FYI.

This story is over 5 years old.

Cómo los jardines modificados pueden reemplazar la seguridad en aeropuertos

Las plantas detectarán contaminación, drogas, enfermedades y más.
14.10.14

La insoportable experiencia de pasar por la seguridad de un aeropuerto puede que algún día sea tan agradable como caminar por un jardín. Un jardín genéticamente modificado quizás, pero un jardín al fin y al cabo.

Se cree que las plantas tienen el potencial de reemplazar sensores y aparatos electrónicos, lo que suena muy demente.

June Medford, pionera en biología sintética, dice que ya es tiempo de aprovechar las habilidades naturales de percepción que tienen las plantas y vincularlas con los genes de otros organismos. Esto permitirá crear ficus que descubran bombas o drogas, helechos que detecten (y luchen) contra la contaminación y otros ejemplos.

Publicidad

"Todos pasan por un detector de metales cuando nos revisan en un aeropuerto. Esto es muy lento. Mi visión es que caminarás por un jardín y unas webcams monitorearán las plantas para ver si han detectado algo" me dijo Medford en una entrevista telefónica.

Esto sucede con los organismos vivos. Una vez que entiendes las reglas es como todo lo demás

"Las plantas no son capaces de identificar lo que lleva un individuo en particular, pero si pasan 10 personas al mismo tiempo y se detecta algo, puedes revisarlos en detalle" agregó.

Desde hace años que Medford, investigadora en la Colorado State University y una de las primeras en investigar este campo, ha estado programando plantas para que sirvan como centinelas.

Ella está modificando el gen de una planta conocida como arabidopsis para que cambie de color cuando detecta TNT o ciertos contaminantes (los sensores naturales de las plantas pueden ser hasta 100 veces más sensitivos que en los perros). Otros han estado trabajando en plantas que le digan a los granjeros cuando han sido infectadas por ciertos patógenos.

Medford dice que esto es sólo el comienzo.

"Con los aparatos electrónicos sabemos el camino que hubo desde los computadores de Turing a la calculadora y el iPhone. Tomamos partes estándar que eran predecibles, las mejoramos y las producimos en masa" dice. "Eso es justamente lo que queremos hacer con los organismos vivos. Una vez que entiendes las reglas es como todo lo demás".

Publicidad

¿Qué es un código genético? se pregunta Medford: un set de instrucciones o un cajón donde se pueden poner nuevos componentes. Con las nuevas técnicas de edición genética como CRISPR, modificar una planta (o lo que sea) es más fácil que antes.

"Al igual que los circuitos que pueden ser reutilizados en muchos aparatos electrónicos, como teléfonos celulares o aviones, los componentes de la biología sintética (los genes) deberían funcionar de forma predecible en distintos circuitos sintéticos y plantas" escribió Medford y una colega en un nuevo estudio publicado en Science.

Si bien la controversia todavía rodea a los organismos modificados genéticamente que comemos, Medford dice que muy pronto las plantas centinela serán necesarias en nuestro medio ambiente.

Los materiales utilizados en aparatos electrónicos y sensores son sacados desde la Tierra y casi siempre alimentados por combustibles fósiles, lo que ella ve como un gran gasto insostenible en el tiempo. Para crecer una nueva planta centinela sólo se requiere plantar una semilla.

"Creo que podemos comenzar a hacerlo esta década y deberíamos hacerlo agresivamente" dice. "Necesitamos una nueva forma de detección para que salvemos nuestro medio ambiente en vez de destruirlo".

Las plantas modificadas pueden ser conectadas a sistemas electrónicos con internet donde una webcam, por ejemplo, puede ser programada para ver los cambios de colores en las plantas antes que sea visto por el ojo humano, lo que accionaría una alarma. Algo muy parecido a lo que hacen los detectores de metales de hoy.

Pese a que se podría estar haciendo esto en masa en 5 años, hay muchos problemas que resolver. Si bien el trabajar con genomas ha sido bastante estudiado, hay mucho de ensayo y error en la modificación de plantas.

Y también la gente que hace este trabajo está un poco loca.

"Soy la única lo suficientemente loca como para trabajar con plantas. Las plantas son más difíciles y lentas (que trabajar con bacterias)" ella dice. "Como todo, es mucha investigación. Vas dos pasos para adelante y dos para atrás. Estas tanteando tu camino en la oscuridad".