FYI.

This story is over 5 years old.

americas

Acusaciones de saqueo y racismo empañan el 'hallazgo' de una ciudad perdida en Honduras

Una expedición liderada por EEUU afirma haber encontrado la legendaria Ciudad Blanca en la selva de Honduras, pero los arqueólogos locales afirman que siempre han conocido su ubicación y que la mantenían en secreto para protegerla.
1.4.16
Photo via Honduras Presidential Office
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Darío Euraque está harto de explicar que la comunidad académica no ha ignorado las joyas arqueológicas ocultas en La Mosquitia, una región de la selva tropical en la parte más oriental de Honduras.

"Muchos de los enclaves arqueológicos fueron identificados hace tiempo, pero se les mantuvo en secreto para preservarlos y porque las personas que los encontraron no estaban interesadas en atraer al turismo", expresa este historiador y ex jefe del Instituto hondureño de Antropología e Historia.

Publicidad

La crítica de Euraque se refiere al supuesto descubrimiento de una antigua ciudad escondida en la selva hondureña por parte de una expedición arqueológica dirigida por Estados Unidos. El informe sobre sus hallazgos fue publicado en National Geographic el año pasado y el equipo regresó a Honduras para continuar su expedición en enero de 2016.

El hecho de que los arqueólogos estén llevándose el reconocimiento por este presunto descubrimiento es una de las diversas polémicas que envuelven la labor del equipo estadounidense. El grupo también se enfrenta a acusaciones por haber exagerado el valor del hallazgo, por ofender a grupos indígenas con el uso de una dialéctica racista racista, y de vulnerar la zona de saqueos.

Un equipo de arqueólogos excava los restos de una civilización perdida en Honduras. Leer más aquí.

La Mosquitia, región donde se encuentra la expedición, contiene la mayor selva tropical de América Central, y a menudo se representa como un territorio inexplorado, poblado por restos de civilizaciones seculares olvidadas entre la naturaleza.

Una investigación de 2012 reveló, por primera vez, la existencia de ruinas en una zona remota de La Mosquitia. Los investigadores pensaron que podría tratarse de la Ciudad Blanca, un asentamiento legendario que cautivó a conquistadores españoles, aventureros y arqueólogos durante siglos debido a los rumores sobre la opulenta riqueza de sus habitantes. Así comenzó la búsqueda.

Publicidad

El equipo llegó por primera vez a la región en marzo de 2015, y, después de realizar estudios de topografía y cartografía de la zona, concluyó que habían descubierto los vestigios de una civilización sin nombre. El grupo tomó registros de los resultados, pero no dio a conocer ni la ubicación exacta, ni los mapas del sitio, ni aclaró si se trataba del mítico y anhelado enclave.

Al igual que muchas otras selvas de América Latina, las leyendas de riquezas y ciudades perdidas han existido en La Mosquita desde que los conquistadores europeos pisaron por primera vez el continente.

De acuerdo con la leyenda, la Ciudad Blanca está construida enteramente de piedra blanca, se encuentra llena de riquezas, y contiene una gigantesca estatua de un dios mono. El mito cayó en el olvido durante muchos años, hasta que un periodista estadounidense llamado a Theodore Morde volvió a despertar el interés por él en la década de los años 40. Después de hacer un viaje a la selva hondureña, Morde afirmó haber encontrado la Ciudad Blanca, pero nadie le creyó. No fue hasta la expedición del año pasado que el asunto volvió a captar la atención pública.

Sin embargo, muchos especialistas, como Darío Euraque, creen que el llamado 'descubrimiento' no es en realidad gran cosa.

"La única 'novedad' de esta expedición es que el grupo se está planteando llevar lo que han encontrado a un museo", afirma Euraque, criticando la cobertura que han hecho los medios en relación a este grupo de arqueólogos.

Publicidad

"El gobierno de Honduras no cuenta con suficientes recursos para proteger este tipo de sitios, por lo que el anuncio público de su existencia sólo lo torna vulnerable a los saqueos", agrega Euraque. Es por esta razón que, a pesar de conocer su existencia y ubicación, los especialistas han preferido mantener esta información en secreto.

