El regreso al futuro de El Último Vecino
Foto vía el Facebook de El Último Vecino

El regreso al futuro de El Último Vecino

Hablamos con Gerard Alegre sobre 'Parte Primera’, sobre la necesidad de mirar al futuro, del trap como nuevo pop y de olvidarnos del vinilo.
04 Septiembre 2018, 4:33pm

Que Gerard Alegre me reciba en su estudio, ya que ahí es dónde va a pasar la mayor parte del día, es sin duda una buena señal. Significa que dentro de la cabecina del líder de El Último Vecino hay algo ocurriendo, que los engranajes se mueven. Y vaya que lo hacen. Dos años después del aclamado Voces, y un par después de catapultar toda Barcelona y medio mundo a la pista de baile con su disco debut, El Último Vecino han vuelto al ruedo con Parte Primera, seis nuevas canciones que vieron la luz en marzo de este año.

También acaban de terminar una pequeña gira española en la que colgaron más de un sold-out, en febrero viajaron a Colombia por primera vez y luego abrieron la segunda jornada del Primavera Sound. Pero no terminó ahí. “Cuando te vayas”, me confesó Gerard durante nuestra charla, “vendrá un productor, que aún no puedo decir quién es, a echarme una mano con algunas canciones.” Parecer que tenemos pop para rato.

En la música de El Último Vecino se respira un inconfundible aire retro. Los célebres bailoteos a lo Ian Curtis de su frontman acompañan canciones que no tienen problema en hacer gala de su espíritu ochentero, de su inspiración en grupos como The Smiths y OMD, como Aviador Dro y El Último De La Fila (“el mejor grupo del mundo”, en palabras de Gerard). Con estas premisas, uno podría pensar que Gerard es alguien constantemente vuelto hacia el pasado. Nada más lejos de la verdad.

En nuestra charla no solo hablamos de Parte Primera, de segundas, terceras y, quizás, hasta cuartas partes. También charlamos –y la conversación es tan amena que se hace difícil no irse por las ramas– de olvidarse del vinilo como objeto para abrazar al fin el digital, del trap como nuevo pop –no por nada las bases de “Justo Encima de Mí”, uno de los mejores cortes de este nuevo trabajo, bien podría firmarlas cualquier artista de La Vendición Records– y hasta de qué pensaría Mozart si le pusieran una canción de Rihanna.

NOISEY: La verdad es que nunca me lo había preguntado hasta hoy. Pero… ¿qué hacías antes de El Último Vecino?
Gerard Alegre: Hacía otra música, más rara… como canciones para videoarte y cosas así. Música infumable.

¿No piensas sacarlo nunca a la luz?
Gerard: No. Primero sí empecé a hacerlo por placer, y pensé en sacar algún disco. Pero luego empecé a funcionar por encargo, haciendo música para piezas de videoarte, o instalaciones, y descarté la idea.

No he encontrado dónde comprar Parte Primera en edición física en ningún lado. ¿Es porque estáis esperando a sacarlo todo junto con Parte Segunda o porque os habéis entregado de lleno al digital?
Gerard: Yo quería entregarme de lleno al digital. Aunque me dolía un poco. Pero hay que hacerle un poco de caso a la evolución y coger sus cosas buenas. No sé exactamente cuánto cuesta fabricar un vinilo. Pero pon que, si fabricas mil vinilos, te gastas unos 8000€ en eso. Ese dinero, actualmente, te lo puedes gastar en hacer cuatro videos. O cosas que perdurarán. No más tiempo físicamente pero que, hoy en día, quizás te dan un fruto mayor.

Más difusión quizás, ¿no? Quiero decir, un vinilo lo compras, lo pones en tu casa, y no sale de esas paredes. Mientras que un video se comparte y expande mucho más allá.
Gerard: Por ejemplo, sí que hemos recibido quejas de gente preguntándonos dónde está el vinilo de Parte Primera. Pero son una minoría de freaks del objeto y el vinilo. Yo antes era muy así, eh. Muy de adorar el objeto. Pero ahora intento ver lo bueno de que vaya desapareciendo lo físico.

Así que, al final ¿lo acabaréis sacado todo junto en físico?
Gerard: Creemos que sí. Porque, al final, también nos debemos a un público que, por minoritario que sea, se merece lo que está pidiendo, que es el disco en físico.

¿Y la segunda parte cuándo saldrá?
Gerard: No tengo ni idea. Es que hay muchas opciones. Puede ser que venga una segunda parte. Que no quiere decir que no venga luego una tercera, una cuarta… O puede ser que, de golpe, haya sido un EP que se llame Parte Primera simplemente, y que luego venga otra cosa. Yo ahora estoy haciendo canciones nuevas. De hecho, luego, cuando te vayas, vendrá un productor, que aún no puedo decir quién es, a echarme una mano con algunas. No sé bien qué pasará aún, pero lo que sí te puedo decir es que la idea es que haya un single adelanto en junio o julio, y que luego en septiembre pues… lo que sea.

