Charli D'Amelio alcanza los 100 millones de seguidores en TikTok, pero no se salva de las lágrimas y el drama

Primero la gente decidió castigarla por su arrogancia.
25.11.20
Charli D'Amelio viendo a la cámara.
Fuente de la imagen: Charli D'Amelio

Hace casi un año, Charli D'Amelio alcanzó el millón de seguidores en TikTok. En cambio este año, a punto de alcanzar los 100 millones, apareció llorando en Instagram Live y no, no eran lágrimas de felicidad.

A estas alturas, D'Amelio y su familia son indiscutiblemente famosos, ya que Charli pasó de ser la reina de los bailes de TikTok a ser invitada en un video musical de JLo. A medida que TikTok despegó este año, la fama de Charli ha aumentado exponencialmente, hasta el punto de que su hermana mayor, Dixie, también está en TikTok y también es extremadamente popular. Los padres de D'Amelio, Marc y Heidi, también se han convertido en parte de la marca general de Charli. El martes pasado estrenaron un nuevo programa en YouTube, “Dinner with the D'Amelios”, que fue tan polémico que provocó que Charli perdiera más de un millón de seguidores en menos de un día.

Publicidad

El contenido real del drama es menos interesante que las consecuencias. Durante “Dinner with the D'Amelios”, Dixie y Charli se metieron en problemas con sus fans por actuar como adolescentes caprichosas en la cena con su familia. Parecen un poco egocéntricas e increíblemente ingenuas: ver a Dixie D'Amelio escupir dramáticamente su comida después de darle una mordida a un escargot definitivamente me recordó a mis compañeros blancos de la secundaria diciendo que la comida hindú parece diarrea. El comentario con el que los fans de Charli discreparon específicamente fue que dijo que quería llegar a los 100 millones de seguidores en el aniversario de su primer millón. Cuando James Charles, un invitado, le pregunta en broma a Charli si 95 millones de seguidores no eran suficientes para ella, Charli responde que le gustan los números pares. Su actitud indiferente sobre tener tantos seguidores le pareció desdeñosa a algunos fanáticos que han estado con ella en esta trayectoria hacia la fama y la fortuna.

Charli finalmente consiguió su deseo de alcanzar los 100 millones de seguidores, pero no sin antes ser castigada por dar por sentado a sus fans.

Lo que siguió fue el curso normal de un drama en redes sociales: Charli comenzó a perder seguidores y luego fue a llorar y disculparse en un Instagram Live. Según el sitio web de estadísticas de redes sociales, Social Blade, para el viernes, Charli había perdido casi un millón de seguidores.

Publicidad

La disculpa de Charli es sincera, pero también está claro que está desconcertada por la reacción a su paso en falso. Es de mal gusto quejarse de no tener un millón de seguidores más en redes sociales, pero Charli empieza a llorar cuando dice que ha recibido mensajes de personas diciéndole que se ahorque.

"Ya no sé si quiero seguir haciendo esto, lo que dice la gente es horrible", dijo. "Por ejemplo, hay gente diciéndome que me ahorque, no está nada bien que la gente simplemente te falte al respeto descaradamente, porque soy un ser humano… Si esta es la comunidad en la que estoy, en la que me he metido, ya no quiero hacer esto".

Sin embargo, no estoy segura de que Charli haya elegido esta audiencia. Si tiene más de un millón de seguidores, no puede darse el lujo de seleccionarlos. Pero también ha habido otros creadores de contenido que han estado siguiendo a Charli en busca de grietas en su armadura.

En su Instagram Live, D'Amelio menciona a Trisha Paytas, una aspirante a cantante y actriz convertida en espectáculo en las redes sociales. Paytas ha estado alrededor de la cuadra en las redes sociales y ha sido criticada por pretender ser judía y mexicana en TikTok. Es tan dramática que cada vez que está en tendencia en Twitter le doy click, porque sé que será un desastre absoluto. Hace poco, Paytas comenzó a hablar de Charli y Dixie por sus elecciones en las redes sociales, e incluso ha tratado de "exponerlas" por haber hecho lipsync con una canción con la palabra “negro”. Si miras la cuenta de TikTok de Paytas, donde publica videos que recapitulan las disputas en las que ha estado y se pelea con otros TikTokers, puedes ver el enfoque de su trabajo: tratar de molestar a la gente. Le ha funcionado desde que dijo que votaría por Mitt Romney en 2012, y le sigue funcionando hasta ahora.

Ese tipo de comportamiento deja a personas como Charli D'Amelio en una situación incómoda en el mejor de los casos y traumatizante en el peor. Si bien Paytas alienta a la gente a analizar su comportamiento, conduce a la situación exacta en la que se les pide a Charli y su familia que justifiquen un comportamiento que, francamente, es totalmente normal. Si estás buscando algún rastro de imperfección en alguien, lo encontrarás. La intensidad de la lupa con que se mira en redes sociales a personas como Charli significa que casi todo lo que hacen puede convertirse en un factor de acoso. Incluso hablar de ello tiene el potencial de alentar a gente como Paytas a seguir adelante. Al menos Charli al parecer está consciente de este tipo de dinámicas y en su Instagram Live dijo: "Algunas personas se están involucrando solo para aprovecharse, y lo único que voy a decir es, Trisha Paytas, has sido muy grosera conmigo… Tienes tus propios problemas, por favor deja de preocuparte por los míos".

Buen consejo para todos.