FYI.

This story is over 5 years old.

Corea del Norte castigará a presos de EEUU si un exreo estadounidense no cesa en sus críticas

El misionero Kenneth Bae pasó dos años en un campo de trabajos forzados en Corea del Norte. Ahora, en un tour promocional sobre la publicación de sus memorias, ha hablado sobre las condiciones de su reclusión. Y Corea del Norte no está dispuesta a...
Imagen por Kenneth Bae/Daily VICE.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Hasta que el ex preso Kenneth Bae no pare de "quejarse como un niño" sobre las tareas que desarrollaba en el campo de trabajo norcoreano donde estaba recluso, el país no va a negociar con los Estados Unidos sobre otros dos compatriotas que están actualmente entre rejas en una centro de detención del país asiático, aseguró el gobierno de Corea del Norte el lunes a través de un información hecha pública en un medio de comunicación estatal.

"Y no habrá, claro está, ningún tipo de acción humanitaria", se afirma en la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Publicidad

Bae, un misionero americano, fue arrestado en noviembre de 2012, en su visita número 18 al hermético estado comunista después de haber sido sorprendido con diversos materiales como informes y extractos de grabaciones audiovisuales sobre Corea del Norte realizados por medios de comunicación de países occidentales.

El sacerdote fue sentenciado a 15 años de trabajo forzado por crímenes contra el estado, pero pudo volver a EUA en 2014 después de que el presidente del país norteamericano, Barack Obama, mandará al director de inteligencia James Clapper a Corea del Norte para garantizar su liberación. nimo de lucroista emitida el jueves con la idamente. y ia, r 30 guardias. Recientemente, era el ciamiento o la vuelta al mundo

Bae dijo que era el único prisionero del campo de trabajo que estaba vigilado por 30 guardias. Recientemente, en un tour mediático para promocionar sus memorias sobre esta dura experiencia, Bae describió como le obligaban a trabajar seis días a la semana y que la alimentación que le proporcionaban era tan pobre que perdió 27 kilos y tuvo que ser hospitalizado repetidamente.

En una entrevista emitida el jueves con Unification Media Group, una organización mediática sin ánimo de lucro dirigida con desafectos del régimen de Corea del Norte y cuyos contenidos están dirigidos a los ciudadanos del país comunista, Bae afirmó que se dio cuenta de que su caso se había convertido en una valiosa carta para las autoridades norcoreanas en sus negociaciones con Washington, y que admitir o pedir perdón por sus crímenes no le iba a ser de gran ayuda.

Publicidad

El lunes, la KCNA respondió a las apariciones de Bae, según la agencia de noticias Reuters, afirmando que "si Bae continúa, los criminales estadounidenses reclusos en nuestro país deberán hacer frente a una situación muy complicada en relación a su objetivo de regresar a sus países de origen".

Los estadounidenses de 21 años Otto Warmbier y Kim Dong Chul están cumpliendo condenas de trabajos forzosos en Pyongyang.

Chul, también misionero, ha sido condenado por crímenes contra el estado y sentenciado a 10 años de trabajos forzados, mientras que Warmbier cumple una pena de 15 años por tratar de robar una pancarta con el nombre del líder Kim Jong Il.

Un sacerdote canadiense, Hyeon Soo Lim, fue también detenido el pasado mes de febrero, por crímenes contra el estado. Las autoridades judiciales norcoreanas aseguran que este estadounidense de 62 años entró en el país más de 100 veces bajo el falso pretexto de realizar labores humanitarias, cuando en realidad trataba de derrocar el régimen a través de la religión.

Dos años detenido en Corea del Norte y controlado por 30 guardias ávidos de saber sobre EEUU. Leer más aquí.

Sigue a Tamara Khandaker en Twitter: @anima_tk

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICEnewsEs