FYI.

This story is over 5 years old.

Salón Acapulco: Todo DJ nació cobrando un six de cervezas

"Busca labels que van con tu sonido".
28.6.16

Sigue a THUMP México en su nuevo perfil de Facebook


¿Te sabes la historia de la mayoría de tus DJs favoritos? Seguramente la de algunos, donde la mayoría se enlazan en la suerte de encontrar quien haya confiado en ellos, sin embargo, el glamour de donde consideran su "génesis" está muy lejos de ser cierta.

Se imaginan que en la soledad de su habitación, como nuevos room producers, comienzan a tararear una melodía grandiosa. Un día la suben a Soundcloud y se te ocurre mandarla a Tiësto. Él la escucha, le gusta, y decide invitarte a abrir todos sus shows de gira mundial, ¿utópico? cierto. Y aunque esa es la historia que cuenta Oliver Heldens, la realidad está muy lejos de ese cuento de hadas.

Publicidad

Como cadenero, tuvo la oportunidad de estar cerca de promotores o vendiendo vinilos a los 15 años, como Seth Troxler. La vida de un DJ está hecha de una serie de coincidencias extrañas que le permiten formarse, entre las que se encuentran la forma en que gestiona el dinero, la imagen que impregna a su proyecto, la estética y la elección de su crew.

Crecer como DJ en cualquier capital de un país latinoamericano, y en una concentración urbana como la Ciudad de México puede ser o muy fácil, o imposible. La realización de un artista (léase como muy lamentable) ya no depende de la pasión. La proyección se redujo a contactos, marketing y publicidad de Facebook.

Una botella del licor de moda en la fiesta, una acreditación que te consiguieron los promotores para algún festival, menciones en Facebook o una sesión de fotos son algunas cuantas de las muchas opciones de remuneración que tiene un DJ. Comenzar y mantenerse puede ser la parte más difícil de un proyecto.

Después de caer en las redes míseras de tanto promotor hablador, pasarás por los contratos engañosos de marcas, donde su prestigio te apuñalará, pero seguirás recibiendo más alcohol gratis. Al final de cuentas tienes dos caminos, que te gane la fiesta o regresar a tu vida godín en Inbursa.

Después de todo ese camino en soledad, llegan el momento de claridad. Dentro de los diferentes colectivos, sellos o disqueras que encuentras en la "escena", te sentirás identificado con alguno, y si tienes suerte de conocer buenas personas, se convertirán en los amigos que le dan proyección a tu nombre como DJ firmado.

Publicidad

Para proyectos tan pluriculturales y con tanta estética como Salón Acapulco, la creación de una marca a través de la música es cosa de todos los días. La forma en que el artista se debe manejar frente a un label, un promotor o un manager son las claves por la que un proyecto asciende o se queda olvidado en las telarañas de SoundCloud. La pelea más difícil en este camino, eres tú mismo.

THUMP: ¿Cuéntanos la fecha y forma en que Salón Acapulco entra a una cabina?

Salón Acapulco: Fue en el 2011 cuando nació este proyecto que comencé con mi amigo Telesforo de Los Master Plus. En esa época queríamos hacer un proyecto que mezclará géneros tropicales y oldschool con ritmos electrónicos contemporáneos. Al principio comenzamos haciendo edits de clásicos, dándoles toques actuales y tocando en pool partys, precisamente con VICE.

¿Prefieres que el nombre suene a que están integrados por varias personas?

El nombre artístico lo escogimos en esa época con la intención de que sonara mexicano y tropical. Más adelante, por otros proyectos, Telesforo dejó el proyecto y fue así como yo seguí con la creación del primer álbum, Fandango, y arme el live act con músicos que colaboraron en la creación de este disco.

Por más que yo sea el productor que está detrás de esto, al final de cuentas todos los músicos involucrados son parte del proyecto y por eso prefiero no enfocar la atención al 100% en mí.

¿Cómo debe empezar un DJ? ¿Creando tracks o tocando música de otros artistas?

Publicidad

La verdad no creo que haya una regla de cómo empezar, mucho tiene que ver cuál es la intención por la que lo haces. Hay muchos DJs oldschool que nunca produjeron y sin embargo son excelentes DJs. También hay muchos músicos contemporáneos que son productores, pero solo hacen live act, así que lo ideal es que hagas lo que te guste.

¿Económicamente como se debe administrar un aspirante a DJ para arrancar un proyecto profesionalmente?

