FYI.

This story is over 5 years old.

Noruega

Un archipiélago congelado en Noruega podría ser el nuevo hogar de refugiados sirios

Las casi deshabitadas islas de Svalbard, donde el número de osos polares es mayor que el de residentes, podrían convertirse en un buen refugio para los ciudadanos que huyen de la guerra de Siria.
16.9.15
Vue aérienne de Ny Aalesund, une des quatre base permanente sur l'île de Spitsbergen sans l'archipel de Svalbard. Photo par Berit Roald/EPA

Hace tres años, un enorme cargamento de semillas desembarcó en Svalbard — un pequeño archipiélago de minúsculas islas árticas entre Noruega, su país soberano, y el Polo Norte. Las semillas procedían de Siria y habían sido enviadas por el Banco Mundial de Semillas de Svalbard. Fue una respuesta calibrada, habida cuenta de la brutal escalada de violencia de la guerra siria y del consecuente saqueo de los bancos de semillas.

Publicidad

El banco, situado en la isla noruega de Spitsbergen, es una especie de cápsula del tiempo campesina. Se trata de una despensa subterránea diseñada para prolongarse durante miles de años y soportar desastres tales como el cambio climático o una guerra nuclear.

Una vez más, las escasamente pobladas islas, donde el censo de osos polares es mayor que el de residentes, puede de nuevo convertirse en un refugio seguro — esta vez para acoger a los que huyen de la calamitosa guerra siria.

Andrew Kroglund es el jefe de comunicaciones internacionales del partido de los Verdes en Noruega, la octava formación política del país. Kroglund cuenta que la sede del partido en Svalbard se ha ofrecido a las autoridades peninsulares para acoger a un indeterminado número de refugiados. De momento, el parlamento noruego ya ha aprobado un plan destinado a acoger a 10.000 refugiados sirios en los próximos dos años.

"Noruega es igual que el resto de Europa", afirma Kroglund. "A corto plazo es un territorio agobiado por la falta de residencias. Y, al igual que el resto del continente, ahora mismo batalla por tomarle el pulso a una situación nueva e inequívocamente abrumadora".

Espen Klungseth Rotevan, líder del partido Verde de Svalbard declaró a un medio local que los vecinos de las islas están dispuestos a acoger a los refugiados.

"Europa está en llamas", señala Rotevatn. "Y es ahora cuando nuestros valores éticos y morales se van a poner a prueba".

Publicidad

El mismo informe asegura que el partido Verde está considerando la posibilidad de construir un centro de acogida para los inmigrantes.

Los últimos refugiados sirios en cruzar a Hungría nos explican los motivos de su éxodo. Leer más aquí. 

La población de Svalbard es de 2.642 habitantes. Un poco menos de la mitad de estos son rusos o ucranianos. El resto son noruegos. La zona, que pertenece a Noruega desde 1920, está fuera del área de Schengen, la llamada "zona de libre movimiento" de la Unión Europea. Tal es el punto que podría traer más problemas a la propuesta de Rotevatn.

Las posibilidades de construir una nueva vida y de ganarse la vida son escasas en este universo congelado. Alrededor de un 60 por ciento de la superficie del archipiélago está formada por glaciares. La economía de la zona gira alrededor de las minas de carbón. Sin embargo Kroglund apunta a que lo más probable es que estás dejen de rendir en los próximos años. La gran mayoría del resto de trabajos están basados en los centros de investigación científica del Ártico. En verano, las temperaturas oscilan entre los 3 y los 7º. En invierno descienden hasta alcanzar temperaturas glaciales: entre -22 y -28º.

La posibilidad de asentar a los refugiados en Svalbard ya fue propuesta a principios de año. Claro que es posible que no se hiciera por motivos precisamente altruistas. Christian Eikeland, líder del partido del Progreso (FrP), una formación clamorosamente conservadora que se opone en bloque a la inmigración, sugirió la construcción de un campamento para acoger a los inmigrantes en Svalbard. Sin embargo, las críticas que levantó su propuesta, provocó que se retractara. Kroglund describió la propuesta de Eikeland como "un tipo distinto de iniciativa", fundada en un sentimiento contrario a la inmigración.

En 1980 Carl I.Hagen, el presidente de FrP, también defendió la idea de enviar a drogadictos y delincuentes a campos de detención. Hagen propuso asentarlos en las remotas islas.

Mientras tanto, el multimillonario y magnate inmobiliario Petter Stordaelen, propietario de la cadena de hoteles Nordic Choice, la más grande de Escandinavia, proclamó que ofrecería 5.000 noches gratuitas para refugiados en sus hoteles. Stordaelen ya ha acomodado a más de 50 refugiados en su hotel de Gardermoen, cerca del aeropuerto de Oslo.

Las cinco familias sirias que llegaron a Uruguay en 2014 desean 'que las saquen de acá'. Leer más aquí.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsES