Motherboard

El plan para salvar un icónico monumento natural cubriéndolo con plástico

El deseo desmedido de preservar uno de los monumentos naturales más famosos de Utah casi lo destruye.
Imagen: Prentice Bjerkeseth/Motherboard

El Parque Nacional de los Arcos se encuentra justo a las afueras de la ciudad de Moab, en la árida zona de rocas rojas al sur de Utah. Este parque nacional alberga más de 2,000 arcos naturales que son resultado de la erosión de formaciones de arenisca durante el transcurso de miles de años. El más famoso de estos arcos es el Delicate Arch de 18 metros de altura que da a una cuenca del parque y atrae a casi 1.5 millones de visitantes por año.

Publicidad

Como su nombre lo indica, el Delicate Arch es frágil y los guardaparques hacen todo lo posible para garantizar que los visitantes del parque no lo dañen. Pero a pesar de sus mejores esfuerzos, las mismas fuerzas naturales que crearon el Delicate Arch un día lo reclamarán, al igual que reclamaron a su vecino el Wall Arch, que colapsó en 2008.

Dada la belleza e importancia del arco para que haya visitantes en el parque nacional, no es de sorprender que el Servicio de Parques Nacionales (NPS, por sus siglas en inglés) quiera retrasar su colapso el mayor tiempo posible. De hecho, el deseo de preservar uno de los hitos naturales más reconocidos de los Estados Unidos dio lugar a uno de los planes de preservación más insólitos jamás soñados por los guardaparques: quisieron revestir el Delicate Arch con plástico.


Relacionados: [Monumentos naturales de EE. UU. en riesgo por proyecto de ley "No más parques"](http://Monumentos naturales de EE. UU. en riesgo por proyecto de ley )


El plan comenzó en 1947 después de que un custodio del parque de Utah llamado Russ Mahan se sintiera consternado por la gran erosión de uno de los extremos del arco. Temiendo que el colapso del arco fuera inminente, Mahan le escribió a su supervisor, quien transmitió sus preocupaciones al director de parques nacionales en Washington. Esto puso en marcha un esfuerzo de siete años para idear una manera de estabilizar el arco.

Mahan estaba preocupado por la gran erosión del extremo izquierdo del Delicate Arch, tal como se ve en esta foto. Image: Kennethhung/Wikimedia Commons

Este insólito plan probablemente hubiera quedado olvidado por la historia si no hubiera sido por el guardaparques Jim Stiles. Después de leer Desert Solitaire, uno de los muchos homenajes de Edward Abbey a su época en el suroeste de Estados Unidos, Stiles quedó obsesionado por un pasaje en el que Abbey detallaba que había "algunos, incluso en el Servicio de Parques, que abogaban por rociar el Delicate Arch con un fijador de algún tipo: como un adhesivo liquido o un spray fijador".

Publicidad

Como Stiles detalló en su blog, terminó rastreando un oscuro documento del archivo del parque titulado "The Delicate Arch Stabilization Project" [Proyecto de estabilización del Delicate Arch]. Resultó que, de hecho, los funcionarios del NPS habían propuesto recubrir el arco con un epoxi de silicona o incluso recubrir el extremo débil con una especie de collar de cemento.

Aunque un funcionario del parque llamado Bates Wilson llegó al extremo de pedir muestras de diferentes mezclas de silicona a los fabricantes para tranquilizar a sus superiores, todas las mezclas resultaron inadecuadas para el trabajo. Según Wilson, el clima provocó que los epóxicos "se tornaran blancos, o que se escamaran o ambos".


Relacionados: Una prótesis de pene para Hércules


Dado el reciente revés por parte de la administración presidencial a nuestros parques nacionales, el deseo de Wilson de preservar el arco el mayor tiempo posible es ciertamente comprensible. Aunque, en retrospectiva, es un alivio que Wilson se resistiera al deseo desmedido de sus superiores de preservar el Delicate Arch a toda costa, incluso si eso significaba arriesgar justo las características que lo hacen tan hermoso.