Conoce al MC brasileño, Bin Laden, el “demente” que solo quiere ir a los Estados Unidos

¿Es la estrella viral "el más grande villano del siglo" o sólo un chico de 22 años de un pobre vecindario que le fue bien en la vida?
24.7.16
Photos by Caio Kenji

Sigue a THUMP México en Facebook


Este artículo se publico originalmente en THUMP EUA.

Foto por Caio Kenji

Si alguna vez intentan encontrar a MC Bin Laden, les deseo suerte. El mes pasado, entre su gira europea y la preparación para su primera aparición en Estados Unidos –que estaba pautada para esta semana en el Warm Up del MoMA PS1 y en la GHE10GOTH1K– el MC de funk brasileño apenas tuvo tiempo para descansar, y ni mencionar para hablar conmigo. Cuando finalmente nos reunimos el pasado miércoles 20 de junio, la cara con la que me encontré no era la misma cara feliz que pone para sus fans en sus videos diarios de Facebook. Si están pensando "¿cómo alguien llamado Bin Laden podría tocar en Nueva York?", tienen razón, no lo hará. Le negaron la visa… De nuevo.

Aunque el nombre del MC Bin Laden puede sugerir que es un sujeto peligroso con tendencia a causar controversia, está muy lejos de eso. En persona, este chico de 22 años da la impresión de ser un adorable bromista de tiempo completo que alterna letras explícitas con canciones inofensivas que hablan de beber en vasos gigantes, todo casi rozando en las tonterías. Con su cabello teñido mitad rubio y su dominante presencia en las redes sociales, MC Bin Laden es la voz del tipo de juventud brasileña que la clase alta –y los medios musicales– usualmente optan por ignorar; un tipo de juventud que no lucha por cambios políticos, sino por la diversión eterna. Aun así, sus problemas recientes de visado sugieren que hay barreras que la audiencia americana, o al menos las autoridades americanas, no están dispuestas a cruzar, sin importar cuán graciosas parezcan.

Hasta el martes 19 de junio, Bin Laden, cuyo nombre real es Jefferson Cristian dos Santos Lima, estaba más que listo para viajar a los Estados Unidos. Sus documentos para la visa habían sido entregados por un representante en los Estados Unidos, sus maletas estaban hechas y el boleto, comprado; pero a última hora, el Consulado Americano en São Paulo llamó para pedir una última cosa: un examen de drogas, algo insólito para los brasileños que viajan a EEUU. Ya había pasado con Kate Moss, Amy Winehouse, Nigella Laswon y Russel Brand– quienes ya habían admitido haber usado drogas antes. Bin Laden, quien es cristiano evangélico –la religión de tendencias conservadoras de mayor crecimiento en Brasil– insiste en que está limpio, pero no tuvo tiempo suficiente para hacerse el examen antes de su vuelo, lo que no le dejó más opción que la de cancelar sus shows en Nueva York.

"En una entrevista previa con el Consulado, me preguntaban constantemente sobre mi video 'Bin Laden Nao Morreu' (Bin Laden no está muerto), que a qué me refería con eso. Les dije que sólo era una broma, una movida estratégica que hice a principios de mi carrera. Ahora estoy en otro nivel, pero creo que no lo entendieron", me contó el MC.

"Es un gordito que lo ha hecho bien en la vida. No hay nada que deba causar desagrado". –Gustavo Gomes, de Marginal Men.

Esta no fue la primera vez que le niegan la entrada a los Estados Unidos a Bin Laden. En marzo del año pasado, luego de reunirse con Diplo en São Paulo y de grabar con el productor portugués Branko en agosto, planeaba hacer una minigira en los EEUU. El plan se cayó cuando su gran séquito aplicó para la visa de turista. Según Bin Laden, el consulado rechazó las aplicaciones sin dar explicaciones.

Pero Bin Laden cree que la tercera es la vencida –su equipo ya está trabajando en la reprogramación del show en el Warm Up. "Para mí, ir a Nueva York es un sueño hecho realidad. Nunca pensé que lo haría, pero ahora tengo que ir. Y hasta haré un video allá. ¿Te imaginas? ¿Un video de Bin Laden en Nueva York? El mundo se va a parar, hermano", bromea mientras se apura a explicar que no se refiere a nada malo. "Sólo quiero ver la Estatua de la Libertad y pedir por la libertad de mis amigos encarcelados".

