En fotos: pinchos, paella y tequila para ver al Real Madrid en México
La casa del Real Madrid en México: el famoso restaurante-bar Barnabeu

FYI.

This story is over 5 years old.

Galería de fotos

En fotos: pinchos, paella y tequila para ver al Real Madrid en México

En los bares de México DF, los partidos de la Champions League se viven con prácticamente la misma intensidad que en Europa. Prueba de ello es el Barnabeu, un local dedicado íntegramente al Real Madrid.
10.5.16

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Son las 12:30 del día en México DF. El calor es insoportable y el aire es prácticamente tóxico, lo que ha llevado a las autoridades de la capital mexicana a autorizar el doble "Hoy No Circula" que restringe la circulación de ciertos coches con la finalidad de reducir la terrible contaminación.

No es un miércoles cualquiera en el antiguo Distrito Federal; es una tarde de Champions League en la que, además, juega uno de los clubes más queridos por los mexicanos: el Real Madrid.

Más fútbol: Breve historia de la chilena —y del vasco que la parió

En los últimos tiempos, es tan común ver jerseys del América, Pumas o Cruz Azul, clubes de la capital azteca, como del Real Madrid, FC Barcelona o Atlético de Madrid. Es tal el interés de los mexicanos por el fútbol europeo que distintas cadenas de televisión restringen la transmisión de partidos de la liga española e inglesa, así como ciertos partidos de la Champions League y Europa League.

Ver partidos de Champions suele ser complicado debido a la diferencia horaria entre Europa y México. Al ser a las 13:45, los partidos deben verse desde los ordenadores o tabletas en las oficinas, a través de streams al borde de la legalidad… o bien, pedir un par de horas al jefe para ir a un bar a ver el encuentro.

Publicidad

Conforme se acercaba la hora del partido, decidimos asistir a uno de los restaurantes clásicos de la Ciudad de México: el conocido Barnabeu. Al intentar hacer la reservación nos fue notificado que el bar se encontraba repleto de gente y que solamente se podría ver el partido estando de pie.

El Barnabeu es la casa del Real Madrid en México, el sitio donde el madridismo mexicano se reúne a ver los encuentros del club merengue, sean las 7 de la mañana o las 4 de la tarde. Allí sin embargo, siempre puede tomarse una mezcla de productos mexicanos y españoles: una cerveza con unos pinchos de jamón serrano, un tequila junto a una tortilla de patata, o bien una deliciosa paella con una "cubita sudada" —ron cola—.

El lugar está repleto de banderas, jerseys, trofeos, fotos y autógrafos referentes a algún personaje o momento en la historia del Real Madrid. El dueño del local es Pepe, un hombre que siempre recibe con una sonrisa o un abrazo a sus comensales… y con la camiseta del defensa Pepe, su homónimo madridista.

Pepe (el mexicano) es el primero en festejar los goles de su equipo o de llevarse las manos a la cabeza cuando un delantero falla un gol cantado. Eso sí, a la hora del partido es un aficionado más, así que nada de molestarlo para pedirle la cuenta o la clave del wifi. Al final, todos lo entendemos, y en el lugar todo mundo lo conoce, lo respeta y lo quiere.

Pepe, dueño del Barnabeu y ex árbitro profesional mexicano

El nombre completo de Pepe es José Fidel Martínez. Más allá de ser un simple empresario amante del fútbol y del Real Madrid, Pepe lleva el balompié en la sangre… puesto que perteneció directamente a él. No, Pepe nunca marcó una chilena como Hugo Sánchez, ni tampoco protagonizó paradas como Keylor Navas o goles como Cristiano Ronaldo. Lo del dueño del Barnabeu era el arbitraje, y él puede presumir que fue uno de los buenos: un profesional que estuvo en encuentros de la Primera División mexicana.

Llegamos al Barnabeu para ver el partido… y sí, Pepe tenía razón. No cabe un alma en el restaurante. Tanto así, que la gente debe sentarse o apoyarse en las sillas de una parada de camiones que se encuentra fuera del local. Hay mujeres, niños, jóvenes, señores de edad avanzada; mexicanos y españoles que se diferencian únicamente por el modelo de camiseta del Real Madrid.

Publicidad

Pedimos unas cervezas y una especie de torta rellena de jamón serrano con queso manchego. En el lugar, todos están atentos a las televisiones, gritan o exigen, se desesperan y celebran. Los coches que se detienen en el semáforo que está enfrente del Barnabeu se quedan asombrados por la cantidad de gente que hay.

De repente llega el primer gol de la tarde. Los brazos se levantan, las mesas retumban y los abrazos llegan. Inicia el "Hala Madrid"; luego, la gente corea "Así, así, así gana el Madrid". No juega la selección mexicana, juega el Real Madrid, pero aún así nos sentimos como si estuviéramos en algún bar de la Castellana.

La celebración del primer gol blanco, el que les daba el pase a la final de la Champions League

A falta de unos minutos para que el encuentro acabe, el bar se queda helado por vez primera en la tarde. El Kun Agüero acaba de mandar un disparo que pasó apenas por encima del portero de Keylor Navas; instantes después, el costarricense se queda en el suelo con aparente lesión. "No mames, Keylor no", grita un aficionado que está a mi lado. Lo curioso es que la frase la acaba con un "joder", una expresión más española que mexicana.

El encuentro acaba y todos se abrazan. Pepe estrecha su mano con un amigo que está cerca y levanta las manos en señal de triunfo. Qué maravilla que en tu propio restaurante tengas a una familia que ama los colores que tú también defiendes.

Como un vendaval, las manos se levantan para pedir la cuenta de lo que se consumió. Hay que correr para regresar a la oficina, quitarse la camiseta blanca y acomodarse la corbata para entrar limpiamente a los escritorios.

Todas las fotos son de Francisco Gómez.