FYI.

This story is over 5 years old.

FIGHTLAND

Shakur Stevenson, el mejor boxeador olímpico estadounidense en más de una década

Shakur Stevenson planea ser el primer boxeador estadounidense en ganar un oro olímpico desde 2004, y además ha llamado la atención de Floyd Mayweather Jr.
19.8.16
Jason Getz-USA TODAY Sports

Floyd Mayweather ha estado enfocado en un solo boxeador toda la semana; no es ningún secreto de quién se trata. Mayweather, medallista de bronce en los Olímpicos de 1996 y campeón mundial, viajó hasta Río para añadir a un boxeador carismático y extremadamente talentoso a su "Money Team".

Este martes, Mayweather se presentó en la pelea de cuartos de final de Shakur Stevenson, donde se puso a gritar instrucciones desde las gradas. El miércoles, Mayweather empezó a hacerle publicidad en Twitter, al publicar un listado de las redes sociales del joven boxeador.

Publicidad

Sin embargo, aún no hay nada concreto según Stevenson —quien se enfrentará con el campeón mosca de los Olímpicos de 2012, el cubano Robeisy Ramírez, por la medalla de oro en la división gallo este sábado—. Gane o pierda, Stevenson se irá de Brasil con la mejor actuación por parte de un boxeador estadounidense desde que Andre Ward ganó el oro en 2004.

Leer más: Roy Jones Jr. por fin da señales de un posible retiro

"Nada está decidido", comentó Stevenson este jueves en la zona mixta donde los reporteros suelen abalanzarse sobre los atletas después de sus competencias. Stevenson había avanzado automáticamente a las semifinales en la división de los 56 kilos luego de que su oponente, el ruso Vladimir Nikitin, fallara las pruebas médicas en la mañana.

"Me voy a enfocar en ganar la medalla de oro", dijo Stevenson, quien vestía una sudadera naranja en lugar de su casaca y vendas en las manos. "Después de ganar la medalla de oro, analizaré mis opciones para ver qué sigue.

"Honestamente no conozco mis opciones por el momento. Lo decidiré cuando regrese a casa", comentó.

Stevenson podría convertirse en el nuevo miembro del "Money Team". Foto por Geoff Burke-USA TODAY Sports

Cuando la misma pregunta se planteó desde otro ángulo —es decir, donde se le cuestionó si participaría de nuevo en otros Olímpicos— Stevenson no pudo hacer otra cosa más que sonreír (como a veces lo hace arriba del ring). "De verdad no lo sé, pero en este momento estoy enamorado de los Olímpicos. Estoy emocionado. Será una gran pelea, prometo que seré el ganador".

Stevenson no conoce otro resultado. Posee un récord de 26-0 en torneos internacionales (aunque él dice que son 25 porque no cuenta la pelea del jueves que ganó automáticamente).

Publicidad

Todos mundo conoce bien sus habilidades. El irlandés Michael Conlan (quien perdió de forma controversial su pelea de cuartos de final ante el ruso Nikitin) dijo, "Shakur es muy famoso en Estados Unidos y en todo el mundo". Conlan tenía planeado pelear con él desde las preliminares. Anticipando un combate que nunca se daría, Conlan declaró, "Será fantástico estar en el ring con él y llevarme la victoria porque sé lo grande que es el mercado del boxeo en Estados Unidos".

En 2013, Stevenson ganó el campeonato mundial junior, y la AIBA (la Asociación Internacional de Boxeo) lo nombró el boxeador juvenil del año. En 2014, ganó medalla de oro en los Juegos de la Juventud en China al derrotar al chino Ly Ping en la final de las 114 libras. Desde entonces, Stevenson ha soñado con ganar el oro olímpico en Río.

Tal vez hasta mucho antes.

De acuerdo con su abuelo materno, Wali Moses, quien ha entrenado a Stevenson desde que este tenía cinco años, siempre ha sido competitivo y se ha fijado metas.

"Cuando Shakur era muy joven", Moses comentó, "muchos atletas no tomaban al boxeo en serio. Cuando él tenía siete años me dijo, 'Voy a participar en los torneos y no perderé'. Regresamos al gimnasio y seguimos entrenando".