Creo que en un principio es muy difícil decir voy a ser DJ y voy a realizarlo profesionalmente, más bien todo nace de la pasión y determinación con la que lo hagas, eventualmente las cosas se irán acomodando e irá madurando el proyecto.

Obviamente para tener éxito hay que ser constantes, esforzarse por ser mejores y tener disciplina para poder llegar a realizarlo de manera profesional.

Económicamente hablando, creo que es más bien tener una buena administración de tus gastos y no permitir que te gane la fiesta.

¿En qué momento se necesita un manager?

Es en el momento en que ya no puedes hacer las cosas tú solo. En esta época nos tocó ser productores, DJs, agentes de ventas, marketing, PR, etc. Aunque eso ayude a comenzar un proyecto, llegará el momento en el que topes con pared y necesites delegar para poder crecer.

¿Cómo se lidia con la gigantesca "escena electrónica" donde diario sale un nuevo artista?

La verdad, lo mejor que puedes hacer es no estarte preocupando por lo que hagan los demás, simplemente tener la mirada puesta en tu camino y tratar de que suene mejor cada vez.

Sigue a THUMP México en su nuevo perfil de Facebook


¿Te sabes la historia de la mayoría de tus DJs favoritos? Seguramente la de algunos, donde la mayoría se enlazan en la suerte de encontrar quien haya confiado en ellos, sin embargo, el glamour de donde consideran su "génesis" está muy lejos de ser cierta.

Se imaginan que en la soledad de su habitación, como nuevos room producers, comienzan a tararear una melodía grandiosa. Un día la suben a Soundcloud y se te ocurre mandarla a Tiësto. Él la escucha, le gusta, y decide invitarte a abrir todos sus shows de gira mundial, ¿utópico? cierto. Y aunque esa es la historia que cuenta Oliver Heldens, la realidad está muy lejos de ese cuento de hadas.

Como cadenero, tuvo la oportunidad de estar cerca de promotores o vendiendo vinilos a los 15 años, como Seth Troxler. La vida de un DJ está hecha de una serie de coincidencias extrañas que le permiten formarse, entre las que se encuentran la forma en que gestiona el dinero, la imagen que impregna a su proyecto, la estética y la elección de su crew.

Crecer como DJ en cualquier capital de un país latinoamericano, y en una concentración urbana como la Ciudad de México puede ser o muy fácil, o imposible. La realización de un artista (léase como muy lamentable) ya no depende de la pasión. La proyección se redujo a contactos, marketing y publicidad de Facebook.

Una botella del licor de moda en la fiesta, una acreditación que te consiguieron los promotores para algún festival, menciones en Facebook o una sesión de fotos son algunas cuantas de las muchas opciones de remuneración que tiene un DJ. Comenzar y mantenerse puede ser la parte más difícil de un proyecto.

Después de caer en las redes míseras de tanto promotor hablador, pasarás por los contratos engañosos de marcas, donde su prestigio te apuñalará, pero seguirás recibiendo más alcohol gratis. Al final de cuentas tienes dos caminos, que te gane la fiesta o regresar a tu vida godín en Inbursa.

Después de todo ese camino en soledad, llegan el momento de claridad. Dentro de los diferentes colectivos, sellos o disqueras que encuentras en la "escena", te sentirás identificado con alguno, y si tienes suerte de conocer buenas personas, se convertirán en los amigos que le dan proyección a tu nombre como DJ firmado.

Para proyectos tan pluriculturales y con tanta estética como Salón Acapulco, la creación de una marca a través de la música es cosa de todos los días. La forma en que el artista se debe manejar frente a un label, un promotor o un manager son las claves por la que un proyecto asciende o se queda olvidado en las telarañas de SoundCloud. La pelea más difícil en este camino, eres tú mismo.

THUMP: ¿Cuéntanos la fecha y forma en que Salón Acapulco entra a una cabina?

Salón Acapulco: Fue en el 2011 cuando nació este proyecto que comencé con mi amigo Telesforo de Los Master Plus. En esa época queríamos hacer un proyecto que mezclará géneros tropicales y oldschool con ritmos electrónicos contemporáneos. Al principio comenzamos haciendo edits de clásicos, dándoles toques actuales y tocando en pool partys, precisamente con VICE.

¿Prefieres que el nombre suene a que están integrados por varias personas?

El nombre artístico lo escogimos en esa época con la intención de que sonara mexicano y tropical. Más adelante, por otros proyectos, Telesforo dejó el proyecto y fue así como yo seguí con la creación del primer álbum, Fandango, y arme el live act con músicos que colaboraron en la creación de este disco.

