Publicidad
relaciones

Solo me enamoro de tíos muy altos

Analizamos en profundidad las relaciones entre los hombres muy altos y las mujeres que sienten debilidad por ellos.

por Zing Tsjeng; traducido por Mario Abad
24 Junio 2019, 4:00am

Tom y la autora. Foto por Ruby Loft-Lavigna

Empecemos por dejar clara una cosa: mido 1,65 m y me considero agnóstica de la altura. He salido con hombres que medían 1,93 m y otros que aseguraban medir 1,70, lo que traducido significa: “Bueno, realmente mido 1,67, pero ignoremos este pequeño detalle”. También he sido “la alta” cuando he salido con chicas incluso más bajitas que yo.

Mi viaje por todo el espectro de la cinta métrica me ha llevado a una conclusión muy importante: si estás ante un chico alto y piensas, Ostras, qué mono, es muy probable que se deba solo a que es extremadamente alto.

Este dato no será ninguna noticia para quien haya leído el artículo de Reductress “Is He Cute or Is He Just Tall and White?” (¿Es mono o simplemente es alto y blanco?). Pese a ello, cada vez que un hombre muy alto ⎯de esos que para mirarlo a la cara tienes que echar la cabeza atrás⎯ entra en la sala, la razón sale por la ventana. Esta es la razón por la que una locura transitoria se apoderó de los estadounidenses con Beto O’Rourke, el candidato demócrata para las elecciones de 2020 que mide nada menos que 1,93 m. Es también la razón por la que a la gente le gusta Jason Segel, un tipo de quien no niego que tenga una cara atractiva, pero cuyo principal atributo físico es su altura, también 1,93 m.

Catherine, de 26 años, se considera una “obsesa de la altura” y asegura que encuentra irresistibles a los hombres muy altos. “Mido 1,77 m, así que tiendo a buscar chicos altos”, me cuenta por mensaje privado. “Ahora estoy obsesionada con un tío que mide 1,95 m y que SÉ que es drogadicto, pero es tan alto que no soy capaz de contenerme. Y puedo decirte casi con toda seguridad que no estaría ni la mitad de interesada en él si no fuera por su altura”.

“Mi pareja mide 1,95 m y hace años que no he tenido que estirarme para alcanzar nada”

Sarah, de 31 años, mide 1,62 m y dice ser “incapaz de tener sentimientos” por los hombres de menos de 1,90 m. “Este atractivo radica en las fantasías con Jimmy Stewart (1,90 m) y Jarvis Cocker (1,87 m) y en la influencia de la cultura de los memes, que me ha fastidiado el cerebro y ahora solo me fijo en los tíos altos”, me cuenta. “Mi pareja mide 1,95 m y hace años que no he tenido que estirarme para alcanzar nada”.

¿Alguna vez la altura de un hombre le ha impedido ver otros aspectos menos deseables de él? “No me arrepiento de nada, pero en retrospectiva, seguramente no me habría dado el lote en la biblioteca con un tío que iba vestido exactamente igual que Frank en Donnie Darko si hubiese tenido la altura de Peter Rabbit”.

Joel Golby
Joel, 1,93: "Si mi estatura fuera normal, probablemente sería moderador de un foro de célibes involuntarios". Foto cortesía de Joel

El gusto de Sarah y Catherine por los chicos altos es comprensible. Numerosos estudios han demostrado que la altura es uno de los atributos físicos más atrayentes que puede poseer un hombre heterosexual. (Existen bastantes menos estudios sobre las preferencias de hombres y mujeres homosexuales respecto a la altura, si bien algunas investigaciones sugieren que los hombres gais activos se sienten atraídos por hombres más bajos que ellos y que los pasivos los prefieren más altos).

Varios de los hombres hetero altos con los que hablé coinciden completamente en que su don de altura supone una injusta ventaja a la hora de ligar. Joel Golby, exredactor de VICE (1,93 m) me dijo: “Hasta los 28 años, nunca me había dado cuenta de que, básicamente, la única razón por la que he tenido relaciones sexuales es porque soy alto. Pero sí, esa es la única razón. Si tuviera una estatura normal, seguramente sería moderador de un foro de célibes involuntarios”.