Tiempo después, cuando Stevenson vio lo que los demás niños hacían en el gimnasio, le preguntó a su Moses, '¿Por qué no entreno como el resto?'", Moses le respondió, "Shakur, no querrás ser como los demás". Stevenson dijo, "Está bien", y siguió entrenando con más determinación.

Publicidad

"Los dos solíamos boxear en casa desde la mañana hasta la tarde", confesó Moses. "Mi esposa nos tenía que gritar, 'Dejen de boxear, váyanse a dormir'. Así ha sido toda su carrera. Creo que Shakur ha pelado más veces conmigo que con cualquier otro en su vida. Boxeábamos todos los días, sin descansar. Mi esposa se la pasa gritando que dejáramos de hacerlo".

Cuando Stevenson tenía ocho años, Moses dice, "[Stevenson] era capaz de igualar mi velocidad de manos. En ese momento supe que era realmente especial. Tenía que cubrirme en todo momento".

Por otra parte, Moses comenta que en la escuela los maestros de Stevenson le decían que se enfocara en sus calificaciones y le aconsejaban dejar el boxeo, le decían que no llegaría a ninguna parte. Las probabilidades de hacerlo eran muy bajas.

"Creían que era un soñador, un iluso soñador", Moses rememora. "Jamás pensaron que sus sueños se convertirían en realidad.

"Lo que admiro de él es que nunca dejó de luchar. Nunca se detuvo. Nunca dejó que nadie le echara a perder sus sueños para llegar a ser uno de los mejores atletas del mundo".

Entonces, a los 14 años, Stevenson soltó la noticia bomba.

Moses recuerda, "Se me acercó y me dijo, 'Papa, estoy casado con el boxeo'.

"¿Casado con el boxeo?", era algo que nunca antes había escuchado. Le dije, 'Bien, si tú lo dices'. Y así como todo comenzó. Desde entonces, se ha empeñado en ser un mejor boxeador, una mejor persona, y un mejor atleta.

Publicidad

"Esto", refiriéndose a la oportunidad de ganar el oro este sábado, "es el resultado de todo el esfuerzo de toda una vida. Te digo que nunca deja de esforzarse. Se levantaba y comenzaba a lanzar golpes, incluso antes de entrar al baño. La única forma de saber que estaba dormido era porque ya no se escuchaba lanzando golpes.

"Literalmente lanzaba miles de golpes al día, todos los días, en la mañana y en la noche. Hasta hoy lo sigue haciendo. Si los ves caminando te darás cuenta que siempre está golpeando", comentó Moses.

En el fondo, detrás del puñado de reporteros que rodeaban a su madre, Malikah Stevenson, aquella sudadera naranja se movía a su propio ritmo.

Stevenson tiene un récord amateur de 26-0. Foto por Isaiah J. Downing-USA TODAY Sports

Aunque Stevenson tenía ganas de pelear el jueves, su madre era la más aliviada. "Entre menos pelee mejor", dijo añadiendo, "Estoy nerviosa por saber qué pasará" en la final del sábado. De todas formas, se le veía contenta por haberse reencontrado con el más grande de sus nueve hijos por primera vez desde mayo —incluso si ello implicaba subirse a un avión por primera vez—. "No me gustó en lo más mínimo" opinó Malikah del vuelo.

Finalmente, Moses comentó que todo el mundo tiene una idea del futuro de Stenson en el ring.

"El sueño no termina aquí", dijo Moses. "Planeamos llevarlo al siguiente nivel. Esperamos que reciba la oportunidad de hacerlo".

Moses también explicó que si seguir con el sueño implica cerrar un acuerdo con Mayweather "hará una gran diferencia para nuestra familia. Mi hija trabajó mucho toda su vida. Mi esposa y yo criamos a seis hijos, sabemos lo difícil que deber ser criar a nueve. Siempre hemos estado de su lado. Somos una familia cercana". Sería un alivio, dice, "no tener que preocuparse por verla trabajar y sufrir tanto.

"Esta es sólo la culminación de todo su arduo trabajo y su esfuerzo para darle a su madre una mejor vida".