Jimmy Rip: Nunca fui al CBGB, y mira que me quedaba cerca

Jimmy Rip: Nunca fui al CBGB, y mira que me quedaba cerca

Una leyenda de bajo perfil, que anda en México este fin de semana.
18.11.17

Jimmy Rip dice que si estira un brazo tiene a su alcance tres guitarras eléctricas y un par de amplificadores. Cuenta que no ha cambiado mucho desde que era adolescente, que le sigue gustando hacer mucho ruido y que la carrera como guitarrista que arrancó a los seis años de edad no ha hecho más que regalarle experiencias fabulosas, como chocar codos con Mick Jagger y Jerry Lee Lewis y compartir vatios con Tom Verlaine en Television, el grupo donde raspa su instrumento desde que Richard Lloyd se hizo a un lado. Luego estornuda, y habla del clima que vive en Buenos Aires, la ciudad donde se encuentra al teléfono y en la cual reside desde hace años pues, asegura, ahí sigue vivo el auténtico espíritu del rock and roll; algo que, él mismo advierte, ya no sucede en Nueva York, la ciudad donde vivió justo en la era que el CBGB operaba como centro del universo punk.

Publicidad

Claro, estar al lado de Verlaine para levantar monumentos del tamaño de Marquee moon, mientras la más educada vieja guardia del punk sacude la cabeza, merece varios aplausos; sin embargo, Rip es más que el sustituto de Lloyd. Su obra como compositor, productor y músico de sesión –tanto para el mundo de la publicidad como para jefes de la talla de Rod Stewart, Deborah Harry y Jack Bruce- es prolija; “de esos tres oficios, elige el adjetivo que quieras para llamarme, que ya estoy acostumbrado a que me digan cosas peores”, sostiene campechano el músico al hablar de su labor favorita para luego recordar sus planes de volver a México en unos cuantos días (estuvo aquí este mismo año con Television), pero esta vez al mando de Jimmy Rip and The Trip, un trío que completan Silvana Colagiovanni y Luli Bass y que se presentó el 16 de noviembre en el Foro del Tejedor en la colonia Roma de CDMX y el fin de semana forma parte del festival Groove & Blues en Guadalajara, junto a Los Lobos y Charlie Musselwhite, entre otros. Es por eso que Jimmy tiene el auricular entre manos, además de para explicar cómo se le hace para estar en el ojo del huracán sin siquiera despeinarse un poco.

Noisey: Jimmy, ¿qué encontraste en Argentina, precisamente en Buenos Aires, que no haya en Nueva York, donde solías vivir?
Jimmy Rip: Buenas empanadas… No. Lo que en realidad me hizo mudarme acá es el espíritu rocanrolero, la pasión que existe en esta ciudad por el rock & roll; algo que, a mí parecer, está desapareciendo en todo el mundo. Al llegar aquí me encontré con mucha gente que verdaderamente siente el blues. Algo muy loco. Fíjate, ¡la gente discute quién es mejor, si Jimi Hendrix o Jimmy Page! El espíritu del rock está muy vivo, es muy fuerte. Y bueno, a uno le gusta estar donde es apreciado, y a mí me pasa eso en Argentina. Tras visitar este país un par de veces decidí quedarme, eso fue hace casi ocho años.

Y, ¿quién es mejor, Hendrix o Page?
Ah, eso depende de qué hora y qué día sea.

Publicidad

¿Recuerdas cuándo te acercaste por vez primera a una guitarra?
Mi hermano tocaba la guitarra, y me gustaba escucharlo. Creo que la primera vez que toqué ese instrumento fue a los seis años, una edad en la que buscas hacer ruido, la mayor cantidad de ruido que puedas con lo que sea que tengas a tu alcance. Y ahora que lo pienso la cosa no ha cambiado mucho conmigo, me sigue gustando hacer mucho ruido. Sí, soy un tipo tradicional. Me gusta que de los amplificadores salga un sonido potente, gordo y espacioso, que te eche para atrás. Ya sabes, esa sensación que experimentas cuando eres adolescente y vas a ver a una banda. Eso es lo que yo busco, por eso sigo tocando bien fuerte.

¿Cuántas anécdotas guardas de los días en que viviste en Nueva York, a fines de los años setenta, con el punk reventando en las esquinas de la ciudad?
Me perdí eso que dices. De verdad, así fue. Mira, es curioso cómo suceden las cosas y de eso hablo a veces con Tom y los de Television. Cuando la gente voltea y recuerda esos años en ese lugar en especial, lo hace bajo una perspectiva muy romántica. Porque la realidad es que aquellos fueron días duros. Nueva York en esa época era un sitio horrible, sucio e inseguro. Créeme, era una ciudad muy, muy peligrosa para vivir, y además la economía no andaba nada bien. Yo me crié en Queens, pero cuando estaba cerca de cumplir veinte años de edad me moví a Manhattan, creo que en el 77.

Vamos, Jimmy, estuviste en el ojo de huracán, en el barrio East Village, seguro tienes miles de historias.
Estuve ahí, es cierto, pero no quería que me dispararan ni buscaba anclarme a las drogas. Francamente no tenía muchas ganas de entrar a ese mundo. Entonces estaba muy ocupado, grabando en el estudio como músico de sesión para artistas muy diversos y haciendo música para la TV. Tenía una urgencia: hacer dinero. Nunca fui al CBGB, y mira que me quedaba cerca. No formé parte de esa escena en ese momento, estaba ocupado ganando dinero para sobrevivir. Y es extraño cómo terminé integrándome, de alguna manera, a todo eso, ahora que toco en Television. Si buscas anécdotas de East Village, no las hallarás conmigo, no guardo ningún secreto valioso; pero puedo hacerte un mapa de la ciudad, sin problema.

Bueno, no importa; hiciste canciones con Mick Jagger, y de eso sí puedes contarnos algo.
¿Cuál es el máximo sueño de un guitarrista? Yo te lo diré. Uno va a acostarse y sueña con aparecer en escena, en un estadio lleno de gente, para tocar “Jumpin' Jack Flash”; y luego voltear la mirada y ver sobre el hombro que al lado está Mick Jagger cantando. Se trata de un sueño del cual nadie querría despertar, por eso yo atesoro cada uno de los minutos que he pasado al lado de Mick. Aquí en Argentina están obsesionados con los Rolling Stones, y claro, la gente sabe de mi trabajo con Mick y me trata muy bien. Así que cómo no estar agradecido por lo que él me ha dado.

Jimmy, tienes autoridad para platicarnos en cuál parte del mundo podemos encontrar auténtico rock & roll. Dinos.
Es complicado encontrar rock & roll verdadero. Vaya que lo es. En Argentina vive el espíritu del rock & roll, mucho más que en ninguna otra parte del mundo; pero estoy a punto de ir a México, y conozco lo que ahí pasa. Sé que allá la escena punk está muy fuerte. Hace poco fui a tocar con Television a la capital y recibí mucho material, además escuché mucho punk clásico hecho allá. No me preguntes cuáles bandas oí, por favor, pero fueron muchas, y eran muy buenas. Aunque debo ser sincero: nada se compara con lo que ocurre en Argentina. Si ahora mismo salgo de mi casa, apenas cruce la calle te aseguro que voy a encontrarme con alguien andando, con su guitarra colgada del hombro. Aquí, los jóvenes, todos, quieren formar una banda. ¿Por qué? No lo sé, no sé por qué pasa eso, pero, ¿sabes qué espero? Que sea así por siempre.

***

El legendario Jimmy Rip, con su banda Jimmy Rip & The Trip toca este fin de semana en Guadalajara, en el Festival Groove & Blues.