La NASA encontró una gran cantidad de agua en la Luna, es un valioso avance para las colonias humanas

Según los científicos, el agua lunar "podría estar más ampliamente distribuida y ser más accesible como recurso para misiones futuras de lo que se pensaba".
28.10.20
Arte conceptual de una base lunar. Imagen: NASA
Arte conceptual de una base lunar. Imagen: NASA

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Los seres humanos han soñado con vivir en la Luna durante siglos, pero esta ambiciosa visión depende de la cantidad de agua que se esconde en la superficie lunar. Como recurso esencial para el soporte vital, el combustible para cohetes y los generadores de energía, el suministro de agua en la Luna se relaciona directamente con las probabilidades de establecer una presencia humana lunar a largo plazo.

Publicidad

Los científicos han anunciado la primera evidencia inequívoca de agua en las superficies de la Luna iluminadas por el sol y han concluido que el agua lunar congelada “podría estar más ampliamente distribuida y ser más accesible como recurso para misiones futuras de lo que se pensaba”, según un importante paquete de investigación publicado en Nature Astronomy.

“Hoy anunciamos que, por primera vez, se ha confirmado la presencia de agua en una superficie de la Luna iluminada por el sol”, dijo Paul Hertz, director de la división de astrofísica de la NASA en Washington DC, durante una teleconferencia llevada a cabo el lunes.

“Es emocionante porque la expectativa es que el agua presente en una superficie de la Luna iluminada por el sol no puede sobrevivir al día lunar”, continuó Hertz. “El descubrimiento revela que el agua podría estar distribuida a través de la superficie lunar y no se limita a los lugares fríos y sombreados cerca de los polos lunares, donde previamente hemos descubierto agua congelada”.

El importante descubrimiento fue descrito en dos estudios que reportan, respectivamente, el hallazgo de la firma inconfundible del agua molecular lunar y revelan un mapa ampliado de oscuros “depósitos fríos” en los polos de la Luna que podrían contener depósitos de hielo.

Décadas de investigaciones previas han respaldado firmemente la existencia de agua en la Luna, pero estos dos estudios revelan nuevos conocimientos sobre la ubicación, las propiedades y la posible extensión de este valioso recurso.

Publicidad

Los resultados sugieren que la superficie de la Luna podría contener 40.000 kilómetros cuadrados de agua congelada, aproximadamente el doble de lo que se estimaba con anterioridad. Como referencia, la superficie total de la Luna es de unos 38 millones de kilómetros, así que la gran mayoría de su terreno está completamente seco como resultado de las temperaturas abrasadoras durante el día lunar de dos semanas de duración.

lunar_south_pole_lroc.png

Un mapa de iluminación multitemporal del polo sur de la Luna, creado a partir de imágenes de la cámara a bordo del Lunar Reconnaissance Orbiter. Imagen: NASA/GSFC/Universidad Estatal de Arizona

Los científicos dirigidos por Casey I. Honniball, becaria del programa postdoctoral de la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la agencia, capturaron la señal del agua molecular utilizando un telescopio aéreo llamado Observatorio Estratosférico para la Astronomía Infrarroja (SOFIA, por sus siglas en inglés).

Honniball y sus colegas señalan que tres naves espaciales ya han detectado “hidratación generalizada” en la Luna, pero no era claro si se trataba de agua u otros compuestos de hidroxilo (OH), según su estudio, titulado “Agua molecular detectada en las superficies lunares iluminadas por el sol por SOFIA”.

Para distinguir entre esas dos posibilidades, el equipo buscó en el polo sur de la Luna los indicios de una señal espectral particular: una longitud de onda de 6 micrones, que es exclusiva del agua. Durante un vuelo realizado el 31 de agosto de 2018, SOFIA pudo captar lecturas claras de la señal en y alrededor de un gran cráter llamado Clavius, ​​en el polo sur.

Publicidad

“Encontramos que la distribución de agua en este pequeño rango de latitud es el resultado de la geología local y probablemente no sea un fenómeno global”, dijeron Honniball y sus colegas en el estudio.

“Suponemos que la mayor parte del agua que detectamos debe estar almacenada dentro de vasos o en huecos entre granos protegidos del inclemente entorno lunar, permitiendo que el agua permanezca en la superficie”, agregó el equipo.

La detección es particularmente interesante porque muestra que el agua puede sobrevivir en las partes de la Luna iluminadas por el sol. Honniball y sus colegas estimaron que esta agua está presente en abundancias que van desde 100 a 400 partes por millón, lo que equivale aproximadamente a una botella de agua de 355 mililitros dentro de un metro cúbico de suelo lunar.

“Para ser claros, no se trata de charcos de agua, sino de moléculas de agua que están tan separadas entre sí que no logran formar hielo o agua líquida”, dijo Honniball durante la teleconferencia.

Además de estos pequeños oasis de agua, el polo sur de la Luna contiene una serie de pequeños parches de hielo, según otro estudio titulado “Micro depósitos fríos en la Luna”.

Un equipo dirigido por Paul Hayne, científico planetario de la Universidad de Colorado en Boulder, utilizó datos recopilados por el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA para trazar un mapa de las regiones de los polos lunares que nunca reciben luz solar directa, debido a una combinación del eje de la Luna y las sombras creadas por su terreno accidentado.

Publicidad

Misiones anteriores han revelado que los grandes depósitos de agua congelada pueden formar enormes cráteres sombreados en los polos, pero Hayne y sus colegas ampliaron el mapa para tener en cuenta el hielo encerrado en depósitos fríos más pequeños, del tamaño de una moneda. Los modelos del equipo proponen que la mayoría de los depósitos fríos en la Luna miden solo un centímetro de ancho, lo que sugiere que podría haber el doble de hielo en los polos lunares de lo que se pensaba anteriormente.

“Las sombras a pequeña escala en las regiones polares, que denominamos ‘micro depósitos fríos’, aumentan sustancialmente el área de la Luna que retiene el frío y también pueden influir en el transporte y aislamiento del agua”, dijo el equipo en el estudio.

“La abundancia de depósitos fríos a pequeña escala implica que en el futuro, las misiones de exploración de hielo podrán seleccionar y acceder más fácilmente a una de estas reservas potenciales”, agregaron los investigadores. “Si se encuentra agua en los micro depósitos fríos, la vasta cantidad y accesibilidad topográfica de estos lugares facilitaría la exploración humana y robótica de la Luna en el futuro”.

Juntos, los dos nuevos estudios dirigidos por Honniball y Haynes representan un gran avance en nuestra comprensión del suministro de agua de la Luna, lo cual tiene implicaciones directas en la visión a largo plazo de la humanidad de trasladar nuestra especie a la superficie lunar.

La nueva investigación es especialmente interesante dado que la NASA planea llevar humanos a la Luna en la década de 2020 y usar los recursos lunares como parte de su programa Artemis, lo que ha provocado discusiones polémicas sobre la extracción legal y ética de materiales lunares. Ahora que tenemos una mejor estimación del agua virgen de la Luna, es más urgente que nunca que la comunidad internacional establezca estándares para la exploración lunar y la extracción de recursos.

Actualización: este artículo fue actualizado con comentarios de una teleconferencia de la NASA sobre la investigación de Honniball.