La música de Bin Laden se caracteriza por sus letras controversiales cantadas sobre un beat ametrallante y sonidos sampleados que van desde motocicletas, gatillos de armas y hasta ladridos de perros. En el single de 2014, "Passinho do Faraó", uno de sus amigos marca el ritmo repitiendo 'Tumba/ tumba/ tumba' sin parar, mientras Bin Laden rapea que "el faraón salió de la tumba". "La letra no tiene sentido; es como si estuvieran bromeando entre ellos, luego alguien tiene una idea y horas después se convierte en una canción", dice Renato Barreiros, quien dirigió dos documentales sobre el funk ostentaçao en São Paulo. "Pero Bin Laden hace énfasis en la fonética, y así las canciones se hicieron universales, no necesitas entender portugués".

Relacionado: Conversamos sobre "Atlas" de Branko y la apropiación cultural de la música club global

Aunque las letras de Bin Laden a veces se inclinen a la fanfarronería ofensiva ("Me estoy chingando a esta chica famosa de Instagram", de "Famosinha do Instagram"), el joven MC da la impresión de ser un chico humilde que se apegó a su imagen de chico malo para impulsar su carrera. Nacido en una familia empobrecida en el barrio de clase baja Vila Progresso, ubicado en al extremo este de São Paulo, comenzó a rapear en medio de su adolescencia con el nombre artístico de MC Jeeh 2K. En febrero del 2014, lanzó "Bin Laden Nao Morreu" con el sello y agencia de management KL Productora, cuyo dueño, Emerson Martins, notó rápidamente cómo la canción estaba pegando en los Fluxos –un tipo de fiesta muy común en las favelas. Así que le dijo al MC que cambiara su alias a "Bin Laden", para así capitalizar la fama del single.

Conocida entre los miembros del crew como "La Oficina", el estudio y sello, KL fue fundado en el 2013, cuando el funk ostentaçao era la norma.

A finales de los 90 y principios de los 2000 el funk ostentaçao se derivó del funk carioca, un género fuertemente influenciado por el Miami bass y encabezado por DJ como Marlboro. Pero, mientras que el carioca se enfocaba en el DJ, el funk ostentaçao cambió el foco al MC, y fue popularizado por MCs como Guimé, quien cantaba sobre cosas caras y lo increíble que era la vida de los ricos y famosos.

"[La música de Guimé] dejó de resonar entre su audiencia original, la gente que vivía en barrios pobres y favelas y que no podían pagar las cosas de las que hablaba en sus canciones", explica Barreiros. "Y luego aparece Bin Laden". Aunque otros MC de ostentaçao conducían carros caros, Bin Laden se mantuvo fiel a sus raíces humildes. "Incluso cuando tuvo su primer hit, 'Bololo Haha', siguió posteando fotos [en sus redes sociales] de él montado en el bus", dice Barreiros.

"Sólo quiero ver la Estatua de la Libertad y pedir por la libertad de mis amigos encarcelados". – MC Bin Laden.

Bin Laden habla de drogas y sexo en su música, lo que lo asocia con otro subgénero llamado funk proibidão, que es marcado por letras tipo gansters que hablar sobre lo difícil de la vida. Si bien se rumoraba los cantantes y DJ de funk proibidão tenían lazos con el crimen organizado local en los 90, la actual generación de artistas más bien parecen ver esta imagen de chico malo como un chiste.

"Esta nueva ola de Proibidão era simplemente caricaturesca. Estaba MC Kauan, que se llamaba a sí mismo The Joker, y luego estaba Bin Laden, a quienes estos chicos ven como el villano más grande del siglo", dice Barreiros. Aunque la escogencia de su nombre puede sonar insensible, también es irónica. Cuando se considera que Bin Laden creció en un área extremamente pobre, donde tenías que ser inteligente con las palabras y suficientemente agresivo para valerte por ti mismo, tal vez sea menos sorprendente que haya adoptado esa personalidad llamativa, al presentarse en videos como "Bin Laden Não Morreu" y shows en vivo con bailarines de respaldo vestidos de terroristas y hasta un actor disfrazado de Bin Laden con una larga barba blanca.

