FYI.

This story is over 5 years old.

Ya puedes culpar al cambio climático de tu desastrosa vida sexual

En un estudio que todavía no ha sido contrastado, los investigadores descubren un vínculo entre los días de calor excesivo y la significativa disminución de la tasa de natalidad registrada entre 8 y 10 meses después.
10.11.15
Foto di Azhar Rahim/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Más allá de sus temperaturas calenturientas, el cambio climático no tiene nada de atractivo.

Una nueva tesis publicada en el National Bureau of Economic Research sugiere que el cambio climático podría disminuir la vida sexual de los estadounidenses en el futuro, especialmente durante esos achicharrantes veranos.

La tesis, que todavía no ha sido contrastada por otros científicos, estudia los efectos que tendrá el cambio climático a largo plazo en la tasa de natalidad. Los economistas que han dirigido la investigación no han contemplado los nacimientos prematuros ni los embarazos interrumpidos.

Publicidad

Los autores del estudio han descubierto que los días en que las temperaturas rebasan los 27º grados van acompañados de considerables descensos en el índice de natalidad registrado entre los 8 y los 10 meses posteriores. El registro de un único día a más de 27º provoca un descenso del 0,4 por ciento de los nacimientos 9 meses después. Al menos, en Estados Unidos. Lo que concluye el estudio es que el declive, al menos, en parte, se explica porque el calor veraniego provoca un aumento del "coste psicológico del coito en cualquier día fértil".

Los autores han analizado los nacimientos registrados en Estados Unidos entre 1931 y 2010.

Alan Barreca, profesor de Económicas en la universidad de Tulane y uno de los tres autores del estudio, explica que el motivo del descenso de los índices de natalidad es bien sencillo.

"Las altas temperaturas provocan que la actividad física sea mucho más incómoda", explica. "Y el sexo formaría parte de esa categoría".

Científicos están transformando basura y aguas residuales en electricidad. Leer más aquí.

Según él, si bien "no se puede descartar la posibilidad de que haya menos sexo, creo que existe una evidencia que apoya la idea que dice que las altas temperaturas son dañinas para la salud reproductiva temprano".

Jason Bremner, vicepresidente asociado y director de programación en Population, Health and Environment, ha expresado sus reservas sobre los hallazgos del estudio, que concluyen que las altas temperaturas tienen una incidencia significativa en la fertilidad.

Publicidad

"Existen evidencias investigativas que demuestran la estacionalidad de los nacimientos en otros entornos donde la fertilidad es mucho mayor bajo temperaturas mucho más elevadas que las de Estados Unidos", explica. "En última instancia, los deseos de fertilidad y los comportamientos que se observan por todo el globo no están motivados por el clima".

Tanto Bremner como Barreca advierten que existen varios factores históricos y sociales que ejercen mayor influencia sobre la fertilidad que el aumento de la temperatura global. Factores como el acceso a los sistemas de control de nacimientos, o las posibilidades de la mujer de encontrar un buen trabajo y tener acceso a una educación son mucho más importantes.

Es posible que el descubrimiento más relevante del estudio sea que el declive de los índices de natalidad tras los meses de verano, se recupera en los meses siguientes. En otras palabras, si una pareja no concibe en julio o en agosto, es muy probable que lo haga en septiembre u octubre. Lo cual sugiere que un cambio en los meses de concepción habituales podría restaurar el índice de natalidad.

El estudio solo analiza informaciones obtenidas en Estados Unidos, pero como bien advierte Barreca "se trata, muy probablemente, de un fenómeno global. [en] muchos países con climas similares a Estado Unidos, como en la Europa Occidental o en el Canadá, los nacimientos se disparan durante los meses de verano.

Publicidad

Los autores también han investigado cómo el incremento del uso de aire acondicionado podría revertir la disminución de la tasa de nacimientos.

"Las evidencias demuestran que el aire acondicionado puede ser usado para ayudar a mitigar la disminución de la fertilidad cuando hace mucho calor", explica Barreca. Claro que, como bien explica la tesis, el aire acondicionado también multiplica la emisión de los gases causantes del efecto invernadero, uno de los mayores factores que explican el calentamiento global. De tal forma, la solución del aire es más que relativa, y deja de nuevo a los futuros padres, en una situación comprometida medioambientalmente.

En definitiva, si Estados Unidos desea enfrentarse seriamente a los desafíos que acompañan al cambio climático, la fertilidad y la concepción populares deberán de ajustarse de más de una sola manera.

Si este pedazo de la Antártida se desprende el nivel del mar podría subir 3 metros. Leer más aquí.

Sigue a Hannah Gold en Twitter: @togglecoat