Estado Islámico destruye un templo de 2.000 años de antigüedad en Palmira. Leer más aquí.

Grupos indígenas locales también están enojados por la forma en que el equipo dirigido por Estados Unidos y el gobierno de Honduras han manejado la situación.

El 13 de enero, la unión de las poblaciones indígenas de La Mosquitia escribió una carta abierta al presidente Juan Orlando Hernández señalando sus objeciones. Tanto el presidente como el equipo que publicó el informe en el National Geographic no consultaron a los habitantes de La Mosquitia en busca de su aprobación a la exploración y extracción de piezas arqueológicas, denuncia la carta. Los lugareños solicitan que los objetos encontrados sean mantenidos dentro de sus territorios, argumentando que siempre han sabido de la existencia y ubicación de la Ciudad Blanca.

La carta también pide a los medios de comunicación que dejen de referirse a la zona como la "Ciudad del Dios mono", explicando que consideran dicha nomenclatura "racista" y "un insulto".

Un grupo de más de 24 arqueólogos y antropólogos también redactó una carta abierta desafiando el supuesto descubrimiento. La expedición es otra representación del "discurso colonialista" y una ofensa contra el conocimiento de las poblaciones indígenas, expresaron en su misiva los investigadores.

Publicidad

"Las personas que firman la carta han dedicado su vida a la arqueología y aman Honduras. Ellos no quieren que el país se convierta en un reality show. Los llamados especialistas de National Geographic no son serios", opina Euraque, a quien le preocupa que la nueva exposición periodística pueda convertir la tranquila zona en un circo mediático.

Dos tribus y una vieja rivalidad: vuelven tiempos de guerra a la Amazonía. Leer más aquí.

Aparentemente, el presidente Hernández no pudo prever la agitación que provocó la expedición, pero ahora parece haber desarrollado un repentino interés por el pasado arqueológico de la nación.

"Estamos ante algo que nos va a llevar muchos años poder descubrir en profundidad, pero que necesitamos promover y que el mundo conozca", expresó el presidente de Honduras durante una rueda de prensa en La Mosquitia el 30 de enero.

Euraque cree que el intento de crear una industria turística en La Mosquitia es sencillamente un disparate, ya que la zona es de difícil acceso y está plagada de peligros para los viajeros.

"No es como bajar del avión y aterrizar en Cancún", espeta con ironía.

El equipo dirigido por Estados Unidos, que también incluye investigadores hondureños, emitió un comunicado en defensa de su trabajo y ha negando cualquier mal manejo de la información.

"Esperamos que nuestros colegas se den cuenta de la enorme contribución y la atención que este proyecto ha traído, no sólo para la comunidad académica que trabaja en la zona, sino también para el pueblo y el gobierno de Honduras, y esperamos que juntos seamos capaces de fomentar y alentar una mayor investigación académica en el área ", reza el comunicado.

Publicidad

Mientras tanto, continúan trabajando en la región, y con el apoyo del gobierno, el equipo ha comenzado a desenterrar objetos, entre los que se incluye un recipiente hecho con la cabeza de un cuervo, y estatuas hechas a mano que representan jaguares y cabezas humanas.

Tal vez no resolvieron el misterio que rodea a la Ciudad Blanca, pero algunos arqueólogos creen que la expedición aún merece atención y reconocimiento.

"La sensación que se experimenta cuando se da con un antiguo asentamiento es difícil de explicar, sobre todo porque la búsqueda implica dificultades y luchas que no todos están dispuestos a soportar", cuenta el Dr. Ivan Sprajc, un arqueólogo de Eslovenia especializado en desenterrar ruinas y responsable del descubrimiento de tres grandes antiguos enclaves en la selva mexicana.

"Los hallazgos en Honduras podrían arrojar luz sobre asuntos importantes que tienen que ver con el desarrollo de las culturas prehispánicas de la zona, así como con la relación entre estas culturas la maya y otras mesoamericanas", concluye Sprajc.

En México aseguran que las reliquias prehispánicas que se subastarán en Francia son falsas. Leer más aquí.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs