postemporada nba

Serge Ibaka está de regreso y (posiblemente) mejor que nunca

Los Raptors de Toronto firmaron a Serge Ibaka con la esperanza de que fuese el defensor dominate que alguna vez fue. Hasta el momento, en esta postemporada, ha cumplido.
2.5.17
Photo by Dan Hamilton - USAToday Sports

Los Raptors de Toronto apostaron todo al intercambio por Serge Ibaka con el tipo de esperanza a largo plazo endémica de los equipos semicontendientes al título. Ibaka pasó gran parte de la temporada jugando de manera sólida en un equipo de zombies como lo es el Magic de Orlando; los Raptors se hicieron de sus servicios con la esperanza de que pudiese convertirse en el jugador capaz de marcar una diferencia en el tablero como solía hacerlo en el excelente conjunto del Thunder. Siete partidos en la postemporada con Toronto y las estadísticas muestran que la apuesta está rindiendo frutos; Ibaka está de regreso. Es una prueba diminuta, pero Serge Ibaka podría ser responsable de la racha individual defensiva más impresionante hasta el momento en los playoffs de la NBA.

Publicidad

Ibaka ocupa el quinto lugar en porcentaje de bloqueos, luego de quedar en el lugar 21 en la postemporada pasada, y se encuentra en primer lugar en tiros disputados sobre el tablero mientras que permite el sexto porcentaje más bajo en tiros. Los rivales de Toronto en primera ronda, los Bucks de Milwaukee, lanzaron un 52.5 por ciento de tiros a cinco pies de la canasta cuando Ibaka estuvo presente en la duela, y 58 por ciento cuando descansó.

Una vez más, se trata de una prueba diminuta, pero Ibaka luce mejor. Se ve, a falta de un mejor término, como Serge Ibaka: regresaron sus recorridos sobre la pintura, sus decisiones como defensivo experimentado que es, y la protección del aro con la rebeldía del jugador defensivo del año. Cuando Ibaka está cerca, los porcentajes de tiros del rival a una distancia de seis pies del tablero son de 21.6 por debajo del promedio. Mantener este nivel de juego es muy improbable, pero sigue siendo un logro impresionante.

Ibaka obligó a Thon Maker a cuestionar su propia existencia, y evitó que Greg More se convirtiera en el hostigador de la cuadra.

Foto por Dan Hamilton-USA TODAY Sports

En otras palabras, Ibaka se adueñó completa y naturalmente de la pintura, y tiene el talento y versatilidad para continuar así. "Si hay problemas con Valanciunas, en cuanto a faltas o minutos, Ibaka está disponible a suplirlo porque tiene el físico para hacerlo", comentó el auxiliar del entrenador, Nick Nurse, para VICE Sports.

La influencia de Ibaka es evidente en la estrategia de Toronto, pero la resurrección de su dominio a la defensiva es un alivio necesario. Los Raptors no necesitan a Ibaka para bloquear tiros como solía hacerlo, pero sí su habilidad física —su versatilidad, alcance, velocidad, y fuerza que lo hicieron un grandioso jugador y que pocos defensores poseen—.

Publicidad

Lo necesitan ahora más que nunca. Toronto buscó a Ibaka para transformar su defensa en un tiempo cuando la defensa importaba más. Ibaka le permite a los Raptors ser más agresivos cubrieron pick and rolls, y salir y entrar de diferentes marcaciones que requieren a un jugador lo suficiente rápido para ayudar y recuperar el balón. Al quedarse en la última parte de la duela, Ibaka puede evitar la penetración de los rivales, y regresar a su labor original.

Es tan bueno que puede jugar hasta con los ojos cerrados. Foto por Ken Blaze - USAToday Sports

Ibaka podría ser la respuesta a las plegarias de Toronto. En los cuatro juegos de postemporada que ha jugado al lado de Jonas Valanciunas, la defensa de los Raptors ha permitido 133.5 puntos por cada 100 posesiones de balón. Cuando Ibaka está solo, la cifra disminuye a 95.4.

Es difícil sustraer algo positivo de la derrota del lunes en el Juego 1, pero luego de que los Raptors se vieran superados con Valanciunas como el centro titular, Dwane Casey arrancó la segunda parte con jugadores bajitos como Ibaka, Kyle Lowry, Norm Powell, P.J. Tucker, y Cory Joseph. Esta alineación se puso arriba por siete puntos en seis minutos. Estos jugadores ayudaron a provocar una racha sorprendente contra el imparable LeBron y su banca de lujo. Ibaka no bloqueó un solo tiro en 32 minutos, pero su presencia en otras partes de la duela ayudó a los Raptors a jugar de forma más fluida y mantener el balón tanto como pudiesen.

Previo a la revancha del año pasado en las Finales de la Conferencia Este, los Raptors se emocionaron por incluir a Ibaka en la alineación y al ver cómo podría aportar toda su versatilidad en la defensa contra las armas de Cleveland. "Tienen un gran plantel. Esperemos que Ibaka pueda ayudar a Love y Frye, y también contamos con Thompson, es un tipo rudo que puede ayudar a mantener el marcador", dijo Nurse. "Veremos qué sucede y haremos ajustes en el camino".

Un temerario protector del aro que también sepa tirar triples es un lujo que todo equipo listo en la liga desearía tener. Pero cuando Toronto canjeó por Ibaka, no quedaba claro que siguiese siendo el mismo jugador o si su apogeo ya había pasado. Para el Magic fue una gran decepción, pero es difícil asegurar si el mal funcionamiento del equipo afectó su concentración y esfuerzo.

El porcentaje de minutos disputados por Ibaka en la postemporada del año pasado fue del 13 por ciento. En la actualidad es un récord personal de 21.9 por ciento. La pasó mal con sus tiros durante un tiempo, pero los Raptors supieron aprovechar su versatilidad, conforme Cleveland optó por mantener la posesión, sin recurrir a un suplente en la rotación. Ibaka encestó los tres intentos de triples, pero falló en otros aspectos. Sin embargo, su trabajo a la defensiva es el factor que podría alterar la dinámica de la serie. Le haría bien a Caset arrancar el Juego 2 con jugadores más bajitos, y colocar a DeMarre Carroll sobre Love, Ibaka sobre Thompson, y Tucker detrás de LeBron.

No hay respuestas fáciles, ya que dejar fuera a Valanciunas de la rotación por completo podría provocar ciertos desajustes sobre el tablero. Pero si la serie se va a ganar detrás de la línea de triples, usar a Ibaka como un protector élite de la pintura será clave. Los Raptors están abajo en la serie, y los Cavaliers son un equipo rudo de roer, pero Ibaka les da esperanzas. El brillo reciente de Ibaka sobre la duela hace que lo imposible luzca como algo alcanzable.