Canada

El primer ministro de Canadá califica de 'inaceptable' un caso de espionaje a periodistas

Miembros de la Policía Montada del Canadá pasaron nueve días espiando a dos periodistas sin los permisos requeridos, y cuando finalmente pidieron permiso fue necesario ordenarles que se detuvieran.
19.5.16
Foto vía RCMP

De acuerdo a un documento revelado por la cadena CBC de Canadá, la policía de ese país espió a dos reporteros en el año 2007 sin la autorización de sus superiores, lo que ha provocado la ira de periodistas y defensores de la libertad de expresión.

La revelación llevó a que el primer ministro canadiense Justin Trudeau ofreciera disculpas a los periodistas. "Es un hecho inaceptable, y ya hemos ofrecido nuestras disculpas directamente a los afectados; nos aseguraremos de que esto no se repita", dijo Trudeau a los reporteros este miércoles.

Publicidad

Los dos periodistas de La Presse eran vigilados por la policía después de que un documento secreto sobre un sospechoso de terrorismo se filtrara al medio de Montreal. Interesados en averiguar la fuente que lo filtró, los oficiales de Policía Montada del Canadá (RCMP por sus siglas en inglés) estuvieron vigilando a los dos reporteros durante nueve días. Pero tal como reportó la CBC, la vigilancia se llevó a cabo sin el permiso de la RCMP. Después de haberlos espiado, los oficiales pidieron autorización, pero se les ordenó detenerse.

A través de la Ley de Acceso a la Información, la CBC obtuvo un documento para el ministro de Seguridad Pública, Ralph Goodale, en donde se detallaba la vigilancia de los dos reporteros.

'Lo que sucedió es inaceptable'

Goodale confirmó el reporte de la CBC en un comunicado, afirmando que la RCMP llevó a cabo la vigilancia física de los periodistas durante nueve días sin la autorización requerida, y que dicha vigilancia contradice la norma promulgada en 2003 que traza las medidas necesarias en las investigaciones que involucran a los medios o a otras instituciones canadienses. "Una vez que la jefatura de la RCMP se enteró de las acciones no autorizadas, la vigilancia fue inmediatamente concluida", informó el comunicado.

"Al enterarse de estos eventos el otoño pasado, el primer ministro me pidió indagar al respecto, lo cual hice", informaba el comunicado de Goodale. "Lo que sucedió es inaceptable", continua el mensaje. "Este asunto ha sido manejado por los niveles más altos. Los oficiales responsables han sido reprendidos y la jefatura de la RCPM ha reiterado las políticas existentes que debieron haberse seguido".

Los liberales arrasan en las elecciones canadienses. Leer más aquí.

Uno de los periodistas de La Presse, Joel-Denis Bellevance, dijo a VICE News que se enteró de que la policía estaba planeando espiarlo, revelación que le causó gran impacto en su momento.

Bellevance ha estado cubriendo el Parlamento de Canadá desde 1994, en donde ha notado la presencia de policías, muchas veces en vehículos sin las distinciones propias. Pero dijo que jamás se hubiera imaginado que esos mismos autos lo siguieran en su vida privada.

Publicidad

"Asusta, ¿cierto?", dijo en una llamada telefónica: "se supone que pasa en las películas, no en la vida real".

El comisionado de la RCMP, Bob Paulson, se disculpó con él directamente el mes de diciembre, y confirmó que Bellevance había sido sujeto de un operativo de vigilancia durante ocho o nueve días en agosto de 2007. Pero Paulson no dijo haber aprobado un segundo operativo en 2008.

"Lo que yo no sabía, y apenas supe el día de hoy, es que a pesar de que Paulson se opuso a las acciones que se realizaron por agentes de la policía en 2007, en realidad aprobó otro operativo de vigilancia en 2008".

La vigilancia autorizada nunca ocurrió, dijo, porque aquellos al mando de la investigación también querían monitorear llamadas entrantes y salientes de su oficina para tratar de identificar su fuente, pero Paulson negó los hechos.

'Se supone que pase en las películas, no en la vida real'

"Paulson nunca mencionó que había autorizado personalmente un segundo operativo cuando nos vimos para disculparse", comentó."Me ofreció una disculpa y yo la acepté entonces, pero si ahora lo volviera a hacer y además me dijera que autorizó una nueva operación de vigilancia, no aceptaría sus palabras", añadió Bellevance.

Después de haber escrito por primera vez la historia del documento filtrado en junio de 2007, Bellevance dijo que esperaba que la ley le sirviera para obtener el documento filtrado, y estaba sorprendido de que no llegara a instancias legales. De ser necesario, La Presse habría combatido cualquier orden como ante la Suprema Corte a como diera lugar, dijo.

Publicidad

La operación de vigilancia era parte de una investigación de la policía canadiense nombrada "Project Standard", dirigida a descubrir la fuente que filtró los documentos.

Los documentos clasificados liberados por la corte mostraban que el Center of Strategic & International Studies (CSIS) creía que el documento había sido filtrado por Citizenship and Immigration Canadá, reportó la Canadian Press.

El documento filtrado se relacionaba con el marroquí de ciudadanía canadiense Adil Charkaoui, supuesto terrorista que fue arrestado en mayo de 2003, enfrentando acusaciones de ser agente para Al Qaeda. El gobierno canadiense aplicó un certificado de seguridad a Charkaoui, etiquetándolo en la lista de seguridad y deteniendo su deportación. Charkaoui cuestionó la constitucionalidad de dicho programa de certificados, no pudiendo serle probadas ninguna de las acusaciones en la corte.

"No podemos tomar nada por seguro", opinó Bellevance respecto a la libertad de prensa en Canadá. "Es algo que está asentado en la Carta de los Derechos [y las Libertades], pero parece haber elementos en algunas organizaciones que no toman en cuenta lo que la Carta dice, y tratan de pasar por alto las reglas con tal de obtener la información que desean, lo cual encuentro un tanto perturbador".

El extremismo islámico no es nada nuevo en Canadá. Leer más aquí.

Dijo que estaba tranquilo por la declaración de Goodale, afirmando que confía en lo dicho por el ministro. "Goodale es un firme creyente de la libertad de prensa y va exigir responsabilidad también".

Las revelaciones de la CBC emitidas el miércoles llevaron a los medios canadienses y a los defensores de la libertad de expresión a hacer un reclamo a la RCPM por espiar a los reporteros.

El abogado David Fraser dijo a VICE News que las revelaciones fueron "un tanto aterradoras".

"Lo que resulta más preocupante es que pesar de que existen normas, lo que es bueno, parece no haber consecuencias importantes cuando son violadas", escribió en un e-mail.

Sigue a Hilary Beaumont en Twitter: @HilaryBeaumont

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_