Publicidad
festivales

Se lían: esta gente va a festivales y no ve ningún grupo

No es tan complicado liarse un poco y olvidarse de que estás en un festival en el que hay conciertos.

por Pol Rodellar
10 Julio 2019, 4:00am

De la misma forma que hay gente que va a la playa y no se baña o que se compra una Thermomix y no la utiliza en su puta vida, hay peña que asiste a un festival de música y, al final, por el motivo que sea, no ve ni un solo grupo tocando en directo. Es de suponer que en los festivales hay cosas mucho más interesantes que un concierto de reunión de Black Sabbath, como deambular con un colega bebiendo toneladas de cerveza o quedarse en un backstage en el que absolutamente todo es gratis y en el que hay incluso pizza.

No penséis que esto es tirar el dinero o una “falta de respeto” hacia todos los profesionales involucrados en el festival; como veréis con estas historias de testimonios, es algo que nos puede suceder a todos. No es tan complicado liarse un poco y olvidarse de que estás en un festival en el que hay conciertos.

En fin, ahí van unas cuantas historias de peña que se ha perdido todos los conciertos de un festival porque, bueno, estaba ocupada haciendo otras cosas.


MIRA:


CARLA, 26 AÑOS, INGENIERA

VICE: Has estado en festivales en los que no has visto una mierda, ¿no?
Carla: Sí, me ha pasado varias veces y siempre en el Resu. Normalmente no compro entrada y me cuelo, pero esa vez ya fui directamente solo a drogarme en el camping.

Fue un año en el que casi no me acuerdo de nada de lo que sucedió durante esos cuatro días en los que “estuve” en el festival. Me metí demasiado speed y LSD. Ese año ni pagué la entrada porque fui directamente al camping a drogarme. Creo que en algún momento me colé en el festi pero me cansé y volví al camping, donde había un grupo de música venezolano regalando setas, LSD y camisetas de la banda a la peña. Luego estaban esos punkis vendiendo speed marrón y, bueno, la peña que había venido a drogarse, como yo, estaba invitando todo el rato. Me pasé los tres días con ellos comiendo trufas de maría, drogándome y fumando mil porros. Adelgacé unos cinco kilos.

Bastante intenso.
Sí, una noche desperté en una tienda de campaña ajena con un militar al lado y sin medias. Lo conocía. Había venido en el coche con mis colegas. Cuando me di cuenta me puse las medias y me fui, pero estoy segura de que esa noche me lo tiré. Mierda.

¿Viste o escuchaste (a lo lejos) algún grupo?
Pues a lo lejos vi a Converge en un momento dado que me acerqué hasta la zona de conciertos. Lloré a través de la valla escuchando "Jane Doe". Solo escuché este tema. Qué recuerdos.

¿Hace falta ver conciertos en un festival?
Si vas a drogarte, no.

MIREN, 32 AÑOS, INFORMÁTICA

VICE: ¿Te ha pasado alguna vez lo de ir a festivales y no ver ni un solo grupo?
Miren: Sí, sí, me ha pasado más de una vez. Tampoco muchas porque generalmente cuando voy a festivales es porque hay algo que me interesa pero algunas veces sí que se ha complicado la cosa y no he visto nada. Tal cual.

En Pamplona hubo un festival en la ciudadela al que me invitó un amigo mío que tenía a un tío metido en la organización y nos dio entradas VIP y al llegar al festival fuimos a coger una cerveza a la zona VIP y ya no salimos. El cartel no estaba mal pero es que al final en la zona esa se estaba superbien, no había nadie, había hasta comida y todo era gratis. Y claro, si salíamos de allí teníamos que estar pagando por la cerveza y los grupos pues tampoco me volvían loca. De hecho, ni me acuerdo de quién tocaba. Teníamos la intención de salir en algún momento pero al final no fue así.

Bueno, como tampoco te gastaste un pavo pues ya está bien no haber visto nada.
Claro, otras vez fue peor porque pagué la entrada. Estaba comiendo con unos amigos que tenían la entrada de un festival al que yo no iba a ir porque tampoco me flipaban los grupos, cuando se fueron me quedé por ahí de copas con un amigo y, no sé en qué momento, nos animamos y nos pareció buena idea comprarnos la entrada y apuntarnos a la fiesta, pagando la entrada de taquilla, tres veces más cara que las de nuestros colegas.

Una vez dentro del festival me pregunté qué coño hacía yo allí. Al día siguiente, pensaba que no había visto ni un solo concierto pero repasando las fotos del móvil vi una foto de un concierto de Neuman, así que supongo que algo vi. Mi novio me dijo que estaba por ahí deambulando y gritando a los grupos que “me aburrían”. Solo decirte que entre la entrada y la bebida me gasté unos 100 euros.

