¿Puede el trap latino llegar al mainstream mundial sin perder su autenticidad?

Incluso si Bad Bunny y J Balvin se acomodan al gusto de los actos gringos, hay mucho espacio para que otros exploren las esquinas más oscuras y densas del género.
30.11.18
J Balvin Cardi B Bad Bunny
Getty Images

Este artículo apareció originalmente en Noisey US.

Incluso cuando el trap les ha dado a los artistas latinos más oportunidades de brillar, el encanto de hacer un crossover se mantiene poderoso. Bad Bunny y J Balvin comenzaron a lucir en Estados Unidos cuando el portento de Cardi B "I Like It" coronó la lista del Hot 100, el listado de Billboard que, de hecho, incluyó buena cantidad de sencillos en español este año. Mientras que raperos emergentes de Atlanta como Gunna o Lil Baby llegaron a ese mismo ranking sin tener que ceder a nivel lírico o sin conformarse sonoramente, los latinos se tienen que acoplar al molde de los reggaetoncitos veraniegos, en vez de hacer hits para las pistas de baile. A veces la estrecha definición de éxito en su música parece similar —desafortunadamente— a los días de la llamada explosión latina, cuando estrellas como Ricky Martin y Shakira se adueñaron de las audiencias norteamericanas con sus coros manufacturados.

Publicidad

Tomemos, por ejemplo, a Lary Over. El rapero de pelo verde y cuello tatuado de Carbon Fiber Music lanzó su álbum debut El Wason BB en marzo de este año. Después de una racha de exitosos sencillos grupales, incluidos "Tu Me Enamoraste" con Anuel AA y Bryan Myers, el disco se apoyó fuertemente en el trap latino, con temas destacados como "Henny" con Rvssian y "Sola". Llegó en el momento adecuado —ahora que se discute cada vez más sobre hip hop en español en Estados Unidos— y debutó en el listado de álbumes latinos de Billboard en el número 18, donde permaneció seis semanas consecutivas. Pero si estás al menos un poco familiarizado con la discografía de Over, seguramente te sorprendió escuchar "Súbete", un track de dancehall con vibras de dembow hecho con Lírico En La Casa y lanzado a comienzos de septiembre. Y basándonos en las más de 60 millones de reproducciones en YouTube, está claro que es uno de sus sencillos más exitosos, a pesar de solo tener un par de meses.

Por supuesto, este tipo de diversificación no es algo nuevo. Los reggaetoneros han hecho incursiones sólidas al trap y viceversa, lo que indica que hay una fluidez aceptada en pasar de un subgénero a otro en el universo general que es el género urbano. Basta con ver a Farruko, quien ha pasado los últimos años —de una carrera de casi una década— haciendo hits en ambas canchas. Mientras que Visionary de 2015 se inclinó fuertemente hacia el reggaeton, su siguiente y profético larga duración de 2017 se metió de lleno en el trap. Del mismo modo, contemporáneos como Arcángel y Cosculluela intercambiaron su rap en español por la coyuntura del trap sin dudarlo un segundo. Aun así, el trap latino se encuentra en una posición incómoda, especialmente al intentar conectarse con audiencias angloparlantes que no están familiarizadas con las estrellas del género urbano.

Afortunadamente, hay una raza emergente justo debajo de las figuras más glamurosas. En "Rascabicho", el reggaetonero veterano de Ponce, Ñejo, lidera a un montón de personajes implacables como Jamby El Flavo, mientras que la promesa de Guaynabo, Mr. Perez se junta con Ele A El Dominio y con el productor Yecko para el rap amenazante que es "La Receta". Desde Paterson, Nueva Jersey, Vasquez La Pesa sigue la tradición de los traperos del área tri-estatal del estilo de Messiah y Lito Kirino con su mantra aguerrido en "Quiero Josiar". Estas adiciones relativamente recientes al canon del trap latino en Estados Unidos se acercan más al núcleo criminal del lado gringo del género, con el tipo de barras que uno esperaría de una cinta presentada por DJ Holiday.

Con las prohibiciones que gobiernos como el de República Dominicana han impuesto sobre incluso las formas más comerciales de trap latino, la naturaleza underground de este tipo de tracks mantiene la autenticidad del género intacta. Hay niveles para esta mierda, cómo bien lo dijo Meek Mill, y aunque Anuel y Bad Bunny se acomoden a los actos gringos, hay mucho espacio para que otros exploren las esquinas más oscuras y densas.

Favoritas del mes:

Jhay Cortez y Almighty - "Costear"

Solo un par de meses después de que el puertorriqueño sacara su mini-álbum en el que muestra un despliegue de estilos urbanos, Cortez regresa con su remix de "Se Supone" para otra colaboración fina.

Álvaro Díaz - "Asiento de atrás"

Después de su estimulante colaboración para "OK" con Sousa, el rapero sigue el ejemplo de algunos hitmakers gringos de hip-hop moderno para esta canción que empieza fiestas y que muestra su destreza en el canto y el rap.

DJ Luian y Mambo Kingz con Anuel AA, Becky G y Prince Royce - "Bubalu"

El equipo de producción detrás de muchos de los hits de Bad Bunny, incluyendo el reciente feature de Drake "MIA", hicieron su magia nuevamente en este trap romántico con tres estrellas del urbano.

Ele A El Dominio - "No te atiende"

El flow monótono y letal de este polémico colaborador de Ñengo Flow se adapta perfectamente a los oscuros beats subvalorados de trap de su compañero de producción Yecko.

Jennifer Lopez & Bad Bunny - "Te guste"

Jenny From The Block vuelve con su energía de la era de Terror Squad con El Conejo Malo, y hacen un tote de pop que mezcla perfectamente sus vibras de hip-hop y R&B.

Conéctate con Noisey en Instagram.