FYI.

This story is over 5 years old.

medio ambiente

Ildefonso, el indígena preso por defender su bosque de los talamontes en México

Imágenes enviadas por Greenpeace a VICE News muestran la devastación del Gran Bosque de Agua, el cual alberga el dos por ciento de la biodiversidad mundial. En la zona han sido asesinados 33 inspectores forestales entre 1991 y 2016.
16.4.16
a
Imagen vía Greenpeace.
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La diabetes está causando estragos en el cuerpo de Ildefonso, la enfermedad degenerativa no deja que sus heridas sanen al cien por ciento; por eso, una lesión en su pulgar derecho se ha infectado tanto que está a punto de la necrosis. Además, su salud empeora día con día debido a su encarcelamiento.

Pero a pesar de su delicada condición física, el aislamiento que padece tras las rejas, y el hecho de tener un hijo asesinado producto de la batalla que lidera, sigue firme en defender los bosques de su comunidad que a diario son asediados por los talamontes.

Publicidad

Esta es la historia del indígena tlahuica Ildefonso Zamora, un líder ambientalista que desde hace 18 años busca proteger un lugar de gran importancia ecológica, no sólo para México, sino para todo el mundo.

'Tienes tus días contados. Te vamos a dar donde más te duela'.

Comenzó su lucha en 1998, cuando los talamontes comenzaron a ingresar con motosierras en mano, al bosque paradisiaco de San Juan Atzingo, ubicado en el municipio de Ocuilan, Estado de México, a una hora de la capital del país, cuya extensión es de 10.800 hectáreas.

Durante seis años hizo denuncias constantes respecto a la tala ilegal de los árboles, pero fue hasta 2004, cuando las autoridades ambientales de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, institución gubernamental encargada del cuidado ecológico, comenzaron a poner atención a los hechos denunciados. En ese mismo año, después de las denuncias, Ildefonso y su familia comenzaron a recibir amenazas de muerte, según cuenta Greenpeace, organización que acompaña el caso.

Devastación en el bosque de San Juan Atzingo. (Imagen vía Greenpeace).

En 2006 durante una marcha contra el ecocidio en la zona, Ildefonso fue amenazado por personas que se le acercaron y le dijeron en tono amenazante: "Tienes tus días contados. Te vamos a dar donde más te duela". Finalmente cumplieron su amenaza el 15 de mayo de 2007.

Ese día, Aldo y Misael, hijos de Ildefonso habían hecho un recorrido de vigilancia en la zona para detectar a personas que estuvieran cortando árboles de manera ilegal. En el camino, fueron sorprendidos y emboscados por talamontes armados, que les dispararon en varias ocasiones. A causa de esa agresión Aldo de 21 años perdió la vida, su cuerpo inerte quedó tirado en el bosque que defendió junto a su padre. Su hermano Misael, de 16 años, fue herido por una bala que le impactó en un pulmón, pero sobrevivió.

La defensa de sus ríos les cuesta la vida: 40 han sido asesinados y otros están en riesgo. Leer más aquí.

Testigos de los hechos, dijeron que los agresores fueron reconocidos como los hermanos Fernando y Silvestre Jacinto, y los hermanos Luis y Alejo Encarnación, éstos últimos hijos de Feliciano Encarnación, ubicado como uno de los principales talamontes de la zona.

Tres semanas después, el asunto trascendió hasta los niveles más altos del gobierno mexicano. El 5 de junio, el entonces presidente de la República, Felipe Calderón, le otorgó a Ildefonso el Premio al Mérito Ecológico y le prometió hacer justicia respecto al caso y defender los bosques de la comunidad, según se documentó en la prensa local.

Publicidad

Sin embargo, su familia tuvo que esperar tres años más para que dos de los cuatro agresores de los hijos de Ildefonso Zamora, fueran detenidos.

El caso dio otro trágico giro el 15 de noviembre de 2015. Ese día Ildefonso se encontraba en su oficina en donde ejercía funciones como autoridad local encargado de turismo y medio ambiente, cuando fue detenido y golpeado por la policía del Estado de México, entidad gobernada por Eruviel Ávila; inmediatamente fue trasladado a la cárcel de Tenancingo, acusado de allanamiento de morada y de robo.

Video que muestra la alarmante deforestación de la zona.