En Twitter hablé con Chris, que mide 1,93 m y asegura haber notado una clara ventaja en las aplicaciones de citas por su altura. “Hace unos años, estuve varios meses en Tinder y allí conocí a mi pareja”, me cuenta. “Al cabo de unas semanas, puse mi altura en la biografía de mi perfil. La diferencia en el número de matches fue enorme e inmediata”.

La mayoría de los hombres altos que me enviaron mensajes privados para confirmar que sí, que las mujeres demuestran sentir una “debilidad” por su estatura, medían de media 1,93 m. Mi investigación no pretende de ningún modo ser un estudio científico de ningún tipo, pero los hombres con los que hablé que medían 1,95 m y más mostraban más tendencia a expresar frustración o insatisfacción por su estatura.


MIRA:


A Max, de 28 años —que era tan alto al nacer que tuvieron que ponerlo en diagonal en la cuna—, a veces le gustaría ser unos centímetros más bajo. “Hacerlo en la postura del misionero con la cara de tu pareja a la altura del pecho no es el fin del mundo ⎯quizá lo es para la pareja⎯, pero tener que agacharse 45 grados para enrollarte no mola nada”.

Peter, de 25 años, coincide en que ser extremadamente alto hace que muchos aspectos de la vida cotidiana sean más difíciles que para las personas de estatura normal. “Eres demasiado alto para oír lo que te dicen las mujeres en el bar o la discoteca si no te inclinas; no puedes ocultar tu falta de sentido del ritmo en la pista de baile porque todo el mundo te ve y no hay forma humana de dar un primer beso romántico a alguien como en las pelis porque su cabeza está como 30 centímetros por debajo de la tuya”, lamenta.

El hombre más alto con el que hablé, Tom, mide 2,05 m, la misma altura que Hafþór Júlíus Björnsson (alias La Montaña en Juego de tronos), y se autodenomina “Gigantor, el Chico-Hombre”. Tom trabaja cerca de la oficina de VICE y accedió a quedar conmigo porque, sinceramente, no me podía creer que de verdad existiera alguien que pudiera medir tanto.

“Obviamente, llamas más la atención. Al menos naces con un tema de conversación para romper el hielo”, dice. “También está claro que cumplo con todos los requisitos para quien busque un ‘hombre alto y fuerte’”.

¿Cree que su enorme le confiere un gran atractivo, sobre todo entre las personas obsesionadas por los tipos altos? “Las chicas se te acercan y tu altura les da un tema de conversación inicial, cosa que no pasa si resulta que eres el tío genérico blanco número tres”.

"Al ver a hombres más bajos que están buenísimos pienso que ojalá pudieran llegar a gustarme, pero bueno, supongo que es una forma de filtrar, también. Si no, me gustarían todos”.

La mayoría de las mujeres con las que hablé no tenían reparos en decir que los hombres altos les parecían más atractivos ni en reconocer que su obsesión había hecho que acabaran con el hombre equivocado o que fueran incapaces de fijarse en hombres más bajos. Catherine asegura que no cambiaría sus preferencias aunque pudiera. “Mis amigos me riñen por ser ‘altista’, pero no puedo evitarlo”, explica. “ Al ver a hombres más bajos que están buenísimos pienso que ojalá pudieran llegar a gustarme, pero bueno, supongo que es una forma de filtrar, también. Si no, me gustarían todos”.

Entonces, ¿qué debes hacer si eres una mujer heterosexual dispuesta a todo para estar con un hombre alto? Sarah tiene unos cuantos consejos: “El secreto está en canalizar la energía del tío hacia ti. Alquila un sitio con los techos altos y procura no mencionar nada de su estatura.

O si no, puedes mandarme un mensaje privado. Tengo el email de un montón de ellos en mi bandeja de entrada.

Este artículo aparece originalmente en VICE UK.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.