las entradas para sus shows en el Garden desde 2010. Usualmente venden 72,000 boletos en menos de diez minutos. Por otro lado, Jack Ü nunca ha alcanzado esa magnitud. Por lo tanto "El EDM podría no ser el innegable futuro de la música que muchos pensaron". Oh, y, "Ya sea que Phish sea o no tan relevante como alguna vez fueron, es reconfortante saber que existe aún una presea mayor situada sobre los instrumentos de verdad que sobre los DJ sets".

Ignorando la monserga de que "los DJs no tocan instrumentos de verdad" que ya hemos escuchado con el bocado en la boca durante la cena de navidad, dicha por tu tío calvo, repasemos rápidamente algunos de los factores que convierten el pensamiento de "¡Phish es lo mejor!¡El EDM apesta!" en algo completamente irrelevante.

Publicidad

Primero, tenemos el hecho de que el estadio no tiene un número fijo de asientos. Los promotores tramposos a veces restringen toda una sección para que puedan decir que un show fue "sold out" con fines promocionales. No estoy diciendo que Phish haga eso. Digo que un "sold out en el Madison Square Garden", no siempre significa lo mismo.

Segundo, Phish ha sonado durante casi tres décadas. Eso es más que Skrillex y Diplo combinados. Eso es más que lo que ha vivido Skrillex. Esto significa que los fans de Phish se extienden a través de varias generaciones, y que han tenido tiempo de construir un grupo de seguidores bastante extenso y leal, Jack Ü es una agrupación relativamente nueva, formada hace menos de dos años y adorada por una subsección de gente que (¡vamos, aceptémoslo!) nació durante o después de la administración de Clinton.

Tercero, existe la cuestión de la competencia. Los fans de las bandas de jams tienen algunas opciones además de Phish en el Madison Square Garden si quieren recibir el año nuevo en medio de un montón de confeti, neblinas púrpuras y un espectáculo insólito. Pero el 31 de diciembre es la fiesta cúspide para la gente de la música dance. Este año, Jack Ü compitió con Disclosure en Pier 94, Sebastian Ingrosso en Marquee, y el maratón de 36 horas de techno de Output, y un montón de raves en bodegas. De hecho, el hit de Jack Ü, "Take Ü There", fue tocado probablemente en cada uno de esos lugares. En otras palabras, los fans de la música dance eran como fetichistas de pies en una tienda de medias: consentidos por decisión propia.

Así que abordemos el asunto real aquí, el cual es que, el Madison Square Garden se ha convertido en el más reciente símbolo de status para los DJs de primer nivel con sed de aceptación en el circuito mainstream. Durante los últimos seis meses, un desfile de artistas dance de alto perfil se han lanzado a sí mismos en el Garden, incluyendo a Hardwell, Above & Beyond, Eric Prydz, y Bassnectar (Armin Van Buuren, Markus Schultz y muchos más han tocado ahí en años anteriores). Fuera de este grupo, sólo Armin, Bassnectar y Above & Beyond han sido capaces de llenar la casa. Otro de los pesos pesados, Steve Aoki, tuvo que reagendar calladamente su show en el Garden en julio, luego de quejas con respecto a la fecha de lanzamiento álbum y una reportada deslustrosa venta de boletos.

De acuerdo con los equipos tanto con Skrillex como de Diplo, tocar en el Garden estaba determinado a ser parteaguas – un signo de que el "EDM" por fin había llegado a las ligas mayores. (¿Cuánto tiempo lleva la gente diciendo esto?) Andrew McInnes, un socio en la firma de management de Diplo, TMWRK, admitió ante el Wall Street Journal que dejaron dinero sobre la mesa al no tocar en un megaclub de Las Vegas en la noche de año nuevo. Pero tocar en el Garden le dio a Skrillex y a Diplo algo más valioso: un caché cultural. Además, recibirán dinero de muchas otras formas, como toda la prensa positiva por parte de la máquina mediática de la ciudad de Nueva York que finalmente eleva los honorarios de los DJs cuando salen de gira. Finalmente, el manager de Skrillex, Tim Smith lo pone en palabras más claras: Tim Smith lo pone en palabras más claras: "se trata más acerca del simbolismo que del negocio".

Aún así, tal vez ese fan de Phish tenía un punto válido, a pesar de su patada de ahogado. El hecho de que Jack Ü no llenara el Garden es un signo de que la música de los DJs no está completamente cómoda en las arenas gigantescas. Debido a sus rígidos acomodos de asientos y dancefloors relativamente pequeños, los estadios son más adecuados para géneros como el rock, pop y el country o eventos como exhibiciones caninas – mientras que los DJs necesitan espacio para que sus audiencias bailen. Es por esto que la música dance ha florecido en los festivales musicales, clubes y raves. Si los DJs han fijado la vista en la conquista de arenas deportivas masivas como el Madison Square Garden, entonces van a jugar un juego totalmente distinto. Y van a tener que competir, algunos de ellos no lo tomarán a la ligera. Aparentemente, eso incluye a los seguidores de Phish.

Michelle Lhooq de manera aleatoria tiene conocimiento del lenguaje de manos secreto de Phish @MichelleLhooq