Por más que yo sea el productor que está detrás de esto, al final de cuentas todos los músicos involucrados son parte del proyecto y por eso prefiero no enfocar la atención al 100% en mí.

¿Cómo debe empezar un DJ? ¿Creando tracks o tocando música de otros artistas?

La verdad no creo que haya una regla de cómo empezar, mucho tiene que ver cuál es la intención por la que lo haces. Hay muchos DJs oldschool que nunca produjeron y sin embargo son excelentes DJs. También hay muchos músicos contemporáneos que son productores, pero solo hacen live act, así que lo ideal es que hagas lo que te guste.

¿Económicamente como se debe administrar un aspirante a DJ para arrancar un proyecto profesionalmente?

Creo que en un principio es muy difícil decir voy a ser DJ y voy a realizarlo profesionalmente, más bien todo nace de la pasión y determinación con la que lo hagas, eventualmente las cosas se irán acomodando e irá madurando el proyecto.

Obviamente para tener éxito hay que ser constantes, esforzarse por ser mejores y tener disciplina para poder llegar a realizarlo de manera profesional.

Económicamente hablando, creo que es más bien tener una buena administración de tus gastos y no permitir que te gane la fiesta.

¿En qué momento se necesita un manager?

Es en el momento en que ya no puedes hacer las cosas tú solo. En esta época nos tocó ser productores, DJs, agentes de ventas, marketing, PR, etc. Aunque eso ayude a comenzar un proyecto, llegará el momento en el que topes con pared y necesites delegar para poder crecer.

¿Cómo se lidia con la gigantesca "escena electrónica" donde diario sale un nuevo artista?

La verdad, lo mejor que puedes hacer es no estarte preocupando por lo que hagan los demás, simplemente tener la mirada puesta en tu camino y tratar de que suene mejor cada vez.

¿Cómo eliges tu personalidad como proyecto, la identidad visual, tu estética y colores?

Este proyecto comenzó con una idea clara de cómo queríamos que sonara, y nuestras influencias retro marcaron mucho la estética. Sin embargo soy de la idea de que con cada disco nuevo cambias de imagen y estética, para que se mantenga fresco el proyecto.

¿Es bueno aferrarse a la idea de ser independiente?

Al principio todos lo hacemos de manera independiente, pero al igual que a la hora de tener manager, llegará el momento en el que si el proyecto evolucionó y se consolidó, será importante que formes parte de un buen crew, ya sea una disquera o agencia de booking, ya que de otra manera el proyecto tendrá dificultades para crecer y correrá el riesgo de estancarse o que económicamente no sea redituable.

¿Es malo aferrarse a la idea de llegar al ámbito comercial?

Creo que ese es un punto muy importante, porque a mi punto de vista si el objetivo está en crear un proyecto de música comercial, lo estás haciendo mal. Quizá por un tiempo funcione hacer cosas de moda comercial, pero esos sonidos tienen vigencia y es mucho más importante y atemporal tratar de buscar un sonido único que te diferencie de lo demás que está sonando en el mundo. Creo que si logras hacer esto manteniéndote auténtico y congruente a tus ideas tendrás una gran oportunidad de llegar a tener éxito en la escena electrónica nacional e internacional.

Cuando llega el momento en que te puedes dar el lujo de negarte a dar alguna presentación, ¿Qué tomas en cuenta para decir "Sí" o "No" a un nuevo gig?

Yo empecé desde abajo, tocando en fiestas que me pagaban un six de cervezas por tocada, y estoy muy orgulloso de haber vivido esas experiencias. ¡Obviamente después de varios años, el six ya no es suficiente!.

La verdad creo que la mayoría de mis amigos DJs han tenido malas experiencias con promotores y esa es una de las cosa que te hacen escoger mejor los eventos o lugares a los que vas a tocar. También hacer contratos y darle más seriedad es un buen filtro de malos promotores.

Eventualmente, cuando tú proyecto esté funcionando, tendrás bastantes ofertas para tocar en distintos lados, y como todo en la vida, podrás escoger al mejor postor.

¿Llegar a los oídos con un track o con un EP?

Definitivamente un buen track tiene el mismo impacto que un EP o hasta un álbum. La cosa está en cuál es la tirada, pegar nada más, tener credibilidad o ser un proyecto de culto electrónico.

¿Es preferible acercarse a un label para sacar tu música?

Sí, a mí me ha funcionado mucho mejor la música que saque en sellos, que la que llegue a sacar gratis en SoundCloud. De vez en cuando está bueno regalar una canción, pero es importante buscar labels que vayan con tu sonido y mandar demos para sacar releases e irte haciendo de un nombre en la escena.

