FYI.

This story is over 5 years old.

Estado Islámico

Estado Islámico destruye un templo de 2.000 años de antigüedad en Palmira

Los yihadistas han detonado explosivos en el templo de Baal Shamin dañando buena parte de su interior y derrumbando varias de sus columnas.
24.8.15
Una imagen de archivo con fecha de 12 de noviembre de 2010 muestra una vista general de la ciudad ancestral de Palmira en el centro de Siria. (Youssef Badawi/EPA)

Pocos días después de la decapitación del arqueólogo jefe de antigüedades de Palmira, miembros de Estado Islámico (EI) habrían volado un templo de 2.000 años llamado Baal Shamin y situado en la misma ciudad, según un funcionario.

La noticia de que los yihadistas habrían detonado explosivos en Baal Shamin, protegido por la UNESCO, se hizo pública el pasado domingo. Las explosiones, al parecer, habrían causado un daño significativo en el interior del templo y provocado el colapso de algunas de sus columnas, según Maamoun Abdulkarim, jefe de Antigüedades y coordinador del Departamento de Museos sirio, que ha hablado con varios medios de comunicación incluyendo la agencia estatal SANA.

Publicidad

El arqueólogo sirio Cheikmous Ali, fundador de la Asociación para la Protección de la Arqueología en Siria (APSA), ha contado a VICE News que el templo, dedicado al dios sol durante su etapa preislámica, había sido destruido en parte por los "salvajes" de EI.

Estado Islámico se apoderó de Palmira en mayo después de vencer a las fuerzas del gobierno, lo que ya hizo temer por las ruinas romanas de dos milenios de antigüedad de Baal Shamin, situadas en las afueras de la ciudad moderna — parte del templo se encuentra en el interior del museo.

Destruyendo este lugar EI busca cumplir una interpretación extrema de la ley islámica dentro de su autoproclamado califato: eliminar todo elemento, estatua o artefacto histórico que pueda ser idolatrado.

Estado Islámico decapita a un reputado arqueólogo en Palmira. Leer más aquí.

"Hemos advertido varias veces que la siguiente fase consistiría en aterrorizar a la gente y al poco tiempo destruir los templos", ha comentado Abdulkarim a Reuters. "Estoy viendo Palmira siendo destruida delante de mis ojos", ha añadido: "Que Dios nos ayude en los días que nos quedan por delante".

Aunque EI ha destruido sitios arqueológicos en otras zonas bajo su control en Siria y el vecino Irak, hasta ahora los edificios más antiguos de Palmira permanecían en buen estado. Ahora, según ha hecho público EI, la ciudad está sembrada de explosivos.

Estado Islámico también ha destruido la estatua del León de Athena — de unos 1800 años de antigüedad —, que se encontraba a las puertas del museo de Palmira — muchas piezas fueron trasladadas antes de la llegada de EI —, así como algunos bustos funerarios.

Publicidad

La guerra ya había hecho mella en el lugar, según cuenta Cheikmous Ali, que explica que todo empezó en 2012 cuando el ejército sirio construyó carreteras y fortificaciones dentro de las ruinas históricas utilizando antiguos bloques de piedra para proteger posiciones de combate y vehículos.

La semana pasada EI ejecutó a Khaled al-Asaad, de 81 años y ex arqueólogo jefe de Palmira, después de detenerlo e interrogarlo durante un mes para extraer información sobre el resto de tesoros de la ciudad. Más tarde Assad fue decapitado en una plaza cerca del museo, según ha informado el Observatorio Sirio en el Reino Unido para los Derechos Humanos, que reúne información de una red de fuentes locales.

Así está Estado Islámico hoy: balance de un año de bombardeos de la coalición. Leer más aquí.

Un cartel atado al lado del cadáver de Asaad, que apareció decapitado con la cabeza entre sus piernas, le tachaba de "apóstata" y "partidario del régimen alauita" de Bashar al-Assad.

Uno de los hijos de Asaad ha reconocido que varios residentes de Palmira le habían contado que el cuerpo de su padre había sido cortado "en pedazos", según informó AFP.

En julio se dio a conocer un vídeo que mostraba a 25 miembros de las fuerzas del gobierno capturadas y muriendo bajo los disparos en el anfiteatro de Palmira.

Estado Islámico ha destruido antigüedades y lugares protegidos en otras zonas bajo su control, incluyendo partes de Irak. A principios de 2015 se dio a conocer un vídeo que muestra a miembros de EI rompiendo estatuas en la ciudades iraquíes de Mosul y Nimrud.