Noticias

Video: "Yo no soy un peligro", la entrevista de Caro Quintero con 'Proceso'

En la entrevista, el "Narco de narcos" afirma que no mató a Enrique Camarena y asegura que no está en guerra con El Chapo.
25.7.16

"Estoy siendo atacado en los medios de que estoy en guerra y de que estoy trabajando, y yo no estoy trabajando", responde Rafael Caro Quintero, conocido como el "Narco de narcos", a la reportera Anabel Hernandez. "Dejé de ser narcotraficante hace 31 años; jamás lo voy a volver a ser", continúa el video donde aparece Quintero en una pequeña habitación con una imagen de la Virgen, un par de camas y algunos cuadros en una de las paredes.

La entrevista, de acuerdo con Anabel Hernández, se llevó a cabo desde la clandestinidad los primeros días de julio en un "un cuarto de paredes encaladas construido en medio de la nada", en algún lugar al norte del país. El texto de la entrevista fue publicado en la edición 2073 de la revista Proceso este domingo 25 de julio, mientras que el video fue publicado a mediodía de este lunes.

El pasado 26 de junio, el semanario Proceso publicó versiones oficiales que aseguran que Rafael Caro Quintero fue responsable del ataque a la casa de Consuelo Lara, la madre del Chapo, en la ranchería de la Tuna en Badiraguato, Sinaloa. De acuerdo con el semanario, a raíz de ese reportaje, Caro Quintero se puso en contacto con Proceso para dar su versión de los hechos.


Relacionado: Drogas y petróleo


"Ando desesperado, ando preocupado. Están metiendo a mi familia. y pues no estoy de acuerdo" continua Quintero en la grabación. "Les pido que me dejen en paz. Que yo no soy narcotraficante ni estoy en guerra. Y le vuelvo a repetir. El gobierno sabe que no estoy en guerra".

Después de ser capturado en Costa Rica en 1985 y acusado del asesinato del Agente de la DEA Enrique Camarena Salazar y de su piloto Alfredo Avelar, Rafael Caro Quintero pasó 23 años en la cárcel hasta que fue excarcelado del reclusorio preventivo de Guadalajara el 9 de agosto de 2013 por orden de un tribunal magistrado con el argumento de que "no debió ser enjuiciado en el fuero federal por el asesinato del agente de la DEA". Días después de su liberación, la PGR obtivo dos órdenes de aprensión en su contra, una de las cuales era para extraditarlo a Estados Unidos, por lo que lleva prófugo cerca de tres años.

"Le pido al gobierno de EU perdón y a la familia del señor Camarena también, a la DEA le pido perdón", continúa Quintero en el video de 47 minutos en el que la entrevista se intercala con acotaciones de la periodista que narran la historia del capo.

En un momento de la entrevista, Hernández pregunta a Quintero si está trabajando un libro sobre el caso Camarena. a lo que este responde que más adelante, una vez que se resuelva su caso.

Además de asegurar que él no secuestró ni mató a Enrique Camarena, Caro Quintero dice a la cámara que no quiere tener absolutamente nada que ver con el narcotráfico porque fue muy cara la factura que pagó, y que lo único que quiere es que lo dejen en paz. Yo no soy un peligro para la sociedad de México ni para el gobierno, ni para la sociedad de Estados Unidos", agrega.

Aunque Caro Quintero habla sobre los días anteriores a su captura, asegura que solo se dedicaba a vender mariguana en el país —nada de cocaína, amapola o anfetaminas—, que nunca exportó a Estados Unidos y que se enteró de la existencia de los cárteles una vez que estaba en prisión.

Al ser cuestionado sobre la corrupción en México, Quintero únicamente responde que no tiene nada que ver con eso, debido a que lleva años fuera del "ambiente" y fuera de "pantalla". Además, de acuerdo con el capo, ni las armas ni la legalización de las drogas son la manera de terminar con el problema del narcotráfico en el país. "Le tienen que invertir mucho dinero y mucho trabajo. Pero no a guerras, no con armas. El gobierno sabe qué le estoy diciendo".

Cuando está por concluir la entrevista, después de que el narcotraficante le pide perdón a la sociedad mexicana por "algunos" delitos que ha cometido, la periodista le pregunta a Quintero qué le diría al gobierno de Enrique Peña Nieto:

"Todos merecemos una segunda oportunidad. Que me ayude; que quiero vivir en paz".