¿De dónde han salido estas canciones, o la idea de sacar algo ahora?
Gerard: A ver, o sea, teníamos que sacar algo sí o sí. No por contrato con la discográfica, sino por contrato con uno mismo también. En un principio tenía que ser un disco de… no sé, ya no sé de cuántas canciones se hacen los discos. Ahora con todo el tema de las mixtapes, pues se pueden sacar discos de seis canciones, o de quince. Pero es que es raro, porque entonces la gente que piensa en formato físico, si sacas seis canciones te dirá que has sacado un EP, y es como: “¡no, pero un EP no!, que suena a que no has llegado a hacer un disco”.

¿Sí? ¿Un EP lo ves como que no has conseguido llegar a lo suficiente?
Gerard: Sí, lo veo cutre. Pero es totalmente irracional, eh. Me parece fantástico que la gente saque EPs. Y entonces ahora hemos sacado Parte Primera… y pues igual es un EP. Pero es que en realidad da igual, son seis canciones y ya. En realidad… no sé, los músicos más conocidos, rollo Lady Gaga o Rihanna… es como que sacan singles solo, ¿no? Y luego ya si eso los meten en el LP. Porque no sé, hacer también una carrera de solo sacar singles pues tampoco está mal, ¿no? Es que no debería haber tantas normas y clasificaciones.

El primer disco, El Último Vecino , era bastante instrumental, por así decirlo. Me refiero a que en los temas predominaban las melodías, las texturas. Con Voces, en cambio, fuiste encarando un sonido más contundente y pop. Más de canciones en sí. Parte Primera , sin embargo, vuelvo a verlo más parecido al primer disco.
Gerard: El primer disco sí que era así como más experimental, en el sentido de tener muy en cuenta qué sonidos quería trabajar. Hay canciones como “Qué Más Da”, que son casi un homenaje al sonido. Hay muy poco trozo cantado. En Voces sí que quería hacer un disco muy pop, de canciones. Con Parte Primera no tenía muy claro lo que quería hacer, me pilló muy despistado. Primero quería cambiar el estilo totalmente, luego al día siguiente quería conservarlo… Y tengo la sensación de que ha quedado un mezclete de cosas que no acaba de tener mucho sentido.

Yo lo que lo percibo es más oscuro. No sé, con una imagen te diría que escuchándolo pienso a carreteras de noche. No todas, “ Si Dejas Cosas Atrás ” y “ Un Secreto Mal Guardado ” sí son así como más poppies . Pero luego, canciones como “ Justo Encima de Mí ”, o “ Focos Verdes ”…
Gerard: Sí, “Focos Verdes”, de hecho, es una canción que empecé a escribir cuando empecé a escribir las del primer disco, en 2012, pero que nunca terminé. Y un día volví a mi viejo ordenador, donde tenía un par de canciones antiguas, entre las que estaba “Focos Verdes”. Y dije: “joder, esto mola un huevo”. Así que me puse a hacerla. Pero creo que esto de no saber muy bien hacia dónde quería ir hace que las canciones sean un poco más puzle. Y eso te puede llevar a un camino más enrevesado… que es justo lo contrario que quiero hacer [risas].

¿Sí?
Gerard: Sí, quiero volver a hacer Voces, pero en plan mucho más. O sea, me encantaría sacarme un disco súper evidente y fácil, y ganar un Grammy. Evidentemente, no perdiendo nunca la esencia de llevar a la primera capa del pop lo que menos se suele escuchar. No sé, intentar hacer una canción pop ultra escuchable, pero con muchos elementos de un estilo muy propio.

¿Por qué crees que la gente te relaciona tan directamente con la música ochentera?
Gerard: Porque yo me lo gané. En el primer disco las referencias ochenteras eran muy explícitas y evidentes. De hecho, era una de las premisas para empezar el proyecto: no ocultar las referencias, e incluso potenciarlas. Porque me parece como muy cutre intentar esconderlas ¿Tienes estos referentes? Pues úsalos. Ahora, frases como “suenan más ochenta que los ochentas” me dan una rabia que te cagas, porque no me gusta lo revival. Me mola la gente que es capaz de ver lo que hay en la actualidad y jugársela. Pero las comparaciones están porque al principio sí se buscó. Cuando al principio nos decían que sonábamos a The Smiths me encantaba. Luego ya cuando nos decían cosas como… “Esta canción es muy bonita, PORQUE se parece a The Smiths”… No sé, ¿no me puedes decir que es bonita y ya está?

Entiendo.
Gerard: Sí, no sé [risas]. Me he cansado un poco de todo esto, quiero hacer algo actual.

Con la portada de Parte Primera me pasa que me recuerda a algo, pero no he sido capaz de encontrar a qué. Y no sé si es porque, quizás, no referencia tanto a algo en concreto, ni siquiera a una época concreta, sino como a un… espíritu.
Gerard: Me mola que me digas eso, porque la hice sin pensar, pero luego me di cuenta de que tiene bastante sentido. Está como la parte de la foto en movimiento, que para mí es una referencia bastante clara al mundo de la música tipo Phil Collins. Y, luego, las letras son rollo Technotronic. Es como una fusión de los dos mundos.

