FYI.

This story is over 5 years old.

Motherboard

Desde Australia hasta México, 34 países y su calidad de vida

La Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica evaluó la calidad de vida de 34 países.
26.11.15

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard, nuestra plataforma de ciencia y tecnología.

La Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OECD por sus siglas en inglés) creó el Índice para una mejor vida (que no es lo mismo que el Reporte mundial de felicidad) y han creado un gráfico que muestra cómo le va a los países, uno frente al otro, en 11 categorías.

Las categorías que son consideradas esenciales por la OCDE a la hora de medir la calidad de vida son: vivienda, sueldo, trabajo, la calidad comunitaria, educación, medioambiente, compromiso cívico, salud, satisfacción de vida, seguridad y el equilibrio entre trabajo y vida personal.

Publicidad

Puedes ordenar los países utilizando todas las categorías o puedes ver los mejores países en cada categoría. Al hacer click en cada una de las características, te entregan un desglose más complejo sobre por qué cada país sacó ese puntaje.

No es sorpresa que los países escandinavos estén en la parte de arriba del gráfico. Los australianos, sin embargo, son mejores que cualquier otro país al tener el mejor balance en todas la categorías, salvo por el balance entre trabajo y vida personal y el sueldo.

Estados Unidos no se ha movido de su séptimo lugar alcanzado el año pasado, luego que cayera del sexto lugar que tenía el 2013. Los factores que mantienen a Estados Unidos en ese puesto no son sorpresivos. El compromiso cívico es bajo (sus debates son una ventana a este triste estado) y la OECD señala que el poder de voto entre los ricos y pobres es una de las causas: el 20 por ciento de quienes ganan más tienen un 77 por ciento de posibilidades de votar, mientras que el 20 por ciento más pobre tiene un 54 por ciento de posibilidades. Esto significa que los intereses de quienes ganan menos están poco representados en las políticas gubernamentales.

En el otro extremo, el bajo sueldo y el poco balance entre vida y trabajo tienen cojeando a Turquía y México. Los ciudadanos turcos trabajan horas extremadamente largas, 100 horas al año más que el promedio entre los países de la OECD y ganan considerablemente menos que el promedio. También están trabajando más horas por un sueldo considerablemente menor: el ingreso per capita de estos dos países aun está bajo el promedio y la OECD dice que los altos indices de pobreza infantil es resultado de esto.

Por supuesto que no hay que tomarse todo literal: es sólo una fotografía. También tiene un alcance limitado al haber seleccionado 34 países miembros, con pocos entre ellos que separen a los extremos. También hay razones más complicadas sobre por qué vale la pena vivir en un país, más allá de unos cuantos números en una categoría u otra y la OECD no toma en cuenta factores más complicados que puedan afectar el bienestar de un país, como las políticas de inmigración, las oportunidades económicas y la dedicación a las causas de derechos humanos. Estas cosas, entre muchas otras, son probablemente más apropiadas para largas discusiones que sólo para unos cuantos gráficos.