Publicidad
Tech by VICE

Con este robot de cocina puedes hacer vino casero

El tipo que lo descubrió se merece un monumento.

por Mayukh Sen
02 Abril 2018, 3:15am

Montaje por VICE. Foto vía el usuario de Alachua County.

El robot de cocina Instant Pot está viviendo su momento. En EUA ha conseguido un alarmante número de seguidores en muy poco tiempo. Este cruce entre olla de presión y de olla de cocción lenta lleva en el mercado desde 2010, pero alcanzó la cúspide de la fama en 2016. Desde entonces, ha hecho las delicias de sus propietarios gracias a sus innumerables utilidades.

El bloguero gastronómico y creador de recetas David Murphy es uno de esos seguidores. Murphy, que lleva más de dos décadas escribiendo de gastronomía, se compró hace unos meses la Instant Pot DUO Plus. A los pocos días de tenerla, vio un meme de Facebook en el que alguien preguntaba sarcásticamente por qué nadie había encontrado una forma de hacer vino con estos aparatos.

El meme estaba escrito en plan de broma, pero Murphy lo tomó como un reto.

El crítico gastronómico rebuscó entre la ingente cantidad de recetas de la Instant Pot para ver si encontraba alguna que explicara cómo elaborar vino, pero no tuvo mucho éxito; las pocas que encontró utilizaban una base de vino ya comprado, así que decidió crear su propia receta de vino para la Instant Pot.

Antes de empezar, Murphy acribilló a preguntas a los administradores de la comunidad de Facebook de la Instant Pot respecto a las distintas funciones del aparato.

“Entonces tuve mi momento de revelación”, escribió en su mail a MUNCHIES. “La Instant Pot tiene una función ‘Yogur’, que calienta menos. En un abrir y cerrar de ojos, ya había hecho el pedido del robot en Amazon y había comprado zumo para probar mi teoría… ¡y funcionó!”.

El experimento resultó en una receta que Murphy publicó en su blog en febrero, en la que explicaba los pasos para elaborar vino a partir de casi 2 litros de zumo de uva, una taza de azúcar granulado, un paquete de levadura para vino tinto, cinta de embalar transparente y un embudo. La receta es muy compleja como para reproducirla, así que lo mejor es que le eches un vistazo en el sitio web.

Además de todos esos elementos, hace falta armarse de mucha paciencia: el proceso dura 48 horas, más el tiempo que se tarde en embotellas el producto. Luego hay que almacenarlo en un lugar fresco y a la sombra durante unos ocho días (aunque la receta señala que puede estar madurando hasta un mes). Durante ese periodo, cualquier residuo que quedara desaparecerá por completo.

El resultado es un vino que sabe un poco a merlot, según Murphy. “La uva del zumo cobra vida y se transforma en algo más agradable”, señaló Murphy. “En nariz se aprecian aromas de cereza madura y chocolate negro, y aparecen matices de sabor más complejos que los que presentaba de inicio”.

Con su receta, Murphy espera iniciar una pequeña revolución entre los amantes de la cocina que sientan curiosidad por hacer sus propio caldo, aunque reconoce que no es el mejor vino del mundo. Es más un “vino de mesa muy agradable”, como él lo define.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.