películas

La saga de ‘Rápido y Furioso’ es la mejor telenovela del mundo

Estas películas que cada vez son más ridículas tienen más en común con las telenovelas de lo que te imaginas.
4.5.17

Independientemente de tu opinión sobre la calidad, las películas de Fast and the Furious son de las más vistas. Aunque la última entrega de la franquicia ha sido aplaudida por sus efectos especiales, hasta las críticas más brillantes dicen que la trama es muy pobre y el guión carece de flexibilidad.

Sin embargo, el reparto y el equipo aman la película con todo el corazón, sobre todo Vin Diesel. Por ejemplo, en su instagram publica fotos inspiradoras de las películas para celebrar el martes de Toretto, y dijo que cree que Furious 7 debió estar nominada a Mejor Película en los Oscars. Cuando La Roca se unió al elenco de Fast Five, lo llamó un gran momento para el cine en general.

Publicidad

Las películas de Fast and Furious son similares a una telenovela, aunque escrita, producida y dirigida completamente por hombres. Las mujeres de la serie aparecen muy poco, (Slashfilm contó 137 tomas de mujeres en las primeras siete películas) y se dividen en dos: las mujeres que van a las fiestas o las carreras callejeras y las chicas cool que acompañan a los hombres que compiten en las carreras. Letty (Michelle Rodríguez) maneja y arregla su propio coche, y hace de todo para ganar; Mia (Jordana Brewster) se enamora de Brian (Paul Walker) y tienen una familia. Gisele (Gal Gadot) rompe madres, mientras que Han (Sung Kang) la mira con asombro.


Relacionados: Fightland: Recordamos a Paul Walker, amante del jiu-jitsu


Estas mujeres desde el principio son parte de los robos, pero aún así se nota el desequilibrio de género en la franquicia. A pesar de todo, el público de las películas es diverso, tienen fans tanto mujeres como hombres. ¿Por qué? Porque las películas tienen la fórmula perfecta que también tienen las telenovelas. Al igual que con cualquier franquicia de este tipo, las películas de Fast and the Furious han aumentado continuamente las apuestas para mantener a los espectadores interesados, lo que significa que la historia está adaptada y modificada para volverse cada vez más ridícula.

Pero la deuda más grande que las películas de Fast and the Furious tienen con las telenovelas son las relaciones cambiantes de sus personajes. A lo largo de las ocho películas, ha habido un reparto alternante de personas guapas en playerita blanca, pero lo impresionante es la forma en que se relacionan entre sí y que la audiencia se adapte a la trama que presentan. En la primera película, se podría decir que Dom y su equipo eran los villanos, y Brian el héroe; ya para Fast & Furious, Brian se pone en contra del FBI para sacar a Dom de la cárcel. Cuando Luke Hobbs (Dwayne Johnson) fue presentado por primera vez como agente especial, trabajaba para hacerle justicia a los malos; ahora, es un viejo amigo que contrata a Dom y a la pandilla para ayudar a arruinar planes terroristas internacionales.

No sólo cambian las motivaciones de los personajes, sino que parecen físicamente inquebrantables, con un arsenal interminable de habilidades para salir victoriosos de cualquier situación. A estas alturas, básicamente son superhéroes, coches que se estrellan a cientos de kilómetros por hora, peleas brutales, y todo para que sólo salgan con un raspón. Se han convertido en hackers informáticos de clase mundial, expertos en artes marciales, químicos orgánicos y tácticos militares, además de ser capaces de manejar coches a gran velocidad.


Relacionados: Por qué The Rock es la Beyoncé de los hombres


Al final de cada película, la pandilla se reúne para un asado familiar, reafirmando que en realidad el centro de las películas son las relaciones que tienen entre sí. Hay una razón por la que las telenovelas son capaces de mantener fieles a los televidentes durante décadas: muchos se centran en torno a una gran familia, o un grupo de amigos en una pequeña ciudad, con vidas entrelazadas y con pasados que de alguna forma los unen. De hecho, estas películas son ridículas pero de la mejor manera. Las películas de Fast and the Furious son una historia seriada, que sigue al mismo grupo de personas a través de los años cuando se les presentan problemas increíbles. Diesel ha dicho que The Fate of the Furious es la primera de una trilogía, diseñada para terminar la serie con la décima película, cuando termine con esto me encantaría que siguiera haciendo películas de este tipo hasta que se muera. Sigue a Emily Baron Cadloff en Twitter.