Creators

Óleos contemporáneos sobre nuestra realidad posmoderna

Algo clásico con un toque de sarcasmo y humor.
Detalle vía Instagram. 

“El arte es como un área de juegos infantiles para el subconsciente, casi todas nuestras experiencias dejan una marca en nuestra memoria y la manera perfecta para procesar toda la información dentro de nuestro banco de datos es mediante el arte”, dijo Nick Alm en una entrevista con ArtBookGuy al ser preguntado qué es lo que le produce hacer arte.

El arte es un universo que muestra gran variedad de técnicas, corrientes, discursos y experiencias estéticas. En la época actual nos podemos encontrar con muchas más obras en diferentes plataformas que hace años no nos podíamos imaginar. Las pinturas clásicas quedaron en el pasado y es difícil encontrar un artista contemporáneo que retome casi totalmente el estilo y técnica del romanticismo y que lo fusione con su toque personal. Nick Alm es un artista actual que ha fusionado una época pasada con lo contemporáneo y el resultado es bello, elegante y clásico.

Publicidad

En sus pinturas representa situaciones cotidianas que se burlan de la humanidad de las personas, es una derivación de empatía frente a escenas que observamos en los lugares más mundanos mientras hacemos nuestra vida diaria. Esa es la inspiración de Nick Alm cuando busca qué pintar, la naturaleza del humano y todos los pensamientos que pasan por nuestra mente son complejos y difíciles de explicar. Por eso, al pasar sobre el lienzo todos estos procesos mentales comienza a desarrollar una relación sentimental con los personajes que protagonizan sus obras.

Alm juega con el canon y, en su obra de indudable bella estética, se encuentran elementos casi grotescos en las escenas que retrata, las situaciones no son del todo desagradables, pero sí se burlan de la cotidianidad de la vida, los excesos, la vanidad, lo erótico y la soledad.

Sigue a Nick Alm en Instagram.

Relacionados:

La estética de Duchamp, Warhol y Koons sintetizada en collages

Esculturas hiperrealistas de hip hop, porros y tatuajes

Debilidad y poder: los sensuales retratos de Brian M. Viveros