FYI.

This story is over 5 years old.

Este escritor de galletas de la fortuna decide retirarse por falta de creatividad

Durante 30 años Donald Lau escribió los mensajes de las galletas de la fortuna, pero ahora el público quiere mensajes más simples.

A Donald Lau se le acabaron las ideas.

Durante 30 años, Lau ha trabajado como Jefe de Redacción de Fortunas (así como Jefe de la Oficina de Finanzas) para Wonton Foods, la compañía ubicada en Brooklyn que afirma ser el proveedor más grande del mundo de galletas de la fortuna.

Pero lo que solía ser sencillo para Lau, ahora es una tarea titánica. Lau está sufriendo lo que se conoce como bloqueo artístico.

Publicidad

En conversación con TIME, Lau dijo que solía escribir 100 fortunas o presagios al año —lo cual, siendo honestos, no parece una gran cantidad—, pero ahora apenas puede producir dos o tres al mes. Y no es solo que a Lau se le esté acabando la inspiración; el mundo de las fortunas está cambiando.

Cuando Lau empezó a trabajar en los 80, el trabajo como escritor de fortunas era solo eso: escribir fortunas. Ahora, parece que los comensales miran las galletas no en busca de predicciones para el futuro, sino más bien en busca de aforismos New Age. Sí, la generación de #bendiciones está exigiendo que hasta sus galletas tengan un nivel intelectual más bajo.

**LEER MÁS: *Las galletas chinas de la fortuna no son chinas***

Lau simplemente no es tan bueno para las fortunas amables que exige la nueva escuela como lo es James Wong, sobrino del fundador de la compañía. De manera que Lau ha cedido sus responsabilidades, así como una pluma de jade ceremonial, en manos de la nueva generación, o eso nos imaginamos.

Para quienes estén familiarizados con el mundo de la creación de fortunas, tiene tiempo que este cambio se está presentando. Constantemente Wonton Foods ha buscado formas de mejorar sus mensajes de la fortuna para una audiencia joven. Incluso han intentado conseguir fortunas por parte del público en línea.

Y luego hubo una breve corriente de mensajes "honestos" —imagínalo como un periodo de tedio existencial de Wonton Foods —buscando capitalizar el mercado de millennials aficionado al humor negro y la ironía. Lograron manejar el asunto como era de esperarse, el New York Times describió el desastre resultante como un "desafío publicitario". (Aquí un ejemplo: "Se te escapó de las manos. Es momento de conseguir ayuda profesional").

Incluso una mujer como sacada de un episodio de The Simpsons se quejó de que una galleta de la fortuna que le prometía a su esposo un romance durante su próximo viaje de negocios lo estaba orillando a engañarla.

LEER MÁS: China no entiende el concepto de la comida china americana

Si bien para los fanáticos del arte escrito parece que los días se pondrán aún más oscuros, Lau no parece estar demasiado amargado. Quizá esté a punto de ceder su título de Escritor en Jefe de las Fortunas, pero mantendrá el puesto de Jefe de la Oficina de Finanzas.

De manera que la próxima vez que recibas una galleta de la fortuna que te diga la definición de "namaste", asegúrate de mandar tu carta molesta a la persona indicada, y recuerda, nada de esto es culpa de Donald Lau.