Esta imagen de Neptuno la sacaron desde Chile usando láser
Captura de pantalla vía Twitter.
Cultură

Esta imagen de Neptuno la sacaron desde Chile usando láser

Es azul, nítida y sin precedentes: la nueva fotografía de este planeta es perfecta.
19.7.18

Artículo publicado por VICE México.

Después de un vuelo de ocho horas y media a Santiago, Chile, otro de dos horas a Antofagasta, y un trayecto en coche de casi dos horas, podrás llegar al Cerro Paranal del desierto de Atacama. Ahí, en uno de los lugares más remotos del planeta, a 2,635 metros de altitud, encontrarás uno de los avances tecnológicos más impactantes que hemos creado: el Very Large Telescope (VLT). El VLT es el instrumento óptico más avanzado del mundo y lo acaba de probar una vez más con nuevas fotos de Neptuno que son todavía más claras que las del Telescopio Hubble.

Los científicos del European Southern Observatory (ESO) —quienes operan el VLT— usan láseres para disolver lo borroso que se crea en las imágenes debido a nuestra atmósfera (un efecto llamado vista astronómica que es responsable por el titileo de las estrellas). La avanzada claridad se debe a un ajuste en la técnica óptica adaptativa que se usa al capturar estas imágenes planetarias. Esta técnica implica apuntar cuatro láseres fijados al telescopio hacia el cielo, y hacer que disparen intensas luces naranjas para estimular los átomos de sodio en la atmósfera, creando “estrellas” artificiales que les ayuda a guiarse y medir la turbulencia atmosférica. La adaptación que llevó a estas imágenes es una reducción del ángulo de captura. Antes la óptica adaptativa se usaba sobre un área de un kilómetro cuadrado, pero al reducir el ángulo lograron enfocar los láseres para que corrijan prácticamente toda la turbulencia atmosférica sobre un área muy específica del espacio.

Aunque estas fotos no sean tan claras como las que sacó el Voyager II en 1989, lo importante no son necesariamente las imágenes en sí, sino el avance tecnológico. Gracias a esta nueva técnica, ya existen menos limitaciones para la exploración de nuestro sistema solar. La adaptabilidad de este método implica que podemos re-usarlo para capturar imágenes de cualquier planeta del sistema, y, como vayan mejorando los telescopios, eventualmente de planetas más lejanos. Parafraseando —y añadiéndole un poco— a Neil Armstrong: “Un pequeño ajuste a una técnica de captura de imágenes estelares, un gran paso para la humanidad.”