Otra vez me tocó una entrada para un festival pero me lié después de la comida y al llegar ya habían terminado todos los conciertos. Solo quedaban los DJ, que eran malísimos. En esta ocasión tenía la excusa moral, para no sentirme mal, de que la entrada me la habían regalado y de que los grupos “tampoco me interesaban”.

Claro, si pagas y hay grupos que te interesan y no ves una mierda, la cosa es más jodida.
Yo cuando pago me pongo el límite de, por lo menos, ver un concierto del festival. Y si me tengo que desplazar mucho, rollo ir a Barcelona al Primavera Sound, pues con más razón me obligo a ver algo. Los festivales estos en los que no he visto nada eran eventos pequeños en ciudades en las que vivía en ese momento, no muy caros y sin la necesidad de gastarme pasta en desplazamientos y hoteles.

¿Crees que te puede volver a pasar?
Pues espero que no, pero creo que sí.


MIRA:


JESÚS, 38 AÑOS, PROFESOR

VICE: Entonces, ¿tú vas a festivales y muchas veces no ves una mierda?
Jesús: Me pasa constantemente.

¿Y eso?
Yo creo que los festivales no son para ver conciertos, sino para pasarlo bien con los amigos. Para escuchar un concierto hay que ir a salas. En los festivales es el momento de estar con los amigos y conocer gente y todo eso.

¿Normalmente no ves nada en los festivales?
Yo es que si quiero ver algo tengo que entrar pronto a los festivales para ver conciertos porque como entre tarde ya no me entero. A partir de las doce o una de la noche, todo es muy confuso y no aguanto dos canciones seguidas. Por suerte, siendo de Barcelona, a la mayoría de grupos ya los he visto en sala y no tengo esa ansia de perdérmelos.

¿Un festival no es el mejor sitio para la música?
A ver, es que en un festi está todo el mundo hablando y no hay forma de disfrutar la música. El último en el que no me enteré mucho fue el último Monkey Weekend. Como no se hace en un recinto uno se va liando por los bares y llega un punto en el que ya ni se acuerda de que hay conciertos y de que está en un festival.

En un festival hay que disfrutar de la fiesta y de la gente. La gente se me escandaliza cuando lo digo pero esto es básicamente lo que hace la mayor parte de la gente, lo que pasa es que yo lo reconozco y ellos no.

LAIA, 35 AÑOS, PSICÓLOGA

VICE: ¿Recuerdas haber asistido a un festival y no haber visto ni un solo grupo?
Laia: Bueno primero de todo quiero aclarar que no soy una persona de multitudes, ni muy activa ni muy de aguantar un concierto entero. Nunca lo he sido, no sé por qué.

Pues bien, la primera vez que fui al Primavera Sound —hace mil años— fue gracias a una amiga periodista, así que entré con pase de prensa. Esto fue cuando la zona de prensa aún estaba en la explanada de césped frente al escenario principal.

¿Y qué coño pasó?
Pues que allí me encontré a varios amigos tan a gusto estirados en el césped fumando un porro, me senté con ellos y de allí no nos movimos en toda la noche. ¿Para qué? La verdad es que se oía la música lo suficientemente bien, veíamos el ambiente, teníamos visitas de amigos todo el rato y, lo mejor, teníamos esa gloriosa barra libre a dos pasos de nosotras.

¿Te ha pasado alguna otra vez?
Varias. En lo que era el Faraday me pasó muchas veces esto de quedarme en la zona del backstage. Quizás la más gorda fue hace un par de años, en el festival Vida. Me ofrecieron un pase de prensa y yo tenía muchas ganas de ver varios grupos pero para llegar a la parte de los conciertos debía atravesar la peligrosísima zona exclusiva de prensa con sus respectivas barras libres con camareros sonrientes y esquivar muchas personas que me caían genial y que hacía meses (o años) que no veía. Me prometí que lo iba a lograr, que solo tomaría una birra y que cruzaría esa zona sin dejar de mirar al suelo.

Pero no fue así. No hubo manera de salir de allí. He de decir que se escuchaba bastante bien, también, uno de los escenarios y que hablé, reí y bailé como no lo hacía en mucho tiempo. No fui a ningún concierto pero fue genial.

¿Esto lo hiciste todos los días que duró el festival?
Al Vida fui solo una noche. Cuando iba al Faraday sí que me pasaba ahí los dos días y uno de ellos lo dedicaba enteramente a merodear por la zona de “artistas/prensa”. Al siguiente día sí que conseguía ver algo.

Sigue a Pol en @rodellaroficial.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.