FYI.

This story is over 5 years old.

NFL

¿Cómo le va a los Chargers en Los Ángeles hasta el momento? De la patada

Los Chargers se mudan a Los Ángeles. ¿Cómo les ha ido hasta el momento? De la patada.
18.1.17
Photo by Kirby Lee-USA TODAY Sports

La semana pasada, los Chargers anunciaron que se mudaban a Los Ángeles después de torturar a los fans de San Diego con su mediocridad durante 56 años. La decisión fue recibida con molestia de parte de los habitantes de dicha ciudad e indiferencia de los angelinos, quienes ya de por sí tienen un equipo bastante malo de nombre Rams.

Desde su anuncio, la semana para los Chargers ha estado llena de acontecimientos, aunque no precisamente positivos.

Publicidad

Empecemos con el logo. El equipo anunció su traslado el 12 de enero por medio de un logo con una "L" y una "A" que parecía una versión chafa del logo de los Dodgers. Casi de inmediato, el logo recibió el amable trato de las redes sociales, lo que obligó a los Chargers a negar que se trataba de su logo definitivo —juraron que solamente era un propuesta de marketing, lo cual es exactamente el propósito de un logo— incluso cuando habían ido tan lejos como cambiar los colores de dicho no-logo para que se viera menos parecido al de los Dodgers. Sin embargo, esto no detuvo las burlas. La reacción del público ha sido tan despiadada que los Chargers aseguraron nunca volver a utilizar ese logo.

I was told the Chargers will never use this logo again. It will go down as the shortest-lived logo in sports history. pic.twitter.com/8V5pSa12cK
— Arash Markazi (@ArashMarkazi) January 17, 2017

Pero continuemos. El sábado, el ala cerrada de los Chargers, Jeff Cumberland, fue presentado durante el descanso del partido entre los Lakers y Clippers en el Staples Center. También mostraron el infame logo en las pantallas del recinto, y tanto el jugador como el logo fueron abucheados por el público presente.

El martes, los Chargers convocaron una conferencia de prensa en el StubHub Center —su nueva casa provisional durante las próximas dos temporadas con capacidad para 30 mil personas— para presentar a su nuevo entrenador en jefe, Anthony Lynn. Bueno, esto tampoco les salió bien a los pobres. Dejemos que el columnista de Los Angeles Times, Dylan Hernandez, nos cuente qué sucedió:

Publicidad

Días después de presentar y, rápidamente, retirar el logo más denigrado en la historia deportiva de Los Ángeles, el nuevo entrenador de la franquicia inauguró su conferencia introductoria a los medios en el StubHub Center con una desafortunado desliz:

"Estoy muy orgulloso de ser el entrenador en jefe de los Chargers de San Di…", dijo Anthony Lynn.

Se dio cuenta de su error y corrigió.

"Este… de los Chargers de L.A.", y concluyó con un "Oops".

El lado positivo de todo esto es que quizá Lynn haya inventado, sin darse cuenta, el lema no oficial del equipo: Oops.

Hasta aquí todo mal pero aún no terminamos. Ahora, un grupo de compañías de mudanzas en San Diego ha declarado colectivamente que no ayudarán al equipo en su traslado a Los Ángeles. Inclusive, el grupo creó una página web: wewontmoveyouchargers.com (no los trasladaremos chargers, pero junto).

Ryan Charles, fan de los Chargers creador del sitio y vicepresidente de marketing en un startup de Oceanside, HireAHelper, comentó para USA Today: "Cada hora sumamos una compañía más [a nuestro grupo]. Seguimos contactando más compañías, y algunas se han suscrito a la página por sí solas. Definitivamente hemos logrado un impacto".

Ahí lo tienen. La decisión de los Chargers ha sido un desmadre hasta el momento, y eso que todavía ni siquiera juegan. En 2016, los Chargers terminaron la temporada con una marca de 5-11 y en el último lugar de la AFC Oeste.

¿Quieres leer más sobre futbol americano? Sigue nuestra cobertura de la NFL aquí.