Cultură

Cambié un Mercedes por una radiografía del culo de Ryan Dunn

Todos sabemos qué radiografía es, sale en 'Jackass: The Movie', cuando Dunn se mete un carrito de juguete por el ano.
13.7.16

La radiografía en cuestión. Foto por Frederieke van der Molen.

En algún momento a finales de 2007, un Mercedes 420 SEC de 1989 se envió de Ámsterdam a Estados Unidos. Al mismo tiempo, un sobre con una radiografía se envió en la dirección contraria.

El Mercedes pertenecía a Aernoud Bourdrez, un abogado, escritor y galerista que vivía en Ámsterdam. Semanas antes, hizo un trato con el dueño de la radiografía, la estrella de Jackass Ryan Dunn. Su trato es probablemente uno de los más extraños de la historia; aceptaron cambiar una foto por un auto. Seguro saben de qué radiografía estoy hablando, sale en Jackass: The Movie. Fue tomada justo después de que Dunn se metió un carrito de juguete por el ano.

Publicidad

La fotografía llegó a Ámsterdam unos días después pero Dunn nunca pudo conducir el Mercedes. La aduana estadounidense no dejó que entrara a Estados Unidos porque no cumplía las regulaciones de seguridad estadounidenses. Lógicamente, Dunn se enojó y amenazó con demandar a Bourdrez si no regresaba la radiografía inmediatamente. Desesperado por conservar la radiografía del recto de la estrella, el abogado ofreció a Dunn un DAF 46, un auto holandés que es igual de rápido en reversa que hacia delante. Dunn aceptó, el DAF pasó la aduana de Estados Unidos y Bourdrez logró conservar la radiografía.

Cuatro años después, Dunn murió en un trágico accidente automovilístico. La radiografía sigue en exhibición en la galería de Bourdrez en Ámsterdam pero ahora está a la venta. Conocí a Bourdrez para preguntarle por qué cambió dos autos por la radiografía del culo de una persona.


Relacionados: La vida de Bam Margera me hace tener mucho miedo a la muerte


VICE: Hola Aernoud, ¿por qué querías la radiografía?
Aernoud Bourdrez: En mi vida he visto cosas que me han hecho pensar "¿Qué demonios es esto?". Jackass es una de estas cosas. Cuando vi Jackass: The Movie, pensé: "Debo tener esa radiografía". Como abogado, me especializo en los derechos de autor y la radiografía de Dunn es una pieza única en ese campo. Las radiografías normalmente no están protegidas por los derechos de autor pero esta sí.

¿Cómo le hiciste para conseguirla?
Simplemente le mandé a una carta a Ryan Dunn. Es fácil lograr lo que quieres cuando tienes dinero pero eso no me emociona y tampoco creo que a los de Jackass les importe mucho el dinero. Traté de pensar en algo que despertara su curiosidad. A través de mi trabajo, aprendí que darle una historia a la gente te puede llevar mucho más lejos que solo darle dinero. Compré un Mercedes en un arrebato pero para ese entonces ya me había aburrido de él. Entonces, le ofrecí el auto a cambio de la radiografía y Dunn aceptó.

Publicidad

Pero el Mercedes nunca pasó de la aduana.
No. Por lo visto, los autos en Estados Unidos tienen una defensa diferente y también hubo problemas con los cinturones de seguridad. Podría haberlo arreglado por 8 mil dólares pero se me hizo demasiado caro. Entonces, se me ocurrió ofrecerle un DAF. Le mandé videos de carreras en reversa y le encantaron.

¿Te regresaron el Mercedes?
Siempre me preguntan eso. No, no me lo regresaron. Pero no me importa. Es probable que lo hayan vendido en una subasta. Seguro alguien lo está conduciendo ahora en Estados Unidos. Tal vez debería rastrearlo; podría ser divertido.


Relacionados: La realidad es una broma que ya me está poniendo nervioso


¿Eres fan de Jackass?
Es genial.

¿Qué es lo más estúpido que has hecho?
Cuando era más joven, solía amarrar mis patines o mi bici de montaña en la parte trasera de los autos en las calles de Ámsterdam y Nueva York. Era muy peligroso y una vez casi muero. Iba en patines, sujetado a un auto, cuando otro auto le pegó a una de mis ruedas. Se rompió la parte inferior de uno de mis patines e hice todo lo posible para no quedar abajo del auto. Pero ya no hago esas cosas.

¿Por qué decidiste vender la radiografía?
Siento que mi parte en la historia de la radiografía ya terminó. Aunque no creo que su viaje esté completo. Espero recibir una buena oferta. Hasta el momento, la mejor oferta que me han hecho es un Porsche a cambio de la radiografía. Es gracioso porque la historia empezó con un auto deportivo alemán y ahora podría terminar con otro auto deportivo alemán. Una buena historia es mucho más valiosa que el dinero.