La acusación se basa en una denuncia de 2012, según Greenpeace, en la cuál se señala que Ildefonso entró sin permiso a una casa y sustrajo dinero, joyería y aparatos electrodomésticos de ésta. No obstante, su defensa ha documentado que el día de los hechos Ildefonso se encontraba en otro lugar.

En un comunicado fechado el pasado 1 de marzo, Greenpeace señala: "Don Ildefonso Zamora fue injustamente detenido en represalia por sus actividades en defensa de los bosques y por las denuncias que ha realizado en contra de talamontes que han destruido las zonas forestales de San Juan Atzingo".

Greenpeace, la organización internacional ambientalista más importante en el mundo, ha enviado varias cartas al gobernador del Estado, al procurador de Justicia y al presidente del Tribunal Judicial de la entidad para que revisen la situación de Zamora y lo liberen.

Publicidad

Desde 2004 han registrado en fotos y videos la destrucción de los cerros y montañas que comprenden el bosque. En el material videográfico se perciben grandes extensiones de éste totalmente destruidas, cientos de árboles derribados, y una importante devastación ecológica.

'El 70 por ciento de la madera que circula en México es ilegal'.

Asimismo, la organización ambientalista señala que los bosques de San Juan Atzingo forman parte del Gran Bosque de Agua, el cual comprende unas 120.000 hectáreas y abarca zonas de tres diferentes entidades: el Estado de México, Morelos, y la Ciudad de México. En dicho bosque se encuentran los parques nacionales de La Marquesa, el Ajusco, el Desierto de los Leones, las Lagunas de Zempoala, y el Tepozteco.

Ésta señala que el Gran Bosque de Agua es habitado por al menos 350 especies de mamíferos, reptiles y anfibios, así como por 195 especies de aves y 3.000 tipos de plantas. Sin embargo, el lugar se ha convertido en una zona de conflicto permanente desde hace 25 años. Entre 1991 y 2016, se han asesinado a 33 inspectores forestales.

Además, el bosque alberga casi el dos por ciento de la biodiversidad mundial y ayuda a regular el clima y la calidad del aire. En ese sentido, proporciona tres cuartas partes del total de agua que consume la Ciudad de México.

Árboles derribados en el bosque. (Imagen vía Greenpeace).

Pero su conservación se encuentra amenazada. De acuerdo con datos del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México, entre los años 2000 y 2006 se perdieron 14.400 hectáreas de bosque. Con esa proyección se habrán perdido cerca de 38.400 hectáreas a finales de este año.

Miguel Soto, coordinador de comunicación de Greenpeace, señala en entrevista para VICE News que la grave situación de Ildefonso es una muestra de la corrupción entre el gobierno local y los talamontes, al permitir que el ambientalista continúe en prisión.

Publicidad

En ese sentido, afirma que "el 70 por ciento de la madera que circula en México, es de procedencia ilegal. Y mucha de ésta es saqueada de estos bosques".

Marcas como GAP, Timberland, y otras, usan madera ilegal en fábricas de Camboya. Leer más aquí.

Menciona que no es posible que siendo Ildefonso un defensor del medio ambiente, sea encarcelado. "Ya le mataron a un hijo y ahora quieren mantenerlo tras las rejas". Por eso iniciaron una campaña virtual para enviarles cartas a las autoridades del Estado de México para que revisen a fondo el caso, e Ildefonso pueda salir libre. "Ya se han enviado más de 19.000 cartas de los ciudadanos", comenta Soto.

Daniela Aguirre, abogada del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, otra organización que acompaña el caso de Ildefonso, explica que las acusaciones en las que se basa su detención son muy endebles, por lo cual debería salir libre pronto.

Añade que el gobierno debe liberar al ambientalista para así mostrar que tiene voluntad para defender el medio ambiente; además, de que es algo necesario debido a la situación de salud de Ildefonso.

Finalmente, esperan que los recursos legales que han emprendido sean favorables, no sólo para que la familia Zamora se reúna de nuevo con él en libertad, sino que su liberación sirva para seguir deteniendo la tala ilegal y la depredación de los bosques de México.

Sigue a Rogelio Velázquez en Twitter: @roger_velav

Sigue en Twitter a VICE News En Español: @VICENewsEs