"Su nombre es desafortunado; pero eso es lo que pasa: escoges un nombre al comienzo de tu carrera y luego no hay vuelta atrás". –Branko.

Pero, aparte de estas artimañas, la música de Bin Laden tiene muy poco que ver con el terrorista que le da nombre a su alias. Discutiblemente, su hit más exitoso es "Tá tranquilo, tá favoravel". Si se toma literalmente, el título se traduce como: "está tranquilo, está favorable", pero eso no captura del todo el sentimiento del track; ese sentimiento de bienestar que se tiene durante las fiestas incluso si tu vida no está tan bien fuera de ella. En la canción, Bin Laden le pide a la gente que hagan "la señal de Ronaldinho" –el gesto de manos del jugador de fútbol brasileño, la señal de "hang loose". "Algo gracioso pasó cuando tocamos ´Tá Tranquilo' en Lisboa el mes pasado", le cuenta a THUMP Gustavo Gomes, mitad del duo de DJ, Marginal Men. "Algunas personas se sabían la canción, pero algunos británicos confundidos comenzaron a hacer el hang loose porque esperaban que pusiéramos 'Hotline Bling'".

El año pasado Bin Laden y Marginal Men se juntaron en el estudio de Red Bull de São Paulo para grabar un track llamado "Louca" para el nuevo álbum de Branko en Enchufada, Atlas. "Creo que era su primera vez en un estudio tan grande, pero eso no le prohibió adueñarse de él tan pronto como entró –bromeando con todos y luego enfocándose en el trabajo cuando llegaba el momento de cantar", recuerda Gomes. Atlas se lanzó en una fiesta de Boiler Room donde Bin Laden tocó en septiembre del 2015. La energía que emanaba Bin Laden durante ese show es una ventana que explica su atractivo. "Todos los clubes donde toqué en Europa estaban llenos. La gente no podía para de cantar y saltar. Creo que no están acostumbrados a ver un muleque doido ("demente") como yo", bromea Bin Laden.

Relacionado: Noche de tacos y fiesta con Branko en Monterrey

"Puede parecer que no tiene idea de nada, pero no es verdad. Está completamente al tanto de cómo debería actuar en cada lugar donde está. Si tiene que actuar como un loco, lo hace, y la gente lo ama por eso", explica Gomes. Para Branko, el hecho de que Big Laden sea uno de los primeros MC de funk en São Paulo proyectándose internacionalmente es fácil de entender. "Él es un artista que entretiene a la gente, y es muy bueno en eso. Su voz es más suave que muchas otras, es más familiar [comparado con otros MC], siempre está ahí para sus fans y encaja con el sonido global de bass que ha estado apareciendo en todo el mundo", dice.

"Su nombre es desafortunado, sí", añade Branko sobre el tema que nadie toca. "Pero esto es lo que pasa: escoges un nombre al principio de tu carrera y luego no hay vuelta atrás". Tomando esto en cuenta, el mismo Branko cambió su nombre de J-Wow en el 2013 por culpa de la Jwoww de Jersey Shore. Reflexionando, Branko piensa que el mundo está listo para alguien con un nombre tan controversial como MC Bin Laden. Gomes concuerda: "Es un gordito que lo ha hecho bien en la vida. No hay nada que deba causar desagrado."

Sentado en un sofá en la sede de KL usando chanclas y bling dorado que trajo de Europa, la tristeza sobre la negación de visa desaparece rápidamente. "Sabes, estoy un poco triste hoy, pero al mismo tiempo estoy contento porque acabo de conocer a unas chicas que viajaron dos horas para verme. Siento como si tengo una familia en mis fans y eso es todo lo que necesito. Eso y hacer música", me dice Bin Laden mientras saca su teléfono para ponerme una nueva canción que acababa de grabar en su estudio casero. Antes de que presione play, le pregunto si es sobre todo este asunto de Nueva York. Me dice que no y sonríe. "Pero me acabas de dar una muy buena idea".

Más tarde ese día, Bin Laden posteó un video en su canal de Youtube con una rima barata: "Aiaiaiai aiaiaiaiai aiaiaiaiai a Estátua da Liberdade eu não vou conhecer mais" –"Ya no voy a conocer la Estatua de la Libertad".