En Retromanía , Simon Reynolds afirmaba que toda esta tendencia a recuperar sonidos e influencias del pasado choca directamente con lo que, según él, es la esencia del pop: el estar aquí y ahora, que significa tanto vivir como si no hubiera mañana, como romper con el pasado. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué es para ti el pop?
Gerard: Creo que tiene toda la razón del mundo [pausa larga]. Pero también se le puede discutir un poco. Evidentemente, la música pop no es un género musical. Para mí, decir música pop es como decir música conocida, famosa. Decir cosas como “el pop independiente anglosajón”… no tiene sentido. No sé, ¿qué era el pop hace qué 30 años? No lo he vivido, pero eran Madonna o Michael Jackson. ¿Qué es el pop ahora? Pues el trap, el reguetón. Como estilo musical es otra cosa, pero es pop.

Sí. Y yo no estoy totalmente de acuerdo con lo que plantea Reynolds, eh. Pero creo que es un debate interesante. Lo que él plantea es que, en los ’60 nació la psicodelia, en los ’70 el post-punk, en los noventa la explosión rave … Y luego, a partir de los 2000, todo es retomar y reformular esos géneros y épocas.
Gerard: Esto es una comedura de cabeza para mí, de si ya está todo inventado. Es como… no, ¿verdad? ¡No puede ser que ya esté todo inventado! Ayer por la noche justo lo pensaba. Pienso en canciones de Rihanna o Lady Gaga (y te pongo siempre los mismos ejemplos porque son peña que tiene detrás unas producciones brutales), y me pregunto… ¿Mozart hubiera podido imaginarse que la música podría llegar a sonar así? No sé, se me acaba de ocurrir, pero quizás sí que va relacionado con la tecnología. Es decir, en los ’80 hubo un cambio muy bestia con toda la invención de los sonidos sintéticos. Se empezaron a oír sonidos que nunca jamás se habían oído. ¿Puedes inventarte un estilo nuevo con una guitarra? Pues quizás no, porque ese instrumento ya ha dado todo de sí.

Antes nombrabas el trap. Cuando sacaste tu versión de “Mi chulo” de La Zowi, no es que la gente se escandalizara… pero sí que algunos se sorprendieron. ¿Realmente el mundo del indie y el del trap están tan lejos como para hacer un debate de ello?
Gerard: Yo creo que hay que ser gilipollas para alarmarse por cosas así, en plan…“Ay, ¿te vas a pasar al trap ahora?”, etcétera. Es como… “Tío, no has entendido lo del pop. ¿A ti qué te gusta? ¿Te gusta la música? ¿O solamente te gusta la gente que imita lo que a ti te gustaba hace 20 años? Deja a los artistas en paz, que hagan lo que quieran”. Sí, se creó como un debate, cuando realmente son lo mismo. No lo mismo, a ver. Evidentemente el trap está avanzando por la derecha. O estaba. No sé si es porque yo me estoy alejando más del rollo, pero ya no lo escucho tanto por ahí.

Todas las canciones las compones y haces tú en tu estudio. Pero, por otro lado, creo que gran parte de vuestro éxito tiene mucho que ver con cómo planteáis el directo, con la puesta en escena y la fuerza que tiene.
Gerard: Totalmente. La crítica que jamás me ha gustado nunca es cuando nos dijeron que éramos mejores en directo que en disco. Eso mola muchísimo. Imagínatelo al revés, ser mejor en disco que en directo. Significa que eres un muermo. En cambio esto mola mucho, significa que tienes una entidad propia, que transmites… A mi tocar me encanta, me chifla. Llevamos como tres semanas sin tocar y estoy que me subo por las paredes.

Pero ya en nada tocáis en el Primavera Sound. Ya habíais tocado alguna vez, pero creo que nunca en un escenario tan grande como el Ray-Ban.
Gerard: YA. YA. [Risas]. Me da un poco de rabia que sea tan pronto. Pero mola abrir el escenario, porque puedo dejar colocada una pancarta muy grande que estoy pintando. Es una sorpresa lo que pondrá, y me hace mucha ilusión. Porque la gente entrará y la verá ahí colgada y dirá: “¡hostia!”. Y me quedo con eso.

Ya termino. La última vez que hablaste con Noisey, que fue cuando _Voces_**, decías que estabas buscando la canción pop perfecta. ¿Crees que estás más cerca de encontrarla?** Gerard: Espero. Pero por edad, porque espero en mi vida conseguir la canción pop perfecta…Y, si estoy más lejos, significa que tengo menos opciones de hacerlo.

¿Y qué es la canción pop perfecta?
Gerard: [Silencio]. Jo, es que vaya pregunta. Es que creo que aún no existe. Hay canciones que me pirran, que terminan y digo: “Ole”. Pero aún no he escuchado esa canción que termine y digas: “Es perfecta.”. Y es muy pretencioso, y la gente dirá que es una flipada, pero me molaría hacerla a mí.

Conéctate con Noisey en Facebook.