¿Cómo ves a Salón Acapulco en cinco años?

Espero tener ya tres discos para esa época, mantener el rumbo y ser uno de los exponentes que lleven la batuta de la música electrónica mexicana, sobre todo con un sonido totalmente diferente al que tengo ahora.

Al término de esta charla con Salón Acapulco me doy cuenta que cada uno de los DJs de la ciudad deberían buscar ser emergentes toda la vida, y cuando salten esa línea, conservar la identidad de un artista en ascenso, creando y puliendo errores, buscando nuevos sonidos y encontrando nuevas personalidades.

Salón Acapulco estreno un remix delicioso con Bufi, otro ejemplo de crecer como DJ en una ciudad tan basta de proyectos nuevos. Puedes escucharla por acá e inspirarte con todos tus planes musicales.

¿Cómo eliges tu personalidad como proyecto, la identidad visual, tu estética y colores?

Este proyecto comenzó con una idea clara de cómo queríamos que sonara, y nuestras influencias retro marcaron mucho la estética. Sin embargo soy de la idea de que con cada disco nuevo cambias de imagen y estética, para que se mantenga fresco el proyecto.

Publicidad

¿Es bueno aferrarse a la idea de ser independiente?

Al principio todos lo hacemos de manera independiente, pero al igual que a la hora de tener manager, llegará el momento en el que si el proyecto evolucionó y se consolidó, será importante que formes parte de un buen crew, ya sea una disquera o agencia de booking, ya que de otra manera el proyecto tendrá dificultades para crecer y correrá el riesgo de estancarse o que económicamente no sea redituable.

¿Es malo aferrarse a la idea de llegar al ámbito comercial?

Creo que ese es un punto muy importante, porque a mi punto de vista si el objetivo está en crear un proyecto de música comercial, lo estás haciendo mal. Quizá por un tiempo funcione hacer cosas de moda comercial, pero esos sonidos tienen vigencia y es mucho más importante y atemporal tratar de buscar un sonido único que te diferencie de lo demás que está sonando en el mundo. Creo que si logras hacer esto manteniéndote auténtico y congruente a tus ideas tendrás una gran oportunidad de llegar a tener éxito en la escena electrónica nacional e internacional.

Cuando llega el momento en que te puedes dar el lujo de negarte a dar alguna presentación, ¿Qué tomas en cuenta para decir "Sí" o "No" a un nuevo gig?

Yo empecé desde abajo, tocando en fiestas que me pagaban un six de cervezas por tocada, y estoy muy orgulloso de haber vivido esas experiencias. ¡Obviamente después de varios años, el six ya no es suficiente!.

Publicidad

La verdad creo que la mayoría de mis amigos DJs han tenido malas experiencias con promotores y esa es una de las cosa que te hacen escoger mejor los eventos o lugares a los que vas a tocar. También hacer contratos y darle más seriedad es un buen filtro de malos promotores.

Eventualmente, cuando tú proyecto esté funcionando, tendrás bastantes ofertas para tocar en distintos lados, y como todo en la vida, podrás escoger al mejor postor.

¿Llegar a los oídos con un track o con un EP?

Definitivamente un buen track tiene el mismo impacto que un EP o hasta un álbum. La cosa está en cuál es la tirada, pegar nada más, tener credibilidad o ser un proyecto de culto electrónico.

¿Es preferible acercarse a un label para sacar tu música?

Sí, a mí me ha funcionado mucho mejor la música que saque en sellos, que la que llegue a sacar gratis en SoundCloud. De vez en cuando está bueno regalar una canción, pero es importante buscar labels que vayan con tu sonido y mandar demos para sacar releases e irte haciendo de un nombre en la escena.

¿Cómo ves a Salón Acapulco en cinco años?

Espero tener ya tres discos para esa época, mantener el rumbo y ser uno de los exponentes que lleven la batuta de la música electrónica mexicana, sobre todo con un sonido totalmente diferente al que tengo ahora.

Al término de esta charla con Salón Acapulco me doy cuenta que cada uno de los DJs de la ciudad deberían buscar ser emergentes toda la vida, y cuando salten esa línea, conservar la identidad de un artista en ascenso, creando y puliendo errores, buscando nuevos sonidos y encontrando nuevas personalidades.

Salón Acapulco estreno un remix delicioso con Bufi, otro ejemplo de crecer como DJ en una ciudad tan basta de proyectos nuevos. Puedes escucharla por acá e inspirarte con todos tus planes musicales.